_
_
_
_
_

La obsesión por el vestuario de ‘Dinastía’

Se cumplen 35 años del estreno en la pequeña pantalla de la perversa Alexis Carrington Colby. Con ella, y las tramas de su exfamilia, los conceptos de poder y lujo explosivo se elevaron al cubo

cover

«Tienes 35.000 dólares semanales para crear el vestuario de Dinastía», le dijo el productor Aaron Spelling al diseñador Nollan Miller. Un presupuesto desorbitado para 1981, y que todavía hoy no se ha superado. El modista diseñó, durante los ocho años que duró la trama, 30.000 looks. «No podía repetir», confesaba. Miller había terminado de rodar Los Ángeles de Charlie, serie con la que marcó los 70 y ahora le tocaba definir la siguiente década. Lo hizo. Su arma infalible fue una elegancia extrema que rozaba el paroxismo. En sus percheros colgaban vestidos de noche para el día, pieles por doquier, pamelas, hombreras, maxijoyas, batas de seda… Tal fue su influencia que sus protagonistas quedaron atrapados y marcados por su estética e incluso hoy no hay serie de millonarios que no homenajee sus fascinantes estilismos.

¿Quién es la buena?

Joan Collins y Linda Evans encarnaron a Alexis y Krystle Carrington, respectivamente. Sus disputas, que llegaban a las manos (incluidas caídas en fuentes), provocaron la aparición de la expresión «pelea de gatas».

Sus últimas apariciones sobre la alfombra roja están a años luz de la excentricidad del pasado.
Sus últimas apariciones sobre la alfombra roja están a años luz de la excentricidad del pasado.Getty / Cordon Press

Reinas de la jungla

Collins se convirtió en la actriz mejor pagada de los 80, 125.000 dólares por capítulo. Su sensualidad hizo que en diciembre de 1983 fuera portada de Playboy.

Condenadas a la alfombra roja

A la cárcel solo se va derrochando glamour, como estableció Alexis con su icónico vestido asimétrico de Nolan Miller. En julienslive.com se pueden comprar los modelos de la serie a partir de 2.000 euros.

La gran familia

Además de una joven Heather Locklear, en el centro, Collins es la única que sigue en activo. Ella vive como Alexis, gracias a su fortuna de 270 millones de euros.

Sus últimas apariciones sobre la alfombra roja están a años luz de la excentricidad del pasado.
Sus últimas apariciones sobre la alfombra roja están a años luz de la excentricidad del pasado.Getty / Cordon Press

Seda y pelucas

En 2015, la revista People with money nombró a Collins como la actriz con más ganancias, 75 millones de dólares. Trabaja en The Royals, tiene una firma de pelucas (Dynasty) y una de cremas (Timless Beauty). Sus batas de seda las repiten jóvenes estrellas como las de la serie Scream Queens.

Musa y creador

Hasta el fallecimiento de Gianni Versace, en 1997, la actriz era una incondicional de sus desfiles, como el de la foto de 1992. Parte de su colección de piezas firmadas por la casa de la Medusa, los subastó el 16 de diciembre en Julien’s Auctions. Prepara una segunda puja para 2016.

Gianni Versace y Joan Collins.
Gianni Versace y Joan Collins.Cordon Press

Malas de todo pelaje

Las heroínas Carrington tenían casi el mismo repertorio de pieles que de labiales. «¿Un abrigo de tweed y unas perlas? No, nosotras no podemos oler a naftalina», decía la actriz.

El genio del ‘bling bling’

De 2001 a 2012, cuando falleció Nolan Miller, se dedicó a la costura en su estudio. Entre sus clientas estaban Elizabeth Taylor, Sofía Loren o Katy Perry. A ellas les aconsejaba: «Usad lamé, oro y, en ocasiones, turbante».

Sus últimas apariciones sobre la alfombra roja están a años luz de la excentricidad del pasado.
Sus últimas apariciones sobre la alfombra roja están a años luz de la excentricidad del pasado.Getty / Cordon Press

 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_