ENLACE

Juan Villalonga se casa con Adriana Abascal en Los Ángeles

El ex presidente de Telefónica y la joven modelo mexicana contrajeron matrimonio civil en una mansión de Bel Air

La ceremonia civil, celebrada en la mansión de la novia en Los Ángeles, congregó a las 18.00 horas (03.00 horas del domingo en España) a numerosas personas en una plácida tarde de verano californiana.

La intimidad y el secreto deseado por los novios estuvo protegido por un férreo servicio de seguridad, aunque todo apunta a que la pareja venda la exclusiva de su enlace a algún medio de comunicación, práctica ya utilizada por ambos con anterioridad.

Alberto Cortina fue uno de los primeros invitados en llegar a la mansión del lujoso barrio de Bel Air, valorada en 12 millones de dólares. Su llegada dio paso a un fluido movimiento de limusinas y automóviles de lujo, en los que fueron llegando a la mansión los invitados, entre ellos, la cantante Gloria Estefan y su marido, Emilio; la actriz mexicana Salma Hayek y la presentadora Gisella Hernández.

Entre los invitados del novio destacaba el chaqué y esmoquin, mientras que los tonos rojos fueron los más lucidos por las mujeres, en muchos casos acompañados de vistosos mantones de Manila.

Tanto Villalonga como Abascal se mantuvieron fuera del alcance de periodistas y curiosos, si bien la pequeña Paulina, la hija de un año de la pareja, no pudo evitar su curiosidad asomándose por la puerta de la residencia, aún sin vestir para la ceremonia.

La boda ha generado un gran interés en España y México y culmina una historia de amor rodeada de intereses económicos. Abascal, de 31 años, es una de las herederas de la fortuna del fallecido empresario mexicano Emilio Azcárraga, también conocido por sus compatriotas como "El Tigre", con el que compartió los últimos años de su vida.

Su relación con Villalonga se inició en Madrid en 1998 y acabó con el matrimonio anterior de Juan Villalonga. Tras la ceremonia, los 165 invitados disfrutaron de una cena preparada por el chef Wolfgang Puck, servida en unas mesas adornadas con unos centros de rosas blancas.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS