ASAMBLEA DE LA ONU SOBRE EL ENVEJECIMIENTO

Aznar aboga por el incremento de las ayudas económicas a las familias con ancianos

El presidente del Gobierno reclama un "envejecimiento activo" y pide cambios en los sistemas sanitarios.-Los países en desarrollo insisten en que los planes que se aprueben cuenten con financiación

El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha instado hoy a que los países promuevan políticas que permitan el "envejecimiento activo" y se fomenten las ayudas a las familias con ancianos a su cargo, en la inauguración de la II Asamblea Mundial de la ONU sobre el Envejecimiento, y en la que también intervinieron el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, y la Infanta Cristina.

Más información

En su alocución a la Asamblea, cuyos trabajos se prolongarán hasta el próximo viernes, el presidente de turno de la UE ha subrayado el creciente papel que los mayores pueden desarrollar en el ámbito profesional, la política, la vida social o la formación intelectual y cultural y, por ello, ha abogado por promover el "envejecimiento activo" mediante políticas de prevención de la salud, de aprendizaje permanente y de una vida laboral flexible.

Para Aznar, no se trata tanto de que los mayores se sientan útiles, sino de convencerse de que realmente lo son y hay que dejarles que lo demuestren, porque "más que ser útiles, valen".

Esa es una tarea en la que Aznar cree que la familia puede hacer una gran contribución y, por ello, ha abogado por que los Gobiernos "reconozcan, faciliten y premien" su labor con ayudas para el cuidado y atención de las personas mayores.

El presidente español ha destacado que, en los países desarrollados y especialmente en Europa y España, el envejecimiento exigirá "cambios profundos en los sistemas de salud ante la prolongación de la vida y las atenciones que serán más largas en el tiempo y más intensas en las formas".

Sistemas de previsión

"Requerirá además cambios en los sistemas de previsión, es decir, en los sistemas de pensiones, cambios en la organización y tiempo del trabajo, cambios en la edad de jubilación y para afrontar las políticas demográficas y de natalidad y para afrontar las políticas de inmigración", ha añadido.

El presidente de turno de la UE ha señalado que cuando en las sociedades no se respeta la vida, no se valora a la familia, no se desean hijos o no se cuida a los ancianos, "algo no marcha bien" y, por ello, instó a actuar con decisión porque "el problema no sería que la sociedad estuviera envejecida, sino, más bien, débil o enferma".

Además, insta a generar "un cambio cultural que haga posible la creación de sociedades para todas las edades, en las que los mayores ni ninguna otra persona por razón de sexo, salud, raza o religión, se sientan excluidos".

Plan de acción

En su intervención, Kofi Annan ha pedido a todos los países que se preparen ya para mejorar la vida de sus mayores con la aprobación de un Plan de Acción adaptado a las necesidades del nuevo siglo.

"Los retos crecen a medida que también lo hace la población de la tercera edad. Tenemos que aprobar un Plan de Acción que esté adaptado a las necesidades del siglo XXI", afirma Annan ante los asistentes a esa asamblea que tiene lugar en el Palacio Municipal de Congresos del Recinto Ferial Juan Carlos I.

El secretario general de la ONU ha subrayado que ese Plan tiene que incluir varios objetivos como que "hay que reconocer que con gente mejor educada y con más salud, los mayores pueden plantearse una mayor continuidad en la sociedad y una participación más activa".

El Grupo de los 77 insiste en la financiación

El presidente del Grupo de los 77 y China, que agrupa a países en vías de desarrollo de Asia, Africa y América Latina, Luis Alfonso Dávila García, ha pedido a la II Asamblea Mundial del Envejecimiento "financiación" para los programas de ayuda, así como que se excluya cualquier alusión, directa o indirecta, a la eutanasia.

Dávila ha dicho que el Plan de Acción que tiene previsto aprobar esta Asamblea "debe ser viable" y ello pasa "por la financiación; me gustaría que nos lleváramos de esta cumbre el compromiso de que lo que se decida pueda tener financiación".

En cuanto a la eutanasia, Dávila ha admitido que puede ser uno de los "escollos" dentro de la cumbre, ya que el G-77 y China no están de acuerdo con ella; "este es un elemento a superar para lograr un acuerdo político", explicó.

Fuentes de Naciones Unidas han dicho que el Plan de Acción que se prepara no alude a la eutanasia directamente, pero sí habla de "acciones paliativas", lo que a juicio de Dávila puede suponer una forma de introducir el debate sobre la eutanasia.

También ha planteado Dávila la conveniencia de crear "una UNICEF, como la de la infancia, dedicada a los derechos de los mayores".

Una sociedad para todas las edades

Hasta el próximo viernes y bajo el lema Una sociedad para todas las edades, delegaciones de 160 países -con seis jefes de Estado o presidentes de Gobierno, seis vicepresidentes y más de 100 ministros-, y 1.500 portavoces de ONG, unas 5.000 personas en total, debatirán el reto del envejecimiento.

La cumbre, que definirá un marco para la política social de todos los países ante el envejecimiento, prevé aprobar dos documentos: un plan de acción internacional para afrontar las consecuencias de la longevidad y una declaración política. El primero está consensuado en un 90%, según apuntó ayer el secretario general adjunto del Departamento de Asuntos Sociales y Económicos de la ONU, Nitin Desai.

Las cuestiones pendientes se refieren al seguimiento de la aplicación de las medidas y a algunos aspectos de su financiación, añadió.

El plan pivota sobre tres ejes: la situación de los mayores en los países en desarrollo, los adelantos para la salud y el bienestar de las personas de edad y la necesidad de garantizarles un entorno socioeconómico propicio en todos los países.

Lo más visto en...

Top 50