_
_
_
_

Marilyn: el mito que no cansa

¿Cuántas fotos «nunca vistas» de la actriz pueden salir a la luz? 50 años después de su muerte, la actriz genera una industria que lo absorbe todo.

marilyn cannes
Cannes Film Festival

Da la impresión de que existen tantas "fotos nunca vistas" de Marilyn Monroe como "fotos nunca vistas" de los Beatles, un titular recurrente que, sin embargo, siempre encuentra su hueco en los medios. A finales de marzo, salían a la luz unas imágenes de la actriz durante los rodajes de Niágara y Río sin retorno, tomadas por el que fuera su maquillador, Allan Snyder. En ellas aparecía la actriz, que aún no era la superesterella que llegaría a ser, feliz y relajada. Pero, apenas un mes después, ahí estaba otra vez el titular: Fotos nunca vistas de Marilyn. Esta vez, cortesía de la versión estadounidense de Vanity Fair, que ha colocado a la actriz en portada tres veces en los últimos cinco años (nunca falla). En este caso, las fotos que aparecen en el número de junio son de Lawrence Schiller y se tomaron durante la grabación de la última e inacabada película de Norma Jean, Something's got to give. Y, como han señalado varios observadores, no se distinguen mucho de otras fotos que emergieron hace años, y en las que la actriz aparece desnuda.

Schiller ha contado que a Monroe le irritaba la atención que acaparaba Elizabeth Taylor y planeó esos desnudos como una manera de reclamar su trono. El fotógrafo, por cierto, ha publicado dos libros que no olvidan poner la-palabra-que-empieza-por-M e el título: Marilyn and me: a Photographer's Memories y Marilyn and Me: a Memoir in Words and Photographs.

A punto de cumplirse, este agosto, 50 años de la muerte de la actriz, su imagen está, una vez más, por todas partes. Empezando por el cartel del festival de Cannes, que nunca llegó a pisar (sólo una de sus películas, Eva al desnudo, en el que tenía un pequeño papel, llegó a la Seccion Oficial en 1951). La imagen del poster, en el que aparece soplando las velas de un pastel, corresponde a su 30 cumpleaños y es, según la organización del festival, que arranca mañana, "un momento en el que el mito se encuentra con la realidad, un homenaje al aniversario de su muerte, que coincide con los 65 años del festival. Su unión simboliza la fusión de simplicidad y elegancia".

Hay quien pueda padecer ya Marilyn-resaca si se tiene en cuenta que la imagen de la actriz fallecida ha sido aún más omnipresente desde el estreno hace ya varios meses de Mi semana con Marilyn, en la que Michelle Williams interpretaba al mito durante el rodaje en Londres de El príncipe y la corista. Pero la cosa no va a desfallecer. AXN White acaba de estrenar la serie Smash, que aborda la posibilidad de un musical sobre la actriz de La tentación vive arriba. En el episodio piloto, un becario sugiere a Marilyn como tema y los dos veteranos libretistas de musicales inicialmente arrugan la nariz. "Se ha hecho hasta la saciedad". Pero tardan dos segundos en abrazar la idea. ¿Por qué no? Lo raro es que no exista ya Marilyn: el musical.

La dos candidatas a ser Marilyn en el musical de la serie ‘Smash’.

Los que prefieran aproximarse al mito desde una vertiente más highbrow (no en vano, Monroe vivió obsesionada por autoeducarse y acomplejada por no dar la talla intelectual ante su marido, Henry Miller, y sus amigos, los Strasberg), pueden hacerse con una copia de Blonde, el libro de la canadiense Joyce Carol Oates, que acaba de reeditar Alfaguara. A lo largo de más de 900 páginas, la autora y eterna candidata al Nobel, novela la vida de Norma Jean. Algunos críticos dijeron que se trataba de una novela de género, de género de terror. Y no sólo por el final que todos conocemos.

¿Más Marilyn? Oh sí. La agencia Magnum publica un libro con las mejores imágenes que tomaron sus fotógrafos de la actriz a lo largo de los años; una exposición en la Getty Images Gallery de Londres muestra vestidos y fotos ("fotos nunca vistas", claro) de la actriz y otro libro recoge fotos que tomó de ella su padre. No todo es completamente casual. En diciembre de 2010, los derechos de imagen de la actriz cambiaron de manos. Se hizo con ellos Authentic Brands Group, que no tardó empezar a exprimirlos. Autorizó la imagen de Marilyn en el anuncio de Dior en el que se cruza, como por arte de magia, con Charlize Theron, firmó una colaboración con Dolce&Gabbana para una colección temática y otra con la firma francesa Gerard Darel. Además, lanzó una línea de vinos, otra de lencería y otra de merchandising, con la marca de skateboard Alien Workshop. El presidente de Authentic Brands declaró al New York Times que su objetivo es "asociar la imagen de Marilyn con el lujo". Y en eso están.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_