Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POLÉMICA

El Gobierno descarta efectos nocivos en las 614 antenas de telefonía inspeccionadas

La ministra Anna Birulés avanza que a finales de abril se habrán revisado otras 1.000 en zonas sensibles

La ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, ha descartado esta mañana en el Congreso de los Diputados cualquier efecto nocivo que se pudiera derivar de las antenas de telefonía movil inspeccionadas. Birulés ha destacado que los chequeos han resultado con "un nivel generalizado de cumplimiento" y ha avanzado que a finales de abril se habrán revisado mil antenas más.

A petición propia y de los grupos parlamentarios socialista y Mixto, y tras la polémica surgida en un colegio de Valladolid, Birulés ha comparecido ante la Comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso para informar sobre las medidas desarrolladas por el Gobierno en relación con el real decreto sobre emisiones radioeléctricas aprobado el 28 de septiembre.

Con respecto a las inspecciones realizadas hasta el momento, todas ellas a petición de las administraciones, jueces o demandadas por la opinión pública, la ministra ha destacado que se ha registrado un nivel generalizado de cumplimiento. "Hoy no hay ninguna antena legal que no cumpla la legislación", ha asegurado Birulés, quien adelantó que se inspeccionarán las cerca de 2.000 antenas situadas en zonas más sensibles (colegios, geriátricos, hospitales y parques) y en núcleos de población, mientras que el resto -se calcula que en España hay unas 35.000- se hará por muestreo estadístico.

En apoyo de las inspecciones realizadas por el ministerio, Birulés ha recalcado que el comité de expertos españoles también señala que la exposición a campos generados por las antenas de telefonía móvil no suponen efectos nocivos o perjudiciales para la salud.

Durante su intervención, que se prolongó más de tres horas, la ministra ha reiterado la necesidad de transmitir tranquilidad a la población y ha indicado que hay que evitar que se use como arma arrojadiza esta cuestión, como sucedió con el caso del colegio de Valladolid.

Ritmo lento de inspección

La oposición, por su parte, ha coincidido en criticar "lo poco hecho por el Gobierno hasta ahora" y la actual situación de "descontrol y caos". Para la diputada socialista, Montserrat Palma, con el ritmo se inspección actual se tardará más de diez años en revisar todas las antenas. Palma considera también preocupante el hecho de que ahora se hable de muetreo en lugar de inspección.

Presentación Urán (IU) ha criticado que el Ministerio haya llegado tarde y legislado según la alarma social y los casos aparecidos. El representante del Partido Popular, José Manuel Albendea ha insistido en que no hay base científica para la alarma social.