Condenado a 18 meses de prisión el joven que destrozó un ‘picasso’ en la Tate Modern

El juez concluye que Shakeel Massey dañó 'Busto de una mujer', valorado en 22 millones de euros, en busca de "notoriedad"

'Busto de una mujer', el cuadro de Pablo Picasso atacado en la Tate Modern londinense.
'Busto de una mujer', el cuadro de Pablo Picasso atacado en la Tate Modern londinense.tate modern

Agarró varios candados, y envolvió su mano en una bufanda. Entonces, rompió el cristal protector y consiguió rasgar el cuadro, justo en el medio. Luego, lo quitó de la pared y lo arrojó al suelo. Cuando Shakeel Massey, de 20 años, fue detenido el 28 de diciembre por dañar Busto de una mujer, de Pablo Picasso, en la Tate Modern de Londres, dijo a la policía que la suya había sido una “performance”. Para el juez, sin embargo, se trata de un evidente delito, de ahí que el tribunal Inner City Crown de Londres condenara el pasado martes el chico a 18 meses de prisión, tal y como informa la BBC. Justo el mismo tiempo que necesitará la obra, valorada en 22 millones de euros, para su reparación, según aseguraron varios expertos durante el juicio, con un coste que rondará los 390.000 euros. El magistrado, Jeremy N. Donne, concluyó que Massey actuó en busca de “notoriedad”.

El joven, artista y estudiante de arquitectura de origen angloindio, era residente en Londres, según los medios británicos, aunque La opinión de Murcia publicó que vivía en El Mirador, en San Javier (Murcia). Massey ya se había declarado culpable. Según la reconstrucción del fiscal en el juicio, accedió al museo sobre la una de la tarde, y observó el cuadro durante unos tres minutos, antes de llevar a cabo su plan.

Cuando fue detenido, llevaba consigo una nota escrita a mano donde preveía que sería condenado y enviado a la cárcel, según Artnet. Su texto también recordaba otro ataque anterior sufrido por una obra de la Tate, cuando el artista polaco Vladimir Umanets desfiguró un cuadro de Mark Rothko. Antes, Massey también había publicado en su Instagram la foto de un papel, dirigido presuntamente a sus amigos, donde había escrito: “Pensaréis que es impulsivo y de la nada, pero son más de tres años de planificación. Siento no haberme despedido de muchos de vosotros, los de mi pueblo, Salinas, Larios, Pablo Pulpo… La mitad me hubierais asesinado. No creo que llegue a ser uno de los mejores de nuestros tiempos, pero sí el más prolífico, y espero volver en un par de años habiendo conseguido todo lo que creíais que era capaz de conseguir y más”. El texto, firmado como “El indiako d’el Mirador” [una pedanía de San Javier] añadía: “Si queréis contexto, mirar (sic) noticias del @Tate (museo de arte)”. Y terminaba con la frase: “Viva Murcia y viva El Mirador”.

El juez consideró que Massey no era “más que un chico de 20 años en busca de fama”, y justificó la condena a prisión por “el impacto sobre la opinión pública y la gravedad de la ofensa, junto con la necesidad de disuadir a otros de esta forma de conducta”. El propio abogado de Massey, Glenn Harris, reconoció durante el juicio según Artnet que el ataque era “injustificable”. “Hizo lo que hizo de forma enloquecida, por cinco minutos de fama. Era un artista inmaduro intentando expresar a saber qué”.

Busto de una mujer fue realizado por Picasso en París en 1944, hacia el final de la ocupación de la ciudad por parte de las tropas nazi. La obra retrata a la amante del artista Dora Maar, y pertenece a un coleccionista privado, que la cedió prestada a la Tate desde 2011.