Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abascal dedica la mitad de su discurso a difundir bulos contra la violencia machista

El líder de Vox afirma que el nuevo Gobierno cuenta con el “beneplácito de ETA”

El líder del Vox, Santiago Abascal, durante su intervención este martes en el Congreso.
El líder del Vox, Santiago Abascal, durante su intervención este martes en el Congreso. EFE

“Quiero empezar condenando el repugnante asesinato que un hombre cometió ayer contra su mujer y su hija de tres años”. Parecía que Santiago Abascal, líder de Vox, había rectificado súbitamente su discurso negacionista de la violencia de género, cuando comenzó así este martes su discurso en el debate de investidura. Hasta Adriana Lastra, portavoz del PSOE, le aplaudió sorprendida desde su escaño. No era así. Abascal utilizó el primer crimen machista de 2020 —el Gobierno confirmó ayer a madre e hija como las primeras víctimas de violencia de género— para lanzar el primer bulo: sostuvo que, con una ley de “violencia intrafamiliar”, esa niña estaría amparada por la ley. Obvió que ya lo está, porque desde 2015 una ley específica protege a los menores víctimas de la violencia de género. El líder de Vox dedicó casi la mitad de su discurso en la investidura a la violencia contra las mujeres, demostrando que este seguirá siendo uno de sus temas bandera en la nueva legislatura.

Abascal desarrolló a continuación un discurso xenófobo, vinculando —con datos falsos— la inmigración con las agresiones sexuales. Enumeró una supuesta lista de agresiones en grupo cometidas por inmigrantes, y sostuvo que “el 69% de todos los hombres imputados por violaciones grupales eran extranjeros”. Ese dato es falso, según el Ministerio del Interior, porque no existe una estadística completa desagregada por la nacionalidad de los agresores. Segundo bulo en 8 minutos de intervención. “Dejen de manipular los datos. El problema no es la raza ni el origen, es el machismo. Se llama machismo, y mata”, le replicó después la portavoz socialista, Adriana Lastra.

Abascal justificó su interés en la violencia contra las mujeres como eje central de su discurso en la investidura porque es “una de las razones más poderosas” que fundamentan su no a Pedro Sánchez, explicó. Se trata, además, de un tema que le diferencia del PP: Pablo Casado le había arrebatado gran parte del espacio el sábado con un discurso durísimo. Quizá por eso el líder ultraderechista elevó varios grados ayer sus descalificaciones contra el nuevo Gobierno: acusó a Sánchez de dar un “golpe institucional” y de querer presidir “un Gobierno ilegítimo”, “integrado y copresidido de facto por comunistas con estrechos vínculos con dictaduras”. No hay pruebas de esas afirmaciones. “Un Gobierno que cuenta con el beneplácito de ETA”, concluyó por elevación por el hecho de que Bildu se haya abstenido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >