_
_
_
_
_

Despedidos, pero virales: cómo TikTok se convirtió en un refugio de penurias laborales

Solo en España el hashtag #empleo cuenta con dos mil millones de visualizaciones en TikTok. En el microcosmos relacionado con el trabajo hay cabida para una gran diversidad de contenido.

Muchos usuarios encuentran en TikTok respuestas a sus crisis laborales.
Muchos usuarios encuentran en TikTok respuestas a sus crisis laborales.Getty (Getty Images)

Es verano de 2022 y Prabhakar Raghavan, directivo de Google, comparte una cifra en la conferencia Fortune’s Brainstorm Tech que le vale a TikTok el título de «buscador preferido de la generación Z». Raghavan afirma que, en unos estudios internos conducidos por la empresa, casi el 40% de los jóvenes encuestados entre 18 y 24 años escoge Instagram o TikTok al buscar un sitio para comer en vez de decantarse por Google Maps o Google Search.

El trasvase de usuarios de las plataformas digitales tradicionales a otras más nuevas tiene una explicación sencilla: la variedad, la naturalidad, la visualidad y la creatividad en los resultados de búsqueda, también cuando se habla de trabajo. Así, los artículos con consejos sobre cómo encarar una entrevista laboral se convierten en vídeos de menos de un minuto, los currículums hechos con plantillas de Canva en CV audiovisuales y el mensaje a una amiga de “me han despedido” en un tiktok que acaba por viralizarse.

Los datos también avalan el éxito de la plataforma en cuestiones profesionales: solo en España el hashtag #empleo cuenta con dos mil millones de visualizaciones, seguido de #recursoshumanos, con 684 millones de visualizaciones, y #entrevistasdetrabajo, con 538 millones. En el microcosmos de TikTok relacionado con el trabajo hay cabida para una gran diversidad de contenido, desde vídeos con recomendaciones para escribir una carta de presentación hasta usuarios que muestran un día en la oficina o relatos de personas que han perdido su trabajo –o lo han dejado– y se lamentan –o se alegran– frente a la cámara. Allí expertos en recursos humanos, creadores y empleados de grandes tecnológicas encuentran el medio natural para acercar su rutina a los usuarios de la red social.

Es el caso de Adriana Carvajal, que ya roza los 900.000 seguidores en la plataforma. Alrededor de 100.000 de ellos los consiguió de la noche a la mañana con un vídeo que ya cuenta con 20 millones de visualizaciones y arranca así: “Me llamo Adriana, trabajo en Google y estas son algunas de las cosas que me encantan de la oficina”. En él, la catalana muestra su desayuno gratuito, la variedad de bebidas y snacks a los que pueden acceder los empleados de Google, una sala de masajes que funciona con puntos canjeables y las planchas y secadores de pelo en los baños de las oficinas. Menciona también la existencia de un gimnasio y una piscina en la sucursal de Dublín.

Adriana afirma que se lanzó a crear contenido en redes sociales como propósito de año nuevo. “Fue un ejercicio de desarrollo personal. Me di cuenta de que tenía miedo de que la gente me juzgara y quería sentirme más cómoda siendo el centro de atención”, explica. El 1 de enero de 2022 subió su primer vídeo sin que la elección de la temática le resultara complicada: “Comencé a pensar en aquellos temas por los que mis amigos acudían a mí. Venían a preguntarme mucho sobre mi experiencia en grandes tecnológicas, tanto en LinkedIn como en Google”. De esta forma, planteó cada vídeo como “un momento de microaprendizaje, una píldora que aportase valor” a sus seguidores. La creadora advirtió un factor clave a la hora de comenzar a generar contenido sobre trabajo en TikTok: había muy poca gente que fuera española y que hablara sobre grandes tecnológicas. “Los referentes que tenía eran típicos tíos de Estados Unidos a los que les gustan las cryptos y te hablan de finanzas. No había nadie que se pareciera a mí que lo estuviera haciendo”, relata.

Ante la cantidad de vídeos que muestran las entrañas de oficinas como Google, LinkedIn o TikTok y que dejan a quien lo ve entre la ensoñación y el asombro por la presencia de un barista y sillas de relajación, otros creadores deciden decantarse por relatar sus experiencias en la búsqueda de trabajo. Celia Castle crea contenido en redes sociales desde hace casi diez años. Enfocada primordialmente en temáticas relacionadas con ‘estilo de vida’, la joven decidió hacer una serie de vídeos explicando su experiencia al tratar de encontrar unas prácticas remuneradas. Una de las principales motivaciones que empujó a Celia a publicar estos tiktoks fue, según cuenta, “enseñar que en el mundo de la comunicación, aunque tengas estudios universitarios, un máster o experiencia, ni siquiera puedes acceder a un puesto de becario”.

Para la joven, TikTok funcionó como altavoz para reivindicar su situación y que las empresas vieran que estaba buscando trabajo. “Las redes sociales son un escaparate más. Es una manera distinta de presentarte a una empresa, una especie de videocurrículum. Me escribieron un montón de compañías a raíz de estos vídeos y mucha gente que estaba en la misma situación se sintió muy identificada”, afirma. La serie de vídeos que Celia comenzó para relatar sus vivencias en la búsqueda de empleo terminó en el cuarto tiktok, cuando la creadora anunció que había logrado un puesto como becaria en una agencia de publicidad. Explica que los consejos que los usuarios le dejaban en comentarios la ayudaron a conseguir entrevistas e incluso a lograr su trabajo actual. “Me recomendaban ‘Vete así vestida a la entrevista’, ‘Di este tipo de cosas’ y muchas páginas donde aplicar más allá de LinkedIn”, comparte.

Algunas empresas han encontrado en TikTok el lugar perfecto para mostrar su día a día de manera creativa o incluso reclutar a nuevos perfiles. Es el caso de compañías como Havas, Iberdrola o Wuolah, que con un toque de humor logran mostrar lo que ocurre entre bastidores y comunicar la cultura de marca. Para Luisa Ramos, responsable de comunicación en TikTok, “los vídeos creativos, combinados con las herramientas de creación incorporadas y fáciles de usar y con el lenguaje único de la red social, han creado orgánicamente nuevos canales para la comunicación corporativa”. Incluso, explica, se abre “una oportunidad para aumentar la visibilidad de las ofertas de empleo [de las empresas] ante un nuevo público de una forma más directa y natural”.

En términos profesionales, una de las mejores bazas de la red social es lo muy identificada que puede sentirse una persona con alguien que decide compartir su historia. Hay usuarios que buscan trabajar en gigantes tecnológicos, otros a quienes les han despedido y algunos que no tienen la valentía para dejar su trabajo y encuentran en la plataforma experiencias similares que los animan a hacerlo. Eso, la naturalidad de quien cuenta una vivencia y la empatía que puede generar, sirve como combustible para cualquier creador. A Adriana Carvajal le escriben seguidores para decirle que gracias a sus consejos han conseguido una posición que les gustaba en una empresa. “Poder leer que has ayudado a gente de forma tan real y cercana es lo que me mantiene creando contenido y haciendo lo que hago”, afirma.

Un refugio para los despedidos

La oleada de despidos en las grandes tecnológicas como Meta, la empresa matriz de Facebook o WhatsApp, Amazon y Microsoft también ha dejado un reguero de vídeos en la plataforma relacionados con los recortes de personal. Kimberly Díaz narra en un carrusel de TikTok cómo pasó de estar en un viaje de negocios en Florida a no poder acceder a su ordenador y darse cuenta de que era una de las 12.000 personas despedidas en Google. Por su parte, Joe Zollo bromeaba con la situación en la red social. Al ritmo de música épica y con las palabras “Trabajar en tecnología hoy en día es como…”, el creador se plantaba delante de un lector de tarjetas identificativas con temor a que saliera denegada. Eso, junto a la imposibilidad de acceder al ordenador y a los correos corporativos, es uno de los muchos ejemplos que pueden demostrar que una empresa decide prescindir de ti. El ghosting en el ámbito laboral, al menos en pleno 2023.

En este reportaje en The New York Times titulado Perdieron su trabajo, pero se hicieron virales en TikTok, la red social aparece reflejada como un canal perfecto donde encontrar una comunidad que empatice con aquellos a los que han echado. Según esta investigación, en otras redes sociales, como Facebook o LinkedIn, las historias de despidos no consiguen hacerse tan virales como en TikTok. Es aquí donde los recién despedidos encuentran un verdadero hombro en el que llorar, o más bien una gran comunidad en la que apoyarse y compartir experiencias. «Esta es la primera vez que una persona a la que acaban de despedir puede apretar el botón de grabar de su teléfono y convertir su despido en algo verdaderamente viral», explica la creadora de contenido Gabrielle Judge en The New York Times.

Una vez superado el shock inicial también es posible encontrar consejos para afrontar la nueva situación y apretarse el cinturón hasta que llegue otra oportunidad laboral. Con este vídeo titulado Cómo ahorro dinero después de que me hayan despedido: así organizo mis gastos Bailey Maya consiguió casi 50.000 visualizaciones de su pequeña guía de trucos para no gastar demasiado cuando los ingresos desaparecen. Porque en cuestiones de trabajo, en TikTok no solo se mira al pasado, también se pone el foco en presente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_