_
_
_
_

Cómo aliviar el dolor de piernas por el calor y cuándo hay que preocuparse por las varices

Por qué aparecen, qué tratamientos son efectivos y varios trucos caseros de una de las gurús de la estética en nuestro país.

Legs on Bed
Leander Baerenz (Getty Images)

Uno de los mitos que rodea a las varices (esas venitas rojas o pequeños bultos que aparecen en las piernas, habitualmente en las pantorrillas) es que llegan con la edad. Como a las canas, las hemos puesto bajo la etiqueta del envejecimiento, así que a la molestia física que acarrean (dolor, sensación de pesadez) le añadimos la conclusión de que quien las tiene se está haciendo mayor. Sin embargo, esta patología -que en principio es leve y tiene tratamiento- puede presentarse desde la adolescencia ya que tiene una fuerte carga hormonal y genética. Las varices afectarán a entre un 25 y un 30% de los españoles en algún momento de la vida, según la Sociedad Española de Angiologia y Cirugía Vascular.

Así las describe la Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista (SERVEI): “Las venas varicosas o varices son venas bajo la piel de las piernas que se han vuelto anchas, abultadas y tortuosas. Son muy comunes y no causan problemas médicos en la mayoría de las personas”. Para comprender cómo aparecen hay que tener en cuenta cómo funciona el sistema circulatorio: la sangre fluye hacia las piernas a través de las arterias y retorna a través de las venas -ya sean profundas (que aportan la mayoría del retorno desde las piernas al corazón) o superficiales (que pueden formar las venas varicosas)- a través de unas válvulas. Si estas fallan, permiten que la sangre fluya hacia atrás y se produzca un pico en la presión cuando se está de pie. Este exceso de presión provoca dilatación en las venas, que es lo que genera dolor en las piernas. Si esta situación es muy persistente, ahí es cuando se empiezan a dibujar las varices.

Las venas varicosas y las arañas venosas a menudo tienen un componente hereditario. Las mujeres son más propensas a sufrirlas, algo determinado por factores hormonales (es más frecuente en la pubertad, el embarazo, la menopausia, con el uso de anticonceptivos orales o la terapia de reemplazo hormonal HRT), pero también influyen la edad, el trabajar mucho tiempo de pie, la obesidad y los antecedentes de trombosis venosa profunda. Sus síntomas más comunes son el dolor, la incomodidad y la pesadez en las piernas que se acusa al final del día e hinchazón en el tobillo: la buena noticia es que en general no son médicamente serios y pueden ser tratados, indican desde SERVEI. La mala, que una de cada siete personas volverá a tenerlas en un plazo de cinco años.

TRUCOS CASEROS PARA ALIVIAR LAS PIERNAS CANSADAS

Una de las grandes autoridades en belleza y estética de España es la esteticién Carmen Navarro, quien lleva 48 años aplicando tratamientos de drenaje y mejora de la circulación a las piernas de las españolas. Ella es quien ha aportado estos consejos para estos días de calor y piernas cansadas.

La infusión de té de castaño de indias
“Te ayudará a mejorar la circulación y a desinflamar”, asegura. Además, si te gusta el picante puedes introducirla fácilmente en la dieta: “Recuerda que tiene grandes propiedades para descongestionar. Incluye pequeñas cantidades y notarás el resultado”, dice.

¿Un cosmético?
Navarro recomienda Korpo Slim Gel, de Isséimi: “Con hiedra y Alga Fucus que acelera los procesos metabólicos del organismo y actúa como depurativa, purificante y estimulante. Contiene además Ruscus, una planta conocida como potente antiinflamatorio”.

Las duchas frías
“Los beneficios del frío aplicado en la piel son muchos más de los que podemos imaginar. Activan la circulación sanguínea, combaten la aparición de celulitis y varices, son magníficas para mejorar la sensación de agotamiento y piernas cansadas… La respuesta en definitiva es que son saludables pero siempre que sepamos cómo realizarlas y que no se excedan en el tiempo empleado”, asegura esta especialista. Cuando habla de agua fría, asegura que es suficiente con “tomar duchas breves de 30 segundos y a 15 grados” y, recuerda, que no por mantenerse más tiempo ni bajar la temperatura se consiguen mejores efectos. “De hecho, si nos centramos en los beneficios que aporta a nuestro organismo no olvidemos que resulta muy efectivo también para aliviar piernas cansadas y atacar la celulitis. Incluso existen cosméticos con ingredientes inspirados en la crioterapia con los que se consigue hidratar y dejar la piel tersa”, dice. Los beneficios del frío en la piel, insiste, son muchos, como el drenaje, una activación de la microcirculación, un “efecto detox”, la relajación muscular, e incluso reducir y prevenir arrugas y marcas de expresión. «Basta con recordar lo extendido que está entre los actores y actrices de Hollywood aplicar mascarillas frías antes de un rodaje con el objetivo de atenuar bolsas y ojeras, relajar la musculatura y aportar luz a la piel. Conocido como Face Icing ya lo empleaba Paul Newman, de manera más rudimentaria, introduciendo su cara en un cubo lleno de cubitos de hielo durante 30 segundos”, recuerda Navarro.

UN NIVEL MÁS: LAS VARICES

Las piernas cansadas no tienen por qué desembocar siempre en varices, pero en algunas personas la alta presión de las venas causa daños en la piel cerca del tobillo y se puede desarrollar eccema (erupción rojiza) y si se permite que estos cambios en la piel progresen, puede provocarse una úlcera. Otros problemas que las venas varicosas pueden ocasionar es flebitis (inflamación de las venas) y el sangrado. “El riesgo de sangrado como resultado de golpes en las venas varicosas preocupa a mucha gente, pero es muy ocurre muy raramente. Siempre se puede detener ejerciendo presión firme y las venas pueden entonces ser tratadas para evitar el riesgo de más resangrados”, aseguran en SERVEI.

¿Cómo se diagnostican?

“Muchas venas varicosas se originan desde válvulas debilitadas a nivel de la ingle o detrás de la rodilla. Es importante localizar específicamente el lugar donde la válvula se ha debilitado”, explican en SERVEI. “Esto se puede averiguar con una pequeña prueba para evaluar sus venas y detectar la dirección del flujo sanguíneo tanto en las venas cutáneas como en las venas profundas. Ello indicará desde donde vienen las venas y ayudará a planificar una operación, si ésta fuera necesaria”.

Si se necesita un estudio mas detallado una ecografía Doppler puede ver con más detalle y detectar válvulas debilitadas y evidencias de coágulos. Muy ocasionalmente, si esta prueba no resulta clara, se puede necesitar una radiografía de las venas (una flebografía de miembros inferiores), a través de una inyección de un colorante como contraste en una vena en el pie.

¿Se pueden eliminar?

En SERVEI especifican que en realidad no existe un tratamiento médico curativo para esta patología, aunque se puede remitir el dolor a través de la prescripción médica y puntual de analgésicos, antiinflamatorios y heparina subcutánea. También es posible eliminarlas, con distintos procedimientos.

La escleroterapia con espuma “es el tratamiento menos invasivo. Se realiza mediante la inyección controlada dentro de las venas varicosas de diversos fármacos esclerosantes se puede en ocasiones eliminar las varices”, pero precisan, “aunque mínimamente invasivo, no es aplicable a todos los casos”.

Por otra parte están los tratamientos percutáneos de varices, que no necesitan cirugía ni anestesia general: “Se aplican mediante catéteres que mediante diversas formas de energía (láser, radiofrecuencia, sistemas mecánicos…) se introducen dentro de la vena varicosa coagulándola y destruyéndola”. Dicen en SERVEI que este tratamiento es efectivo, rápido y de mínimo riesgo.

Y por último está el tratamiento quirúrgico tradicional, con el que se extirpa toda la vena enferma: “Sus ventajas son los buenos resultados ya demostrados y su inconveniente es que implica una operación con anestesia general y un tiempo de recuperación de varias semanas”.

Para quienes simplemente quieren camuflarlas con maquillaje corporal uno de los más vendidos y mejor valorados en Amazon es Airbrush Legs de Sally Hansen, que además de disimular imperfecciones de la piel consigue estimular la microcirculación para evitar la sensación de piernas pesadas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_