Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrimadas se postula para suceder a Rivera: “En la vida hay que dar pasos al frente”

La portavoz de Ciudadanos considera que tiene el apoyo "mayoritario" para liderar la formación

Arrimadas Ciudadanos
Inés Arrimadas saluda a Albert Rivera durante la noche electoral del 10-N. EFE

“En la vida, en las situaciones difíciles es cuando hay que dar pasos al frente”. Una semana después de la dimisión del líder carismático de Ciudadanos, su fiel escudera Inés Arrimadas se postula como candidata a la presidencia del partido. La portavoz parlamentaria de Cs acepta recoger el testigo con el apoyo de todos los sectores de la formación, aunque no será elegida hasta que se celebren primarias la próxima primavera. De momento, su línea es continuista con la de Rivera y mantiene el no a la investidura de Pedro Sánchez.

No había otra candidata posible que Inés Arrimadas, repetían en prácticamente todos los círculos de Ciudadanos desde que el pasado lunes Albert Rivera abandonó su carrera política obligado por los pésimos resultados electorales. La portavoz parlamentaria y cabeza de lista por Barcelona ha dado un paso al frente casi por aclamación. Desde el lunes, no ha dejado de recibir llamadas y mensajes de compañeros pidiéndole que asuma el reto de reflotar el partido. Todos los posibles aspirantes se han quitado de su camino. Aunque todavía tiene que ser elegida por la militancia en primarias, nadie duda de que lo será, ya que no se prevén rivales de peso. La mujer de 38 años que ganó las últimas elecciones autonómicas en Cataluña está llamada a asumir las riendas de Ciudadanos en la era post Rivera.

La portavoz desveló sus intenciones de postularse en una entrevista este lunes en televisión sin que aún esté convocado el congreso en el que los militantes elegirán. Por eso lo hizo de forma oficiosa, sin verbalizarlo expresamente, pero sin dejar lugar a dudas. “Yo estoy aquí, estoy fuerte, valiente, voy a estar a la altura de las circunstancias, pero respetaré los plazos del partido”, dijo en Antena 3. Sus palabras fueron interpretadas como la confirmación de su candidatura en todo el partido. Prácticamente toda la dirección saliente la felicitó por el anuncio con mensajes en las redes sociales.

A pesar de que ya parezca hecho, Ciudadanos está todavía en un momento muy preliminar del proceso sucesorio. Siete días después de la dimisión de Rivera, el partido aún no tiene constituida la gestora. La ejecutiva saliente pilota la formación de forma transitoria hasta que el 30 de noviembre el consejo general (máximo órgano entre asambleas) elija la gestora. El congreso para la elección de la nueva ejecutiva y el nuevo liderazgo no se celebrará hasta pasado el 10 de marzo, porque así lo estipulan los estatutos. Los tiempos del partido van a llevar, en consecuencia, un ritmo más lento del de la vertiginosa política española y tendrá que ser la gestora la que decida el voto de los 10 diputados de Ciudadanos en la investidura de Pedro Sánchez, prevista para diciembre.

Arrimadas, como la probable nueva líder, y como presidenta y portavoz del grupo parlamentario, tendrá un peso determinante en esa decisión. Y su posición es continuista con la de la dirección saliente: los 10 diputados de Cs no permitirán con su voto que salga adelante el Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, aunque esté en su mano evitar que la gobernabilidad recaiga en ERC. “Esa coalición depende de los nacionalistas sí o sí, aunque votáramos que sí, cosa que evidentemente no va a ocurrir”, defendió la portavoz.

A partir de ahora, la candidata tiene además la tarea de armar un nuevo proyecto para Ciudadanos que lo saque del riesgo de la irrelevancia con sus 10 escasos diputados, y de definir un nuevo equipo. No se divisa sencillo. El quién está claro en Ciudadanos, pero falta el qué: el partido se ha dividido en el análisis de qué falló y en las propuestas del rumbo tiene que marcar en la nueva etapa. Arrimadas hizo una reflexión autocrítica. Asumió una equivocación “de estrategia política” y reconoció que Cs “desorientó” a sus votantes. “Creo que no hemos sabido explicar lo suficiente que Sánchez nunca quiso llegar a un pacto que no fuera con Unidas Podemos”, dijo. “No explicamos bien esa solución de desbloqueo”, añadió sobre la oferta de abstención in extremis.

Arrimadas sugirió, además, que Ciudadanos necesita “cambios” internos. El partido aguarda sus próximos pasos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información