Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sancionados cuatro de los mandos militares que firmaron el manifiesto de exaltación de Franco

El quinto expedientado, también en la reserva, está aún pendiente de resolución

franco
La tumba del dictador Francisco Franco en la Basílica del Valle de los Caídos.

Más de un año después de que, al socaire de la polémica generada por la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, casi un millar de mandos de las Fuerzas Armadas firmaran un manifiesto apologético del dictador, cuatro de ellos han sido sancionados y el quinto está pendiente de resolución al haber solicitado nuevas pruebas, según fuentes del Ministerio de Defensa. Al menos uno de los que suscribió el comunicado antifranquista, en respuesta al anterior,  también ha sido castigado.

El Ministerio de Defensa no quiere revelar las sanciones impuestas a los expedientados (un teniente coronel, dos comandantes y dos capitanes), amparándose en su carácter confidencial, pero la ley disciplinaria de las Fuerzas Armadas castiga con multa de ocho a 14 días las faltas graves de las que fueron acusados: “Hacer peticiones, reclamaciones, quejas o manifestaciones contrarias a la disciplina o basadas en aseveraciones falsas, así como formularlas con carácter colectivo a través de los medios de comunicación social” y “efectuar con publicidad manifestaciones o expresar opiniones que supongan infracción del deber de neutralidad política o sindical”.

La “declaración de respeto y desagravio” al general Franco, que exaltaba sus supuestas virtudes castrenses y hacía apología del golpe de Estado de julio de 1936, fue suscrita en agosto de 2018 por 181 militares, a los que se sumaron varios centenares más. La mayoría estaban retirados y gozaban de plena libertad de expresión; entre ellos, el exjefe del Estado Mayor del Ejército Luis Alejandre o el general de brigada de Infantería de Marina Agustín Rosety, que hasta la disolución del Congreso el pasado martes era portavoz de Vox en la Comisión de Defensa. Los expedientados eran los únicos que, por encontrarse en la reserva, estaban sujetos a disciplina militar.

El manifiesto profranquista generó una respuesta de signo contrario. Una veintena de militares, guardias civiles y viudas de mandos demócratas suscribieron un escrito en el que subrayaban que el dictador no merecía respeto ni desagravio sino la “repulsa más absoluta”. También este caso, la mayoría de los firmantes eran mandos retirados, como el exjefe del Estado Mayor de la Defensa Julio Rodríguez, pero a diferencia del manifiesto franquista lo suscribieron también algunos militares en activo.

El Ejército de Tierra sancionó con 12 días de multa al cabo Marcos Santos por firmar la declaración contra Franco y añadir como aportación personal la apostilla: “Salud y República”. Además, le impuso otra sanción de 10 días por conceder una entrevista al digital eldiario.es.

Por el contrario, la Armada ha archivado el expediente por falta grave abierto a un cabo de Infantería de Marina que, además de adherirse al manifiesto antifranquista, añadió la apostilla: “El silencio también humilla a las víctimas y nos convierte en cómplices de la traición”.

El cabo alegó en su descargo que el jefe de la Armada publicó una carta abierta en la que criticaba la retirada de una calle en Barcelona al almirante Cervera, pero el instructor del expediente rechazó este argumento. “No se comprende qué tiene que ver el general Franco con el almirante Cervera, héroe de las guerras de Filipinas y Cuba fallecido en 1909, cuando Franco solo tenía 16 años y era un simple cadete de la Academia de Infantería de Toledo”, zanjó

Finalmente, el expediente ha sido archivado porque el cabo se acogió a su derecho a no declarar y no ha podido probarse que fuera el autor del comentario.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información