Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda carga contra el PP tras publicarse nuevos papeles de Bárcenas

"Quienes financiaron al Partido Popular de manera ilegal tenían interés en que gobernara Esperanza Aguirre", denuncia Simancas

papeles de barcenas
Rafael Simancas y Esperanza Aguirre, en la Asamblea de Madrid en junio de 2003.

La izquierda reaccionó este domingo con contundencia contra el Partido Popular tras publicar EL PAÍS nuevos documentos de Luis Bárcenas, extesorero nacional de la formación conservadora, que revelan gastos irregulares del PP de Madrid desde 2003. "Quienes financiaron al PP de manera ilegal tenían interés en que gobernara Esperanza Aguirre", denunció este domingo Rafael Simancas (PSOE), que perdió el Gobierno de la Comunidad tras el episodio conocido como Tamayazo.

Actual secretario general del grupo parlamentario socialista en el Congreso, Simancas perdió la presidencia de la Comunidad de Madrid en 2003 por culpa de dos parlamentarios de su grupo. Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, que traicionaron al PSOE y forzaron la repetición de elecciones. Estos hechos, conocidos como el Tamayazo, dieron lugar a la campaña de octubre de 2003, tras la que el PP logró la mayoría absoluta que no alcanzó en los comicios de mayo. Aguirre ganó entonces con 1.346.000 votos, apenas 26.000 de diferencia respecto a la suma de PSOE e IU, lo que le otorgó 57 diputados, uno por encima de la mayoría absoluta.

Aquella campaña electoral se alimentó en parte con fondos no declarados a Hacienda procedentes de empresarios o con dinero de las fundaciones del PP que se nutrían de donaciones de contratistas públicos, según los documentos publicados este domingo por EL PAÍS que el extesorero nacional del PP, Luis Bárcenas, sacó de la sede de su partido y guardó en su casa. "Los nuevos papeles de Bárcenas confirman ahora nuestras impresiones de entonces", señala Simancas. "En aquella campaña, el PP triplicaba nuestra publicidad estática. No entendíamos cómo podían disponer de recursos para insertar publicidad en todos los periódicos gratuitos de distritos y pueblos. Disponían de voluntarios en las calles que montaban puestos de distribución de propaganda a los que pagaban. En las carreteras, por cada cartel nuestro había 10 del PP".

El dirigente socialista denuncia que en aquella campaña de octubre de 2003 hubo "muchos recursos privados espurios" para impedir un Gobierno de izquierdas en Madrid. Y concluye: "Había intereses especulativos dispuestos a financiar al PP, los promotores corruptos del suelo, los que estaban esperando beneficiarse de las privatizaciones de hospitales y comercios, o la mafia de contratistas públicos".

Simancas sospecha que la caja b del PP de Madrid sirvió también para pagar a los diputados socialistas que le traicionaron y evitaron un Gobierno de izquierdas en la Comunidad de Madrid. "¿Quién paga esto? ¿Y por qué? Yo creo que quienes financiaron al PP de manera ilegal tenían interés en que gobernara Aguirre y no el PSOE. Son la misma gente que ha esquilmado las arcas públicas y no querían un Gobierno decente como el mío. Aunque los delitos estén prescritos, sería bueno que por moralidad democrática se aclarara todo lo ocurrido".

Simancas no ha sido el único político que ha reaccionado este domingo a la publicación de los nuevos papeles de Bárcenas. El secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, ha escrito en su cuenta de Twitter: "Partido Popular. Amañando las elecciones (al menos) desde 2003". Su compañera Isabel Serra, portavoz de esta formación en la Asamblea de Madrid, ha añadido: "La deuda que adquirió el PP con el Tamayazo no la pagó Aguirre, la pagamos entre todos y todas. Nos salió bien caro. Desde ahí el PP de Madrid no dejó de acudir dopado a las elecciones porque la corrupción es su forma de gobierno, el saqueo de lo público". También en el ámbito de la izquierda, Mónica García, diputada autonómica de Más Madrid, ha apuntado: "El PP nunca ha concurrido a unas elecciones en Madrid sin hacer trampas a la democracia y sin caja b. Y claro, luego querremos gobiernos limpios".

El Partido Popular, por su parte, ha insistido este domingo que su formación rechaza cualquier tipo de corrupción y que no tiene "nada que ocultar". "Con la presidencia de Pablo Casado, el PP ha tomado todas las medidas necesarias para luchar contra la corrupción y hemos dicho en numerosas ocasiones que no queremos a nadie que haya tenido nada que ver con quien haya metido la mano en la gestión pública", ha dicho la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Beltrán.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información