_
_
_
_

Sergio Hudson: «Vestir a Michelle Obama lo cambió todo»

El diseñador californiano saltó a la fama mundial tras vestir a la ex primera dama el día de la inauguración presidencial. Ahora acaba de debutar en la pasarela neoyorquina con un desfile inspirado en sus heroínas afroamericanas de los años setenta y ochenta.

El diseñador Sergio Hudson
El diseñador Sergio Hudson

Sergio Hudson no es un diseñador emergente. Desde que lanzara su marca en 2014 (tras ganar el reality show Styled to rock) Beyoncé, Amal Clooney o Ariana Grande, entre otras, han lucido sus trajes sastre de colores imponentes. Pero fue el pasado 20 de enero cuando su carrera cambió completamente. Michelle Obama, que ya había vestido sus prendas en el pasado, acudió a la inauguración presidencial con un dos piezas granate enmarcado por un cinturón ancho. Esa misma noche, la vicepresidenta Kamala Harris se puso una levita suya (que el creador tuvo que retocar en seis horas). «Aquel día todo cambió», cuenta vía Zoom, «me convertí en alguien más conocido, y aumentaron los pedidos». Durante estos meses, Hudson ha sabido cómo capitalizar su incipiente negocio: junto a sus colecciones, el diseñador ha lanzado productos más asequibles, como los cinturones (por ahora, el best seller de la marca), ropa de casa y hasta una servicio de ropa a medida a base de citas virtuales con las clientas.»No quiero dejar de ser una marca de lujo, pero creo que eso no solo tiene que ver con el precio», comenta, «me gustaría que toda la gente que quiera vestirse con mis prendas pueda hacerlo».

Michelle Obama vistió de Hudson en la inauguración presidencial de Biden.
Michelle Obama vistió de Hudson en la inauguración presidencial de Biden.Gettyimages (Getty Images)

La relevancia repentina de Hudson lo llevó a debutar en la semana de la moda de Nueva York el pasado febrero con un desfile digital. Este septiembre ha podido por fin realizar su primera pasarela física y lo ha hecho con una colección inspirada en Diahann Carroll, la primera actriz afroamericana en conseguir un papel protagonista en el cine en los setenta (es decir, en no interpretar a una esclava o una criada). «He crecido admirando a muchas mujeres pioneras. Ellas son siempre mi fuente de inspiración», comenta. En su colección también hay ecos al estilo de Diana Ross, Whitney Houston o Toni Braxton, un cruce entre el glam y el disco con la sastrería tradicional. «Utilizo casi siempre el traje de chaqueta porque me parece una herramienta empoderadora», explica, «lo que más me atrae del diseño es que puede ser algo poderoso para las mujeres que lo llevan». En general, su aclamado estilo tiene ecos a Tom Ford y por supuesto a Halston, siguiendo esa línea de prendas tan funcionales como imponentes y festivas que marcó la estética norteamericana (y en concreto, la afroamericana) en los últimos treinta años.

Desfile de otoño-invierno de Sergio Hudson.
Desfile de otoño-invierno de Sergio Hudson.Gettyimages (Getty Images for Sergio Hudson)

Para su debut presencial en la pasarela, Hudson se ha aliado con la red social Pinterest. Los usuarios pueden comprar directamente las prendas que se vieron en el desfile así como descubrir la inspiración de la que parte la colección o los preparativos en directo del show. «Llevo años enganchado a Pinterest. Es una de mis principales fuentes de descubrimiento e inspiración para mis colecciones», explica Hudson. En un momento en que la industria se replantea la pertinencia del desfile tradicional, las iniciativas que unen moda y entretenimiento digital som cada vez más frecuentes. «Es una forma de crear comunidad», comenta Hudson, «los usuarios a los que me gustan mi marca pueden interactuar y ver lo que no se suele ver. En el futuro próximo esta forma de presentar las colecciones será cada vez más habitual».

Desfile de otoño-invierno de Sergio Hudson.
Desfile de otoño-invierno de Sergio Hudson.Gettyimages (Getty Images for Sergio Hudson)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_