_
_
_
_

Los beneficios del agua de arroz casera: cómo hacerla y por qué es el truco facial preferido de TikTok

Sus incondicionales defienden que las coreanas llevan haciéndolo toda la vida para cuidarse la piel y el cabello en casa.

El agua de arroz, uno de los trucos de belleza favoritos de Tik Tok.
El agua de arroz, uno de los trucos de belleza favoritos de Tik Tok.Getty (Getty Images)

Blanco y en botella, leche. O agua de arroz. Es el latiguillo que repite mi madre siempre que quiere dar a entender que algo es una obviedad. Cada vez que lo escucho pienso que quién demonios embotella el agua de hervir el arroz. O quién le da algún otro uso al arroz que no sea hervirlo y comerlo. Han tenido que pasar varias décadas, una pandemia con muchas horas de aburrimiento en casa y el boom de las redes sociales para resolver el enigma, pero por fin TikTok me ha traído la respuesta: el agua de arroz lo mismo te sirve de tónico facial antioxidante y remedio anti acné, anti brillos, anti poros dilatados y anti todos los desastres de una piel grasa, que de presunto acelerador del crecimiento del cabello. O eso cuentan sus incondicionales.

La locura del agua arroz arrastra números de vértigo: el hashtag #ricewater cuenta con 429 millones de visualizaciones, entre melenas y usos faciales. Más comedido es el hashtag #ricewaterforskin, que aun así se acerca peligrosamente al millón de visualizaciones (919.000 en el momento de redactar este artículo). Tratándose de la red social de los retos disparatados consultamos a los expertos para saber cuánto hay de cierto en esta enésima propuesta tiktoniana. Y, atención, porque, sin ser una completa majadería, no es oro todo lo que reluce.

Así funciona este invento oriental

El agua de arroz no es más que el agua resultante de poner arroz en remojo en agua fría (no, no hace falta hervirlo). El tiempo depende de la tiktoker a la que decidamos creer, pero suele oscilar entre 30 minutos y cuatro horas. El líquido blanquecino resultante se tapa y se deja fermentar entre 2 y 5 días según @stassy2020. El mejunje resultante viene a ser un híbrido entre un tónico astringente y una loción iluminadora. El motivo es simple: al remojar el arroz, parte de sus aminoácidos y antioxidantes acaban en el agua. Eso hace que ese líquido lechoso tenga propiedades hidratantes, ligeramente exfoliantes, que afine los poros y actúe de barrera anti radicales libres. La fermentación potencia aún más esos efectos.

Para convertir ese residuo en un cosmético low cost para varios usos basta con meterlo en una botella o tarro hermético y conservarlo en la nevera. La tiktoker @jacquelinekilikita  lo usa empapando algodones desmaquilladores y aplicándolos en la zona T para lidiar con su piel grasa. @mamalinda1020 lo mismo lo usa como agua de aclarado facial que como bruma facial. @elonaldn lo mete en una cubitera y cada mañana se frota el rostro con un hielo de agua de arroz para dejarse el rostro la mar de radiante. Cada tiktoker busca su minuto de fácil y apunta un truco diferente.

El veredicto experto: aprobado, con condiciones

Para Carmen Navarro las tiktokers no van tan desencaminadas. “Sabemos que el aceite de germen de arroz contiene incluso más vitamina E que el aceite de argán. No es de extrañar que quienes utilizan el agua de arroz, aunque sea en una versión tan básica, sientan su cutis hidratado. También favorece la cicatrización y atenúa los signos de envejecimiento y la oxidación por los radicales libres. Con su uso diario se consigue una piel luminosa y un tono uniforme”, explica la experta. Eso sí, también apunta que la fórmula es un un tanto engorrosa y lo más probable es que “la mayoría no tengamos demasiado tiempo para ponerla en práctica en casa”.

Su colega Natalia de la Vega, directora de los centros Tacha, coincide con Carmen en que el arroz es rico en vitamina E y niacinamida , pero “cuando se utilizan en la industria cosmética esos activos se extraen con plena asepsia y se acompañan de conservantes. Si vas a ponerte sobre la piel agua de arroz hecha en casa, que en principio no es malo, plantéate dónde lo vas a guardar, en qué recipiente y durante cuánto tiempo. Porque pueden proliferar las bacterias y ahí tendríamos un problema”. Insiste en que, aunque le juren que va fenomenal, no lo usaría. “Me dan más tranquilidad cosméticos elaborados con todas las medidas de seguridad que estos experimentos”.

La seguridad es también la principal preocupación para dermatólogas como Natalia Jiménez, de la Unidad de Estética Facial del Grupo Pedro Jaén. “Cierto que las coreanas lo usan tradicionalmente como tónico facial por su contenido en sustancias antioxidantes y antiinflamatorias, que pueden aliviar rojeces o irritaciones. Pero al ser un remedio casero no tenemos certeza de que la concentración de principios activos sea la adecuada, ya que esto que depende del tiempo de cocción o remojo, del tipo de arroz, de la forma de almacenarlo… Es decir, no podemos ser precisos. Además, tampoco podemos garantizar que el producto no se contamine cuando lo manipulemos o lo almacenemos”. Para evitarnos disgustos sugiere buscar fórmulas de laboratorio y dejarse de experimentos caseros.

Dos propuestas que aprovechan los beneficios del arroz, sin correr riesgos: Bruma facial Go On Vacay Beauty Mist de Vera & The Birds feat Jessie Chanes (18 €) y el serum exfoliante Selfless by Hyram de The Inkey List (22,99 €, solo en Sephora).
Dos propuestas que aprovechan los beneficios del arroz, sin correr riesgos: Bruma facial Go On Vacay Beauty Mist de Vera & The Birds feat Jessie Chanes (18 €) y el serum exfoliante Selfless by Hyram de The Inkey List (22,99 €, solo en Sephora).

El supuesto crecepelo para una melena perfecta

La covid nos cerró de un día para otro  las peluquerías. También trajo mucho aburrimiento y tiempo libre para cuidarnos el pelo en casa. La consultora de tendencias WGSN ya apunta como una tendencia para 2024 los tratamientos sostenibles hechos en casa. Rosalina Villanueva, experta en tendencias de WGSN, reconoce que “con el confinamiento muchas mujeres empezaron a cuidarse el pelo con rituales domésticos, algunos creados con elementos sencillos, naturales y sostenibles”. Los tutoriales de Youtube y los vídeo de TikTok dispararon sus visualizaciones, “sobre todo, las rutinas de engrase de prelavado (adoptadas de la cultura india) y el agua de arroz fermentada para el crecimiento del cabello (popular en el sudeste asiático)”.

La fermentación – explica Villanueva – alarga la vida útil del producto y favorece la proliferación de bacterias beneficiosas. “Al agua de arroz fermentada se le atribuyen propiedades beneficiosas para cuidar el cuero cabelludo irritado, reparar el cabello dañado y mejorar el crecimiento del cabello”, apunta la experta. Se usa como agua de aclarado, como serum o como una especie de loción que se deja actuar varias horas sobre el cuero cabelludo y el cabello antes de aclarar. Sus incondicionales aseguran que, usándolo un par de veces a la semana durante dos o tres meses, el cabello crece más deprisa.

La tricóloga Rocío Gil, de la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar del Grupo Pedro Jaén, desmonta esta ilusión de convertirse en Rapunzel: “El uso del agua de arroz no tiene ninguna evidencia científica ni como acelerador del crecimiento capilar, ni como tratamiento anticaída”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_