Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álvarez de Toledo: “Me sorprende que me califiquen de extranjera en mi propio partido”

Continúa la tensión entre la portavoz del PP y sus compañeros en Euskadi

Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo este lunes en un desayuno informativo. En vídeo, la portavoz del PP critica que Alfonso Alonso ironice sobre sus orígenes argentinos. FOTO: RODRIGO JIMÉNEZ (EFE) | VIDEO: EFE

El líder del PP nacional, Pablo Casado, y el del PP vasco, Alfonso Alonso, trataron este fin de semana de cerrar la convención de la formación en Euskadi con un mensaje pacificador tras el enfrentamiento abierto con la portavoz popular, Cayetana Álvarez de Toledo, que había acusado de "tibieza" a sus compañeros vascos. Pero las espadas siguen en alto. 

"Me ha sorprendido mucho que un antinacionalista acérrimo, como el señor Alfonso Alonso, de mi propio partido, me califique a mí como persona extranjera", ha declarado Álvarez de Toledo. La portavoz del PP en el Congreso se refería a unas declaraciones del líder de los populares vascos, cuando se refirió, sin citarla, a la final del mundial de baloncesto. "Yo quiero que gane España, aunque respeto profundamente a los argentinos. Somos compañeros y amigos. Ni polémicas ni polémicos. No somos niños", añadió.

Álvarez de Toledo aseguró que no quería entrar en "ataques ad hominem", sino "debatir sobre ideologías", pero sus acusaciones de tibieza al nacionalismo en Euskadi, donde compañeros de partido han necesitado escolta durante años, aún escuecen en las filas del PP vasco. “Mientras algunas caminaban sobre mullidas moquetas, otros nos jugábamos la vida”, replicó el viernes el portavoz popular en el Parlamento vasco, Borja Sémper.

Esta no ha sido la primera polémica abierta entre el PP nacional y el vasco. El pasado julio, la apertura de un expediente a un juntero provincial, Juan Carlos Cano, amenazado por ETA, por votar a favor de que Bildu presidiera una comisión de derechos humanos —dijo que había sido un error y su voto no fue determinante—, levantó ampollas entre los populares vascos, que calificaron la medida de Génova de "canallada". "Mi partido le abre un expediente. Supongo que para aclarar si es connivente con ETA. A estas alturas. Es descorazonador dedicar una vida a una causa y que esta sea la respuesta”, replicó entonces Sémper para defender “el honor” de su compañero.

El enfrentamiento con Álvarez de Toledo es una muestra de un malestar extendido entre barones del partido por su nombramiento como portavoz del PP en el Congreso. Tras el batacazo electoral algunos dirigentes regionales trasladaron su rechazo a esa elección, al considerar que les alejaba del centro político y que incidía en la imagen de derechización a la que responsabilizaban del mal resultado en las urnas el pasado 28 de abril, cuando bajaron de 137 a 66 diputados. Pero tras los comicios autonómicos y municipales del 26 de mayo y los pactos con Ciudadanos y Vox que han permitido al PP conservar poder territorial y recuperar plazas como la capital, Casado decidió ignorar esas advertencias y nombrar a Álvarez de Toledo, la primera entre los  portavoces parlamentarios que ha confesado haber votado a un partido diferente al que ahora representa, el de Albert Rivera. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >