Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esperanza Aguirre: “Sánchez le va a dar el gusto a Franco, que quería ser enterrado en El Pardo”

La expresidenta madrileña, imputada en el 'caso Púnica', niega las acusaciones y asegura que "ningún español" cree que se haya llevado un euro ilegalmente

La expresidenta madrileña Esperanza Aguirre ha criticado este jueves el traslado de Franco del Valle de los Caídos, avalado por el Tribunal Supremo, y la ley de memoria histórica. "Pedro Sánchez va a darle el gusto a Franco, porque él quería ser enterrado en El Pardo", ha dicho en un desayuno informativo organizado por el Diario de Avisos. "Me parece fatal desenterrar a los muertos y que no dejen [a los familiares] enterrarlos donde ellos quieran", ha añadido.

Aguirre ha descrito la ley de memoria histórica, aprobada en 2007 por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, como "un misil directo a la línea de flotación a la convivencia". Parte de los objetivos de esa norma es, precisamente, el de facilitar subvenciones para que los familiares de los fusilados del franquismo que yacen en fosas y cunetas puedan enterrarlos donde ellos quieran. "Zapatero puso en marcha este proceso, continuado por Podemos, que ha logrado descalificar a media España, la que no comulga con la interpretación que tienen ellos del país", ha dicho la expresidenta madrileña sobre la norma. "Parece que, 40 años después, la izquierda quiere romper, no con Franco, sino con el sistema constitucional. La derecha está rota en tres partidos, pero siempre al lado de la Constitución; la izquierda parece tener una nostalgia del comunismo incluso dentro del PSOE".

Aguirre sostiene que el Valle de los Caídos se concibió como un monumento "de reconciliación", pero el propio Franco señaló otras intenciones. Tanto en el decreto en el que habla por primera vez del monumento, en 1940 —"para que las futuras generaciones rindan tributo de admiración a los héroes y mártires de la Cruzada"—como en su discurso de inauguración —"No sacrificaron nuestros muertos sus preciosas vidas para que nosotros podamos descansar. La antiEspaña fue vencida, pero no está muerta. La vemos levantar cabeza"—.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, imputada por el caso Púnica, ha asegurado que todas las acusaciones sobre ella son falsas. "Nunca he dicho que se tenga que adjudicar a una persona o a una empresa un determinado contrato". El juez Manuel García Castellón considera que Aguirre "supervisaba" la caja b del PP madrileño. “No hay ningún español que piense que yo me he llevado ni un duro”, ha rebatido ella, que sin embargo, ha acusado a "la corrupción y el fracaso de Zapatero" de provocar  en los ciudadanos "una desconfianza tremenda en los políticos"."De ahí que sea tan importante que se seleccione mejor a las personas que se dedican, o se van a dedicar, a la política". Aguirre dimitió en febrero de 2016 como presidenta del PP de Madrid después de que la Guardia Civil registrara su sede y cuando su antigua mano derecha, Francisco Granados, llevaba más de un año en prisión.

Durante el foro, la expresidenta madrileña también ha hablado de Mariano Rajoy, a quien ha dedicado numerosos reproches en los últimos años, por ejemplo, por no haber derogado la ley de memoria histórica de Zapatero cuando estuvo en el Gobierno. "Discrepo con él en lo político porque él no quiere líos y yo suelo meterme en ellos, pero si viene aquí, ahora mismo, comemos juntos y charlamos. Es una persona encantadora", ha dicho. A continuación, ha vuelto a criticarle, sin citarlo: "Muchos de los votantes del PP se vieron abandonados por el partido, por ejemplo, en Cataluña, donde muchos votaron a Ciudadanos, que ha mantenido una postura valiente. Los 2,7 millones de votos de Vox tienen su causa en el abandono de determinados debates por parte del PP".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >