_
_
_
_

El futuro es femenino: 10 jóvenes a las que seguir la pista en 2023

Son los nuevos referentes de la música, el cine, la cocina, el arte y la moda… Perfiles a los que merece la pena tener en el radar.

Ela Fidalgo lleva vestido de su colección Work in Progress. Posa con su obra 'De ente et Essentia VIII' (2022).
Ela Fidalgo lleva vestido de su colección Work in Progress. Posa con su obra 'De ente et Essentia VIII' (2022).Ezra Patchett

Ela Fidalgo, la artista cuyo lienzo es el cuerpo  

Cuando su carrera como diseñadora de moda estaba a punto de dar un salto —en 2016 había ganado el premio Fashion Talent de la Mercedes Benz Fashion Week y en 2018 fue finalista del festival de moda de Hyères, en Francia—, Manuela, Ela, Fidalgo regresó a su Palma natal. “Me iba a ir a París a trabajar para una firma, era un sueño”, recuerda, pero una enfermedad en la familia hizo que volviera a sus orígenes. “Al principio sentía frustración, pero creo que es lo mejor que he podido hacer. Cuando doy clases les digo a los alumnos que las cosas grandes suceden en sitios pequeños”, argumenta. El textil siempre ha sido su elemento, como diseñadora, como artista. Y el cuerpo, una reflexión recurrente. En 2022 ha realizado su primera individual en Madrid y en 2023 va a presentar un proyecto en Urvanity mientras sigue colaborando con una escuela de niños con parálisis cerebral, para crear arte con ellos. En el fondo de su hacer, los veranos con su abuela Soledad, bordadora en Carbajales de Alba, Zamora: “Allí aprendí la sensatez, la humildad del trabajo, la artesanía. Algo que estamos perdiendo”.

De izquierda a derecha, Judeline lleva abrigo y pantalón de CARLOTA BARRERA, y anillo Les Rocailles de GRASSY; Anaju, con conjunto de OPERE PLUMARI; Leia Destruye lleva camisa de MANS CONCEPT MENSWEAR y collar de oro amarillo de TIFFANY & CO., y Laura Katze, camisa y pantalón de MANS CONCEPT MENSWEAR.
De izquierda a derecha, Judeline lleva abrigo y pantalón de CARLOTA BARRERA, y anillo Les Rocailles de GRASSY; Anaju, con conjunto de OPERE PLUMARI; Leia Destruye lleva camisa de MANS CONCEPT MENSWEAR y collar de oro amarillo de TIFFANY & CO., y Laura Katze, camisa y pantalón de MANS CONCEPT MENSWEAR.Ezra Patchett

Judeline  

Música atmosférica desde caños  

Está en el radar de dos de los gurús de la escena actual, Alizzz (con quien colaboró con el tema Rota) y Rosalía (que la incluyó en su lista de reproducción Motomamis). “Quiero hacer mi primer disco con tiempo, que sea algo que de verdad me ponga en el mapa y que cuando yo tenga 50 años me siga sintiendo orgullosa”, recalca la gaditana Lara Fernández, Judeline. Siempre tuvo claro que quería cantar. “Escribía cancioncillas con seis, siete años, y con 14 hice mi primer tema y lo subí SoundCloud”, recuerda. E insiste en la lentitud, mientras escucha de Pata Negra a Kendrick Lamar. “Me parecería faltarle al respeto a mi oficio si lo hiciera de forma rápida”, dice, aunque su carrera parece imparable: a los 17 dejó Los Caños de Meca por Madrid para apostar por la música, con 19 sacó su primer EP, De la luz, y ahora, a punto de cumplir 20, prepara directos en Argentina a la par que define su primer álbum. Y todo, según sus reglas: “Hay que tener cuidado con a quién le escuchas el consejo y tienes que confiar en lo que sale de ti. Quiero hacer algo que parezca raro, pero que luego otros se inspiren en eso”.

Anaju, la nueva voz del ‘Indie’ salió de ‘Ot’

Cuando le preguntaban qué quería ser de mayor, Ana Julieta Caliava (Teruel, 28 años) pedía no aburrirse. Estudió Publicidad, probó las agencias —“con muchísimo estrés”— y saltó al diseño gráfico: “Fueron años chulos, pero di otro volantazo”, cuenta. Este último fue drástico, con 25 años entró en Operación Triunfo y salió convertida en artista, Anaju. Le quedaban más quiebros y al acabar el concurso tiró por derroteros inesperados. “Fue una decisión consciente. No me sentía identificada. Cuando empecé a explorar de qué quería hablar, me iba hacia algo más alternativo”. Acaba de estrenar Mal de ojo, el primer single de su disco, que llegará en 2023. “Al escribir pienso en sonidos que me remuevan. Igual es más complicado que hablar de mi ruptura, pero me parece más interesante”. La industria es mejor de lo que esperaba, pero aún anda coja por detrás: “Se está poniendo el foco en las cantantes, pero me preocupa que faltan mujeres produciendo”. 

Leia  destruye, la importancia de ser bajista  

Leia Rodríguez tiene solo 23 años, pero ya ha girado por el mundo como bajista de Mourn. El año pasado iniciaba aventura en solitario, Leia Destruye. “La decisión me la puso delante la vida. Tenía una idea vaga de hacer algo en solitario”, explica la barcelonesa, “pero surgió cuando musiqué un poema de Marc Menéndez, el letrista del proyecto. Envié esa canción a amigos y familiares y mi padre [Ramón Rodríguez, The New Raemon] me aconsejó que hiciera algo con ello”. Ese impulso le sirvió para lanzarse. “Es un balance entre lo bello y lo oscuro que al final son el amor y la muerte”, reconoce. Habla con las tablas de haber crecido sobre el escenario, una experiencia intensa en la que tuvo que derribar prejuicios: “En la música hay un estigma por ser joven. Muchos creen que no tienes ni idea de lo que estás haciendo, que no has tocado una guitarra en tu vida. Es triste pero al final te acostumbras y tienes dos vías: o que te afecte o que te deje de importar. Yo aprendí a desactivarlo y a actuar. Si una actitud supera unos límites ya no me callo”.

Laura Katze, pop de dormitorio 

Laura Esteban, bajo el nombre de Laura Katze (Madrid, 25 años), se identifica con el fenómeno del bedroom pop, ese pop de dormitorio realizado con pocos medios que eclosionó con el confinamiento. “Siempre he tenido cerca gente que grababa y producía su música. Hoy la creación musical se ha democratizado, con un ordenador, Ableton y micro puedes hacer discos chulísimos. Si tienes buen gusto y visión puedes sacar algo interesante, da igual que tengas cero euros o un millón”, afirma. Con solo un sencillo publicado (Un ritual), acompañado de un vídeo, ya prepara temas para un primer disco que podría llegar “en 2023 o 2024”. Fan de Fiona Apple, empezó estudiando piano en el Conservatorio y acaba de finalizar su formación vocal en el Taller de Musics de Barcelona, donde también estudió Rosalía. En los próximos meses, nuevos retos: “Quiero ir haciendo bolos y sacar singles”.

Vicky Sevilla lleva chaleco y pantalón de ZARA, camisa de SAMSØE SAMSØE y zapatillas de NIKE.
Vicky Sevilla lleva chaleco y pantalón de ZARA, camisa de SAMSØE SAMSØE y zapatillas de NIKE.Ezra Patchett

Vicky Sevilla, la cocinera que quiere emocionar  

“Espero que 2023 sea por lo menos la mitad de bueno que 2022”, enfatiza Vicky Sevilla (Quart de les Valls, Valencia, 30 años). Todo en su vida ha ido muy rápido. Ella misma dice que “era una nini” cuando se metió por primera vez en una cocina profesional, a los 17 años, un verano en Formentera; con 25 abrió su propio restaurante, Arrels ,en Sagunto, y a los 29 se convirtió en la chef más joven con una estrella Michelin en España. La ha mantenido en la última edición y no deja de soñar a lo grande: “No hay nada más bonito que recibir a gente en tu casa, darles de comer y cenar, servirles tú el desayuno. Me gustaría crear un concepto de hospitalidad, no sé si pasará en un par de años…”. Mientras diseña ese futuro cercano, pegada al terruño, sin salir de su comarca —“El Camp de Morvedre es donde tengo mis raíces y me gusta vivir”—, se exige tener días libres para conciliar —tiene un hijo de algo más de dos años y asegura que abrir siete días a la semana no es su modelo de negocio— y, pese a que “es una profesión complicada y dura”, disfruta del resultado de su esfuerzo: “Con la cocina puedes emocionar, hay clientes que lloran de felicidad, es muy bonito ver que el trabajo vale la pena”.

Alexs Alonso Balcells lleva una chaqueta de lana de su firma, KOLLAPSE.
Alexs Alonso Balcells lleva una chaqueta de lana de su firma, KOLLAPSE.Ezra Patchett

Alexs Alonso Balcells, la diseñadora que reivindica un nuevo punk  

El pasado septiembre Alexs Alonso Balcells (Santa Coloma de Queralt, Tarragona, 24 años) debutaba sobre la pasarela madrileña MBFWM con Kollapse y una colección redonda que trenzaba sastrería y contraculturas. En la jornada dedicada a impulsar a los jóvenes, ella salía a saludar entre la sorpresa y el orgullo. La moda nunca había estado en sus planes: “Cuando terminé bachillerato estaba perdida y no sabía qué escoger. Soy de las que no piensan en el futuro, pero fui a probar y lo vi claro”, dice. Estudió diseño de moda en LCI Barcelona, la antigua escuela Felicidad Duce, y de su trabajo de fin de carrera salió el germen del desfile de Madrid: “Para lo bueno y para lo malo yo tengo una estética y un estilo claros. Empecé a explorar y salió una primera línea de ocho looks. Mis profesores fueron los que me animaron a participar”. En dos meses amplió la colección a 15 pases y cargó con ellos hasta Madrid. Pero lo más difícil llegó después, cuando le tocó decidir el siguiente paso. “Sé que lo mío es el diseño, pero crear una marca es mucho más y yo no tengo esa experiencia; me gustaría trabajar para otros primero y empaparme. En la moda dicen apoyar a los jóvenes emergentes pero no es real, para todo necesitas experiencia y no la puedes conseguir sin una oportunidad”.

Lorena Durán viste abrigo en organza y tejido técnico de PRADA y zapatos de MANOLO BLAHNIK.
Lorena Durán viste abrigo en organza y tejido técnico de PRADA y zapatos de MANOLO BLAHNIK.Ezra Patchett

Lorena Duran, la modelo que redefine estándares  

Aunque ya lleva una década trabajando, la carrera de Lorena Durán (Sevilla, 29 años) viró por completo cuando hace un lustro decidió probar suerte en el mercado norteamericano y se mudó a Nueva York. “Un día mi agente me mandó un correo con un casting para Victoria’s Secret y pensé que se había equivocado, que no podía ser para mí”, rememora. No solo no era un error, sino que dos días después se había convertido en la primera maniquí de la firma con medidas distintas a las habituales. Diferentes al menos a las que acostumbraba la industria. “La sociedad lo estaba pidiendo a gritos porque mi talla en realidad es estándar, es una que vemos habitualmente”. Desde entonces ha sido imagen de Mango, Abercrombie & Fitch o L’Oréal Paris y en septiembre se alzaba con el premio a la mejor modelo en la MBFW Madrid. Ha ido abriendo camino: “La primera vez que me dijeron que tenía futuro en el mercado curvy solo pregunté qué era curvy. Yo pensaba que no podría ser modelo porque estoy gorda”. La diversidad ha llegado a la pasarela, pero solo tímidamente en cuestión de tallas. Por eso al nuevo año Durán lo espera alerta: “Tanto mis compañeras como yo estamos trabajando para seguir avanzando y no volver atrás, porque ha costado mucho y hay un riesgo. Y eso que todavía ni hemos conseguido que el punto de vista sea tan variado como debería, aún queda un largo recorrido. Todas tenemos derecho a comprarnos ropita y a sentirnos identificadas cuando vemos una revista o un desfile”.

Carla Quílez lleva jersey y vaquero de BOTTEGA VENETA, americana naranja de BLAZÉ MILANO y zapatillas de NIKE, y Ángela Cervantes, con traje de chaqueta, blusa y zapatos, todo de VALENTINO.
Carla Quílez lleva jersey y vaquero de BOTTEGA VENETA, americana naranja de BLAZÉ MILANO y zapatillas de NIKE, y Ángela Cervantes, con traje de chaqueta, blusa y zapatos, todo de VALENTINO.Ezra Patchett

Carla Quílez, el debut que hizo el milagro de ‘la maternal´  

El 1 de febrero cumple 15 años y ya ha batido un récord al convertirse en la actriz más joven galardonada con una Concha de Plata. “No me lo creía, porque fui a San Sebastián para apoyar a la película… Yo aún no había ganado ningún premio y empezar con una Concha de Plata era un subidón”, dice con desparpajo la barcelonesa Carla Quílez, que ha iniciado su carrera por la puerta grande con La maternal, cinta nominada al Goya a mejor película y mejor dirección para Pilar Palomero (tres cabezones en 2021 con Las niñas). En el filme interpreta a una madre adolescente, sostiene que “es una realidad que no se puede ocultar, que sigue pasando y de la que no se habla”. El proyecto le ha cambiado la vida a esta estudiante de 3o de la ESO: “Me ha hecho ver el mundo de otra manera, me ha hecho madurar muchísimo”. Quílez fue descubierta en Instagram, donde colgaba vídeos bailando, porque soñaba con ser bailarina de cantantes de reguetón. “Empecé jugando al fútbol de pequeñita, pero lo dejé muy rápido, y después me metí en el baile a los seis años y pasé por el clásico, el contemporáneo, el claqué… Ahora estoy en el hip-hop y el urbano”, señala la joven, que con junto a otros 32 miembros de Quality Dance Studio de Badalona también ha participado en el programa televisivo Got Talent. “Para mí el baile lo es todo en mi vida, pero quiero encaminarme también a la interpretación, llevarlos en paralelo”, afirma. Empieza 2023 inmersa en ello, con un nuevo proyecto audiovisual en el horizonte y toda la ilusión del mundo.

Ángela Cervantes, la actriz que sabe que el carácter es un método  

Su química con Carla Quílez se palpa en La maternal y cuando posan ante el objetivo del fotógrafo. En la película, Ángela Cervantes (Barcelona, 29 años) interpreta a Penélope, la madre de la adolescente, una abuela treintañera que ha tenido que salir adelante sola en la vida. Asegura Cervantes que ha sido un rodaje intenso, largo, de ocho semanas. Estaban filmando cuando supo que estaba nominada al Goya a actriz revelación, por su papel en Chavalas. No se lo llevó, pero sí el Gaudí; un año después repite como aspirante al Goya, ahora a actriz de reparto. “Los premios”, reconoce, “al principio de una carrera ayudan muchísimo a sacar la cabeza y a que la película tenga recorrido”. Arranca 2023 con el rodaje de otra ópera prima de una directora, Lo que queda de ti, de Gala Gracia. Sus tres últimos proyectos ha sido con tres realizadoras, todas en sus inicios. “Nos estábamos perdiendo esas miradas, esos personajes. Creo que es enriquecedor para nuestra industria dar voz a estas cineastas”, defiende. Con La maternal ha aprendido que “si lo haces con amor y respeto, todo sale”, aunque el reto parezca imposible, y la importancia de “no juzgar a nadie sin saber sus circunstancias”. Quiere seguir explorando, crecer en su aprendizaje. Lo hará sobre las tablas con la gira teatral por Cataluña de La pell fina y con nuevos desafíos en las pantallas: “En el futuro me gustaría explorar otros registros”.

Estilismo: Beatriz Machado

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_