_
_
_
_

Sadie Sink, de ‘Stranger Things’: «Si tu familia no es rica, además de actuar, tienes que trabajar con marcas»

Empezó en el mundo de la interpretación cuando tenía nueve años. Era tan niña que tuvo que esperar a rodar ‘La ballena’ a los 19 junto a Darren Aronofsky para descubrir que además de obedecer órdenes podía aportar ideas y que ser actriz tiene también una parte intelectual. A los 20, ha descubierto en su trabajo su verdadera vocación.

Sink, con camisa de PROENZA SCHOULER.
Sink, con camisa de PROENZA SCHOULER.BJORN IOOSS

La cara de Sadie Sink en trance, con los ojos en blanco, y elevándose por los aires mientras escucha en un walkman Running up that hill, de Kate Bush, quedará como una de las escenas definitivas de la década. La recordarán los adolescentes de ahora dentro de 30 años, igual que los cuarentones tienen presente al personaje de Diana comiéndose una rata en la serie V. A los 20 años, la chica pelirroja de Stranger Things se ha acercado al cine de autor con La ballena, donde aguanta el cara a cara con Brendan Fraser. Y empieza a tener claro lo que quiere hacer con el resto de su vida.

La historia de Sink —ese nombre tan perfecto y aliterativo no se lo pusieron en el despacho de un agente, sino que lo trae de nacimiento— es la de muchas otras jóvenes estrellas de décadas pasadas (fue Annie, la huerfanita, en Broadway, igual que Sarah Jessica Parker), pero que ahora, en tiempos de hijos del nepotismo (o de nepo babies, como llama la prensa estadounidense a los hijos de actores famosos que continúan la senda de sus padres) suena más exótica. Mediana en una familia de cinco hermanos de Texas, con una madre maestra y un padre entrenador de fútbol, su familia se trasladó a Nueva York para que ella y su hermano Mitchell pudieran actuar en el teatro. Fue la niña de The Americans, pero su vida cambió el día que la llamaron para la quinta y última temporada Stranger Things, la serie nostálgico-paranormal de Netflix. Y ya está lista para lo que venga después.

¿Logró entender a Ellie, su personaje en La ballena? Ella puede ser muy cruel con ese padre obeso mórbido con el que no se ha criado.

Cuando leí el guion, la entendí hasta cierto punto, quizá de la manera en la que solo un actor interpretando a un personaje puede entenderlo. Nunca la vi como una mala persona, la veía como una chica muy rota y muy perdida. También enormemente lista, de una manera incluso negativa. Pero sí que empatizaba con ella, lo cual es importante para actuar con honestidad.

Sadie Sink, con ‘total look’ de Dolce & Gabbana.
Sadie Sink, con ‘total look’ de Dolce & Gabbana.Bjorn Iooss Estilismo: Fabio Immediato

¿Cómo es rodar con Darren Aronofsky?, ¿qué expectativas tenía de él tras ver sus películas? 

Ya era una gran fan de sus películas. Las había visto todas, aunque quizá algunas siendo demasiado joven. Las amo todas. Así que cuando leí este guion me sorprendió mucho. Me preguntaba: ¿Dónde está aquí el elemento Aronofsky?, ¿dónde está el aspecto perturbador? Parecía más terrenal que nada de lo que había hecho antes. Después ves que hay trampas psicológicas, personajes que de entrada no te caen bien, pero que al final entiendes. Me parecía alucinante poder trabajar con él, uno de los grandes. Tiene un don para comunicarse con sus actores. No es invasivo, pero guía tu actuación hacia un lugar mejor. Lo ve todo y te da el empuje que necesitas de una manera respetuosa. Tiene muy buenos métodos para crear un buen ambiente en el rodaje.

Hábleme de sus inicios en el teatro. 

Jamás se me pasó por la cabeza que podría dedicarme a esto profesionalmente. Soñaba con eso cuando era niña, pero nada de esto tenía que pasar y todavía me siento así. Empecé a hacer teatro de muy pequeña. Lo hacíamos mi hermano y yo, como quien juega al fútbol después del colegio, o lo que sea. Hacíamos producciones pequeñas, íbamos a clases de teatro, hicimos un par de producciones regionales con adultos. Después de eso, otros padres les dijeron a los míos que había entonces obras en Broadway que necesitaban niños y que nos presentaran a los castings porque lo haríamos genial. Así que nos llevaron. Nos cogieron a los dos y una cosa llevó a la otra. Si no hubiéramos sido los dos, hubiera sido muy difícil, no creo que de ser uno solo mis padres hubieran trasladado a toda la familia. Pero, al ser los dos, lo hicieron. No muchos padres lo harían.

¿Sus padres dejaron sus empleos?

Sí, mi padre era profesor de matemáticas y entrenador de fútbol americano, y mi madre daba clases a veces, entre bebé y bebé, porque somos cinco hermanos. Entonces no estaba trabajando porque mi hermanita pequeña solo tenía un año. Cuando llegó el momento de trasladarnos, mi padre se vino también. Nos establecimos en Nueva Jersey, y aún seguimos allí.

¿Iba a una escuela normal? 

Al principio no. Me educaron en casa durante cuatro años. Entonces se acabó mi segunda obra de Broadway [tras Annie, interpretó a una joven reina Isabel I en The Audition] y tuve que volver a la escuela normal. Estaba en esa edad rara, de la pubertad, no puedes hacer de niña, pero nadie te va a dar un papel de adolescente todavía. Entonces empecé a ir a un instituto público en mi pueblo. Llevaba cuatro años ahí, pero no conocía a nadie.

¿Le preocupaba no volver a trabajar?

Muchísimo. Era muy estresante. Recuerdo lloriquearle a mi familia: “¡No volveré a trabajar!”. Y la gente me decía: “Sadie, tranquila, tienes 13 años. Ahora tu trabajo será ir al colegio, que seguramente lo necesitas”.

Se está hablando mucho sobre los nepo babies en Hollywood. Su historia es la opuesta.

Todo el mundo encuentra su lugar en la industria de distintas maneras. A veces lo pienso: si hubiera tenido padres actores, eso me hubiera ayudado mucho. Tendría tanto conocimiento… pero estoy muy orgullosa de mí misma, de cómo me he hecho mi lugar en la industria. Nunca he estado hambrienta de fama, nada de eso, pero tengo amor y pasión por la actuación. Si tienes la pasión y el talento, que sea lo que sea.

La actriz Sydney Sweeney habló de cómo ella tiene que hacer muchas campañas con marcas para sostenerse porque no es una “hija de”.

Claro, sobre todo si vienes de una familia que no es rica, como es mi caso, y no pueden mantenerte, tienes que trabajar muy duro. En términos de trabajar con marcas, yo no estaba acostumbrada a eso viniendo del teatro, y tuve que aprenderlo, y asumirlo como una parte más del trabajo. Es una manera de mantenerte y mantener a tu familia. Puede ser divertido también y natural si trabajas con marcas que te gustan. Pero sí, escuché a Sydney cuando hizo ese comentario y lo entendí.

La actriz con chaqueta y camisa de ALEXANDER MCQUEEN.
La actriz con chaqueta y camisa de ALEXANDER MCQUEEN.Bjorn Iooss Estilismo: Fabio Immediato

Las marcas la adoran. Ha colaborado con Sandro, Prada, Givenchy, Chopard, Kate Spade… y acaba de estar en el front row de Chanel. ¿Cuál es su relación con la moda?

Me estoy divirtiendo muchísimo. Todo esto de la moda fue muy inesperado para mí. Nunca me vi como alguien estiloso ni pensé que tenía un look que alguien pudiera querer, no pensaba que eso estaría en mi futuro. Después del traslado, acabamos en un pueblo como muy pijo y de alto poder adquisitivo, y mi familia nunca había sido así. Estar ahí con esa gente… me parecía que todos tenían prendas muy pijas que yo no me podía permitir. Yo quería vestir como los demás, pero nunca lo conseguía. Ahora que trabajo con las marcas de lujo… nunca creí que tendría estas prendas alrededor y podría apreciar cómo las hacen. Me doy cuenta de que estoy en una posición de privilegio y que llevar esta ropa solo es posible para un puñado de personas en el mundo.

Se fue a rodar la temporada cinco de Stranger Things justo después de La ballena. ¿Notó que algo había cambiado?

Totalmente. Cuando volví noté la diferencia en mí misma como actriz.  Los hermanos Duffer [Matt y Ross Duffer, creadores de la serie] también lo notaron. Sentía que había cosas como actriz que antes no me parecían normales o aceptables y de pronto sí. Hacer preguntas, sentirme vulnerable… esto nos pasa a los que hemos sido niños actores. Tienes que ser muy pequeño, pisar la marca del suelo que te han puesto y dejarte guiar. Como niña actriz, solo eres una marioneta, o quizá yo me sentía así. Vi que podía tener mis pensamientos y mis ideas. Te das cuenta de que en el rodaje todo el mundo tiene un trabajo. Si hay un problema con la iluminación, la gente de luces va a parar el rodaje para arreglarlo, y me di cuenta de que si yo tengo un problema, también puedo decirlo. No es que lo haga todo el rato, no estoy en plan [pone voz de diva]: “Oh, debo hacer otra toma”, pero si me pasa algo lo digo. Es difícil encontrar tu voz como joven adulta.

¿Teme el momento del fin de Stranger Things? Para todo el equipo va a ser como dejar la universidad y lanzarse al mundo.

Sí, lo que ha sido genial hasta ahora es saber que vamos a volver para otra temporada. Todos nos vamos, hacemos nuestros proyectos y después nos volvemos a encontrar en Stranger Things. No tener esta especie de manta de seguridad va a ser raro, pero a la vez creo que el show acaba en el momento adecuado. Todos nosotros estamos entrando en la adultez. Tengo ganas de ver qué pasa y qué hacemos cada uno de nosotros. La serie nos ha dado una plataforma increíble. Quiero ver dónde irá cada uno.

La intérprete luce un vestido lencero de PRADA.
La intérprete luce un vestido lencero de PRADA.Bjorn Iooss Estilismo: Fabio Immediato

¿Qué se ve haciendo?

Después de Darren, el nivel está muy alto.

¿Y trabajar con la cineasta debutante Taylor Swift? Ustedes ya tienen experiencia juntas, del corto ganador de un Grammy All Too Well, en el que hace de la propia Swift rememorando el dolor de una ruptura.

Es genial verla convertirse en directora. Todos los años que he pasado cantando esa canción en el coche a grito pelado me prepararon para el papel. No hay ni una sola cosa en esa canción que me haya pasado a mí, no me identifico con nada, pero como todo lo que ella escribe, lo hace de una manera tan personal que aunque no lo hayas experimentado, lo sientes como propio.

Por cierto, creo que El diablo se viste de Prada es la película que ha visto más veces. Para usted, ¿quién es el villano de la película?  

¡El novio! Nunca vi a Miranda [Meryl Streep en el filme] como una amenaza. Ella es dura, pero la ayuda en su carrera. Él es un lastre.

Peluquería: Anthony Campbell (A-Frame Agency).

Maquillaje: Tyron Machhausen (The Wall Group).

Manicura: Aki Hirayama (Tracey Mattingly).

Producción local: Ryan Fahey (AGPNYC).

Asistentes de fotografía: Corey Danieli y Chris Heim.

Asistente de estilismo: Magali Zoanetti.

Asistente de producción: Zane Chen.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_