_
_
_
_

Por qué la de #theFerragnez ha sido la boda más espectacular y loca del año

Todos los detalles del enlace de Chiara Ferragni y Fedez, o lo que es lo mismo: la boda real que Italia e Instagram merecían y esperaban.

Los novios durante la fiesta nocturna.
Los novios durante la fiesta nocturna.

Si la boda real entre Harry y Meghan fue seguida por más de mil millones de espectadores en todo el mundo, la de Chiara Ferragni y Fedez, celebrada este sábado en Sicilia, va camino de superar esas cifras, por lo menos en términos virales (de entrada más de dos millones de personas vieron en directo los preparativos del día anterior vía las redes sociales del novio, que cuenta con 6,4 millones de seguidores en Instagram, frente a los 14,4 de la novia). No esperábamos menos de una cita a la que los invitados llegaban subidos en un avión completamente customizado en una acción orquestada en colaboración con Alitalia.

Para el enlace, celebrado en los alrededores del hotel Dimora delle Balze –situado a las afueras de la encantadora y pintoresca localidad de Noto- a las seis y media en punto de la tarde, Fedez apostaba con un discreto traje sin corbata de Versace mientras Chiara escogía una creación de Dior Alta Costura ideada en exclusiva para ella por Maria Grazia Chiuri, una de las invitadas más especiales y entregadas a los festejos del fin de semana.

El diseño, a base de mono corto de encaje tipo ganchillo con cuello cerrado y manga francesa, vaporosa sobrefalda de tul semiabierta, y un larguísimo velo, recuerda a aquel icónico vestido lucido por Grace Kelly al tiempo de convertirse en Princesa de Mónaco. Tras darse el sí quiero y una vez en marcha el convite, Chiara llegaba a cambiarse hasta dos veces más. Primero con una propuesta bordada con los versos de “Favorisca i sentimenti”, el tema con el que Fedez se le declaró en su momento. Tras eso llegaba un minivestido de inspiración bailarina con el que se ponía cómoda a última hora.

También totalmente personalizadas estaban las suelas de los Prada que lució el día anterior, a conjunto con un brillante y divino vestido hecho especialmente para ella por la casa italiana.

Tal y como anunciaron en la semana previa, las damas de honor, entre ellas Valentina y Francesca, las hermanas de la novia, además de varias de sus amigas más cercanas (como la influencer Veronica Ferraro o Martina Maccherone y Michela Gombacci, que forman parte de su equipo) llevaban sendos vestidos de Alberta Ferretti en un mismo tono rosa, y confeccionados con tejidos sostenibles.

Entre las invitadas destacaron Gilda Ambrosio vestida de The Attico, Lauren Alexander de LNA, o Rumy Neely de Are You Am I, o lo que es lo mismo: de sus propias marcas. Otros de los diseñadores actuales escogidos fueron Michelle Mason (Chiara Capitani) o Magda Butrym (Romy Blanga) además del buen amigo de Chiara, Lorenzo Serafini, uno de los nombres que más sonó para vestirla antes de que se confirmara que iría de Dior.

En la idílica ceremonia oficiada por el alcalde de Noto, Corrado Bofanti, no han faltado los emotivos discursos, siguiendo el tono personal de una noche anterior cargada de mensajes de amor para los novios. Unos novios que han conseguido ejecutar una de las bodas más increíbles y fotografiables del año, siempre gracias al impecable montaje de la wedding planner más solicitada del país: Alessandra Grillo.

Y es que al precioso enclave hay que sumarle multitud de detalles cargados de simbolismo –como el momento de cortar la tarta decorada con los mismos motivos que el segundo vestido de la novia, bajo una preciosa carpa de luces y una impresionante explosión de fuegos artificiales, al son de “Circle of life” de Elton John en honor a Leone, el hijo de la pareja- y una fiesta final inspirada en la película Grease –aunque en un principio se dijo que lo que se quería recrear era el ambiente de Coachella-; con el típico alumbrado a las puertas de una auténtica feria con noria, tiovivo, y demás atracciones.

Los invitados, tras darlo todo en un concierto en directo del novio –con aparición estelar de la artífice de la canción del verano en Italia, Giusy Ferrari- y el set de baile del DJ Beni Benassi, se fueron a casa cargados con alpargatas, bolsos, tazas, platos y peluches de Chiara y Fedez a modo de merchandising oficial de una espectacular boda hecha por y para la generación Instagram. Aunque también para aquel público curioso de conocer más sobre la vida de una de las influencers de moda más importantes del mundo. Y todo porque este enlace es el punto de partida a un documental sobre la vida de Chiara Ferragni que se rodará durante las próximas semanas y que podríamos ver en un futuro en Netflix o HBO.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_