_
_
_
_

Sofia Coppola saquea Cannes junto a sus lolitas cleptómanas

La directora vuelve al certamen que la abucheó con ‘The Bling Ring’, la historia (real) de un grupo de jóvenes ricas que robaron decenas de mansiones de famosos. La actriz Emma Watson lidera el comando.

cover
Getty

Ya no es un secreto para nadie que a Sofia Coppola le gusta indagar en las miserias de los privilegiados, lo que la ha convertido en blanco de ataques incesantes desde los tiempos de María Antonieta. Fue precisamente en el Festival de Cannes de 2006, durante la presentación de la película que acabó con el momento de gloria generado por Lost in translation, cuando se escucharon las críticas más contundentes. Por eso le había costado volver a pisar la Croisette: envió su anterior proyecto, Somewhere, a Venecia, donde se hizo con el León de Oro a la mejor película.

Sofia Coppola se quitó la espinita ayer volviendo al festival que la había encumbrado en los últimos noventa con Las vírgenes suicidas. Pero lo hizo en una plaza más cómoda y menos expuesta que la sangrienta competición: la sección paralela Una Cierta Mirada, que la directora inauguró ayer con aplausos no exageradamente entusiastas, pero tampoco muchas reacciones en contra. Publicaciones tan influyentes como Variety y Indiewire le dedicaron elogios infrecuentes en los últimos tiempos. Solo The Hollywood Reporter, medio de referencia para la industria, le reprochó «sentirse demasiado en casa en el mundo que describe para ofrecer una crítica gratificante sobre él». En cualquier caso, parece una caricia al lado de la que le cayó hace siete años.

Coppola, que aborrece hablar en público y es conocida por sus respuestas monosilábicas, se mostró ayer más a gusto de lo habitual relatando ante la prensa la génesis de The Bling Ring, una nueva historia de niñas ricas perdidas en un mundo que ha abrazado el vacío como signo identitario. Coppola se ha inspirado en la historia real de un grupo de estudiantes de instituto del San Fernando Valley que, entre 2008 y 2009, robaron prendas y objetos por valor de 3 millones de dólares de las mansiones de las estrellas que habitan en la zona. «Leí la historia en un artículo de Vanity Fair. Pensé que sonaba como una película, pero creí que alguien debía de estar preparándola. Mi sorpresa fue que los derechos estaban libres», explicó la directora.

Su comando está integrado por cuatro chicas y un chico de familias ricas y pronunciado spleen, cuya mayor ambición en la vida es convertirse en Lindsay Lohan. Gritan Yo bitch! como si vivieran en un gueto afroamericano, aunque en realidad sean menos contraculturales que las hermanas Olsen. Su transgresión consiste en la violación de domicilio. Especialistas del allanamiento de morada, saquean todo lo que les antoja (ir de compras, lo llaman ellas) y luego se evaden como si la cosa no fuera con ellos, mientras suena Sleigh Bells, Kanye West, M.I.A. o Frank Ocean en una banda sonora tan cuidada como de costumbre. En los créditos de la película, la directora parece anticiparse a otra lluvia de críticas riéndose de sí misma. Cuando la inscripción «Directed by Sofia Coppola» aparece en pantalla, lo hace junto a un collar fucsia que reza: «Rich Bitch».

La película expone los hechos sin juzgar en exceso a sus ejecutoras, aunque está bastante claro que Coppola no pretende ensalzar a esa subcultura de cleptómanos de familias millonarias que, según dijo, solo se podría encontrar en un lugar como California. «Los Angeles juega un papel clave en la cultura estadounidense. Eso es lo que vemos en esta película: un mundo de celebrities y telerrealidad. Esta historia no habría podido suceder en ningún otro lugar. Esas chicas vivían justo al lado de esas estrellas. Lo que más deseaba una de las chicas era ver al perro de Paris Hilton. No te puedes inventar cosas así», afirmó.

Su principal aliada es una Emma Watson algo sobreactuada, que pasa sin transición de Hogwarts al vestidor de Rachel Bilson. «Para mí, Harry Potter forma parte del pasado, pero en la cabeza de la gente todavía es el presente. No intento negar el trabajo que he hecho en los últimos años, porque mi vida ha sido creíble. Pero tengo suerte de poder interpretar papeles diferentes», afirmó la actriz, que todavía sigue asociada al rostro de Hermione en la mente del espectador. Ya decía ayer Vulture que, de seguir en Hogwarts, habría sido expulsada sin posibilidad de revocación.

'The Bling Ring' Premiere - The 66th Annual Cannes Film Festival
Pascal Le Segretain (Getty Images)

La directora y Emma Watson charlan con Steven Spielberg, director del jurado, en la previa al pase de ‘The Bling Ring’.

Getty

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_