_
_
_
_

“Tú cambiaste mi vida y ablandaste mi corazón”: así fue como Lionel Richie adoptó a Nicole Richie y la persuadió para dejar las drogas

Tan pronto el cantante se divorció de su primera esposa, Brenda Harvey, Nicole entró en una autodestructiva espiral de excesos. Afortunadamente, antes de triunfar junto a Paris Hilton en ‘The Simple Life’, la joven fue capaz de encauzar su camino.

Nicole Richie, Lionel Richie y Brenda Harvey Richie, una familia feliz en Nueva York en 1985.
Nicole Richie, Lionel Richie y Brenda Harvey Richie, una familia feliz en Nueva York en 1985.Getty

28 de marzo de 1983. Aquel día Lionel Richie y su primera esposa, Brenda Harvey, asistieron a un concierto de Prince en Los Ángeles. Aunque lo que más les impactó no fue precisamente ver en acción al músico de Minneapolis. “El descubrimiento no fue el espectáculo de Prince. El descubrimiento fue que, junto a él, había una niña de dos años en el escenario tocando una pandereta”, rememoró el autor Say You, Say Me en el Huffington Post en 2016. Aquella pequeña, de nombre Nicole Camille Escovedo, era la hija del percusionista Peter Michael Escovedo (quien, con anterioridad, había formado parte de su banda) y una amiga de Prince llamada Karen Moss (que, a su vez, era la asistenta de la hermana de Peter, la también artista Sheila E). “Entre bastidores vi que conocía al padre y a la madre. Estaban teniendo dificultades en su relación y les dije: ‘Mientras ustedes resuelven sus problemas la niña está en tierra de nadie, así que por qué no la dejan en mi casa hasta que la gira termine y luego vemos lo que hacemos”, le explicó el cantante a Piers Morgan en 2015. Días más tarde, tras meditar la propuesta, los padres biológicos accedieron.

Los Richie la inscribieron en la prestigiosa The Buckley School, donde nació su amistad con Paris Hilton, y cuidaron de ella como nunca antes alguien había hecho. Atendiendo a que durante sus primeros años de vida Nicole llevó una existencia desarraigada (sin ir más lejos, Peter se desatendió rápidamente de ella y su madre, por motivos laborales, apenas la veía), Lionel pensó que “para darle algo de estabilidad, había que ejercer de tutores legales, nada más”. Con lo que Lionel no contaba, eso sí, es que muy pronto se encariñaría de la criatura. “Bastó un año para que me enamorara de la niña, era pequeñita. Por ese entonces yo ya era padre, por lo que dije: ‘Vale, esto es lo que vamos a hacer, vas a hacer que todo el mundo desee haberte adoptado. Vas a hacer que toda tu familia sienta que realmente tiene la oportunidad de recuperarte’. Y ahí es cuando dije: ‘Adoptémosla’», le apostilló también a Piers Morgan. De este modo fue como, al cumplir nueve años, Nicole Camille Escovedo pasó a convertirse en Nicole Richie.

Paris Hilton y Nicole Richie son inseparables desde el colegio. En la imagen, en 2001.
Paris Hilton y Nicole Richie son inseparables desde el colegio. En la imagen, en 2001.Getty

Cierto es que la adopción coincidió con el pico de mayor popularidad de Lionel, pero él tuvo muy claro desde un principio cuál era su prioridad. En la charla que mantuvieron padre e hija en el Huffington Post, el cantante le contó a Nicole que, siendo ella pequeña, le prometió que siempre estarían juntos (“Nunca, nunca te voy a dejar”), así como que ella dio un giro a su existencia (“Tú cambiaste mi vida y ablandaste mi corazón porque hasta ese momento para mí todo giraba alrededor de la composición de canciones, los negocios y las giras. De repente, encontré algo de lo que me podía enamorar y que nunca me iba a dejar”). Sin embargo, no todo era tan idílico como parecía de cara a la galería: los cimientos de la familia Richie estaban a punto de desmoronarse y, con ello, vendrían los problemas.

Lionel, estando aún casado, en 1986 inició una relación con la exbailarina y diseñadora de moda Diane Alexander, quien se convertiría en su segunda esposa en 1995. Nicole, ante ese cisma, empezó a salir todas las noches y a abusar del alcohol, la marihuana y la cocaína. “Aprendí pronto el poder de la manipulación. Me dolió el divorcio, así que decidí darle la vuelta para que a mí también me funcionara. Me gustaba el hecho de que mis padres no se hablaran porque podía enfrentarlos entre ellos. Era muy libre de ir y venir a mi antojo. Realmente no culpo a nadie por ello. Todos querían hacerme feliz. Su forma de hacerme feliz era diciendo sí a todo lo que quería, pero no creo que una niña pequeña deba tener tanta libertad. Me metí en las drogas para no tener que lidiar con ello en absoluto”, explicó ella misma en Vanity Fair en 2006, donde también recordó cómo se enganchó a la heroína: “Para mí fue el epítome de preocuparme por absolutamente nada. Había momentos en que mi madre llegaba a casa, me gritaba por algo y, literalmente, no me importaba nada. Era como ver una película muy dramática con el volumen bajo. Pensé que me salía con la mía, cuando en realidad me arrestaron tres veces y tuve cinco accidentes de coche”.

Lionel y Brenda Richie fueron fundamentales en la recuperación de Nicole de sus adicciones. En la imagen, padre e hija.
Lionel y Brenda Richie fueron fundamentales en la recuperación de Nicole de sus adicciones. En la imagen, padre e hija.Getty

En un primer momento Lionel no supo cómo gestionar los excesos de su hija, pero todo cambió en 2003 cuando fue arrestada acusada de posesión de heroína. Él fue quien la persuadió para entrar en una clínica de rehabilitación. Así le narró los acontecimientos a Piers Morgan en la ya citada entrevista: “Sueno ahora como mi padre, pero le dije a ella: ‘Cuando estaba creciendo perdí a tres amigos, los más hippies que jamás he conocido. Va a pasar en tu generación y no quiero que tú estés en esa lista de tres’. Tres meses después un amigo suyo murió de sobredosis y yo le dije, muy bajito porque estaba conmocionado: ‘Siento oír eso. Ya va uno’. Y un año después otro amigo murió. Le dije: ‘Ya van dos’. Entonces, Nicole me llamó y me dijo: ‘Papá necesito ayuda, no quiero ser la tercera’. Le contesté: ‘Yo estoy contigo’. Cancelé mi gira y le hice saber: ‘Tu madre y yo iremos a rehabilitación contigo’”.

Nicole Richie, su padre y sus hermanos Sofia y Miles en 2018.
Nicole Richie, su padre y sus hermanos Sofia y Miles en 2018.Getty

“Tuve que sentarme en una habitación con mis padres, y ellos estaban llorando. Dejé de lado mi escudo, no estando tan a la defensiva, y entonces me sentí muy mal. Todos tuvimos que cambiar la forma en que nos tratamos unos a otros. Mis padres no hablaron durante 10 años, hasta que entramos en rehabilitación y ambos tuvieron que averiguar qué hacer conmigo», agregó al respecto ella en Vanity Fair. Precisamente, escasos días después de abandonar la clínica fue cuando participó en el rodaje de la primera temporada del reality show The Simple Life, que protagonizó junto a su amiga Paris Hilton. Limpia y, ahora sí, con el apoyo incondicional de su familia, Nicole se convirtió por méritos propios en una estrella de la pequeña pantalla.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_