Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco pedirá a Sánchez acercar en bloque a los 216 presos de ETA

Urkullu propone cambiar el criterio penitenciario para iniciar el itinerario de reinserción una vez acercados, y no como "premio"

Presos de ETA
Manifestación celebrada en Bilbao el pasado enero a favor del acercamiento de los presos de ETA.

El Gobierno vasco quiere tener a los 216 presos de ETA en Euskadi, o cerca, para iniciar los procesos de reinserción. El secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández ha explicado este miércoles que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu va a pedir al nuevo Gobierno de coalición un cambio de 180 grados en la política penitenciaria. Si hasta ahora el acercamiento a prisiones próximas era el resultado de que el preso, individualmente, había dado algún paso para separarse de la violencia armada y de la organización terrorista de la que formó parte, ahora quiere que el acercamiento sea una cuestión previa y generalizada.

"El concepto debe ser que, para comenzar el proceso de reinserción, deben estar cerca", ha insistido Fernández tras subrayar que esto no supone que se haga "un regalo" a las personas presas, sino avanzar en la "justicia" para sus familias. A su juicio, es necesario replantearse el modelo de reinserción con el fin de ir hacia un modelo más abierto que contribuya a la reintegración social de los reclusos tras su excarcelación.

Fernández ha explicado este miércoles en la televisión pública vasca que la propuesta actualizada para acercar a los 216 presos de ETA se centra en siete cárceles cercanas a Euskadi: Zaballa (Alava), Basauri (Bizkaia), Martutene (Gipuzkoa), Pamplona, El Dueso (Cantabria), Logroño y Burgos. Fernández no ha explicado, sin embargo, cómo comenzará la reinserción de los presos una vez acercados, habida cuenta de que la progresión va a depender de la actitud que tome el preso de manera individual en la prisión.

Las palabras de Fernández se producen apenas cuatro días después de que más de 65.000 personas se manifestaran por las calles de Bilbao en demanda del acercamiento de los presos de ETA. Una marcha convocada por asociaciones próximas a la izquierda abertzale  que no contó con el apoyo oficial del PNV, PSE, ni PP. Sin embargo, salvo el PP, el resto de los partidos vascos, incluidos los socialistas, creen que tras el final de ETA, de la violencia armada y de su disolución como organización terrorista, la política penitenciaria debería dar un giro y facilitar el acercamiento de los presos hacia sus lugares de procedencia.

El plan que será trasladado al Gobierno de Pedro Sánchez no forma parte de ninguno de los acuerdos firmados entre el PNV y el PSOE para dar el sí de los nacionalistas a Pedro Sánchez, y, según explican fuentes de la presidencia vasca, tampoco ha sido trasladado de forma previa. "Si este tema no estuviera tan politizado sería de sentido común, porque tiene más que ver con los derechos que tienen los presos", explican estas fuentes. "No se trata de ponerles en libertad ni mucho menos, solo de acercarles en la medida de lo posible", explican.

La mayoría de las asociaciones de víctimas se han manifestado siempre en contra de ese criterio y creen que el acercamiento ha de ser un premio en la medida en la que los reclusos vinculados a la banda se separen de la actividad criminal que les llevó a la cárcel. En concreto la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), ha recordado este miércoles que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu ya planteó en 2017 que los presos de ETA tuvieran un alejamiento máximo de 250 kilómetros. Su portavoz Carmen Ladrón de Guevara se ha mostrado hoy en contra de esta medida. "Hay que mantener la dispersión como un elemento de reinserción de los presos, ya que este tipo de acercamientos no pueden ser generalizados sino individualizados, y en base a un pronóstico favorable de reinserción", ha señalado la letrada.

El portavoz del PP en el Parlamento vasco, Carmelo Barrio, también ha rechazado la nueva propuesta y ha pedido al presidente, Pedro Sánchez, que actúe con responsabilidad y no "ofenda" a las víctimas del terrorismo. Barrio ha criticado que uno de los primeros contactos que el Gobierno autónomo va a tener con el central sea para "interceder y pedir favores para Bildu y el colectivo de presos de ETA", pese a que "no se han apartado de la estrategia de la violencia, no han renunciado a ella, y no han colaborado con la Justicia".

El Ministerio del Interior anunció la primera semana del pasado diciembre el traslado a cárceles próximas a sus domicilios de otros tres presos de la banda, con lo que sumaban 13 desde que Pedro Sánchez asumiera la Presidencia del Gobierno y anunciara un cambio de la política penitenciaria. El colectivo de presos de ETA (EPPK en sus siglas en euskera) volvió a criticar este pasado sábado, en el contexto de la manifestación de Bilbao, que el número de acercamientos realizados "está lejos de las expectativas generadas”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >