_
_
_
_

Sí, tu piel también puede estar estresada

Nuestro ritmo diario también le da muy mala vida a nuestro cutis. Te proponemos soluciones para combatir los efectos del estrés en el rostro.

Marion Cotillard estrés

Mírate al espejo y suma cuántos de estos signos tienes en tu piel: falta de luminosidad, ojeras, líneas de expresión marcadas, sequedad, zonas irritadas, sensibilidad, áreas oscuras. Si tienes tres o más es posible que tu cutis esté empezando a acusar los síntomas de tu estrés diario. ¿Qué puedes hacer?

Lo ideal sería cumplir a rajatabla esos 'trucos' que todas las modelos y actrices juran y perjuran que son sus únicos tratamientos de belleza. Es decir, dormir ocho horas al día, beber mucha agua e hidratarse la piel. Sí, a todo el mundo le encantaría dormir las horas necesarias cada día pero, lamentablemente, el ritmo actual no lo permite muchas veces.

Sin embargo, el mundo de la cosmética puede ayudarnos a combatir esos efectos del estrés sobre la piel. Si a unos productos específicos para este fin les unimos lo de dormir bien, el agua y la hidratación (más una dosis de constancia, por supuesto), podemos notar resultados en unas semanas. No dejes que el estrés te afecte por dentro… ¡ni por fuera!

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_