Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volantazo de Rivera horas antes de la última reunión con el Rey

El líder de C's propone al PP una abstención conjunta si Sánchez acepta tres compromisos

El líder socialista pide a Cs y PP que se abstengan para facilitar su investidura

El líder de Cs, Albert Rivera. En vídeo, el político lanza una propuesta para investir a Sánchez. VICTOR J BLANCO (GTRES) | VIDEO: ATLAS

Casi cinco meses después de las elecciones, tras una investidura fallida, una crisis interna que se llevó por delante a destacados miembros de la ejecutiva de Ciudadanos y a punto de una nueva convocatoria electoral, Albert Rivera rectificó. Volantazo táctico de 180 grados del líder de Cs, que hasta este pasado fin de semana defendió con vehemencia su no a Pedro Sánchez. Rivera sorprendió este lunes con una propuesta in extremis de abstención conjunta con el PP sujeta a tres condiciones sobre Navarra, Cataluña y los impuestos. Los socialistas, que sostienen que ya las cumplen, le invitaron a abstenerse.

Encuentro "positivo" de PP y Cs

La reunión de los líderes de PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, la tarde de este lunes en el Congreso tras la propuesta de abstención conjunta de Cs con el PP se ha saldado con la satisfacción de ambas partes. Fuentes del PP han reconocido coincidencias con la formación de Rivera, pero mantiene su rechazo a facilitar la investidura de Pedro Sánchez. En un comunicado, Cs ha dicho que el encuentro ha sido muy positivo y ha instado al líder socialista a "mover ficha".

Hasta casi el último momento hizo creer a todos Albert Rivera que llevaría su no a Pedro Sánchez al final. Tanto le creyeron, incluso los suyos, que la decisión le costó este verano una crisis interna con dimisiones significativas de su dirección, como la del entonces secretario de Programas, Toni Roldán, o la baja de militancia del catedrático Francesc de Carreras, uno de los fundadores del partido. El presidente de Ciudadanos quiso esperar hasta este lunes, a solo siete días de la disolución automática de las Cortes si no hay acuerdo que lo impida, para un giro de guion que esta vez nadie esperaba. Rivera, que en estos meses ha catalogado al líder socialista como “un peligro” con un proyecto “antagónico” al suyo y una “banda” a la que oponerse sin matices, ofreció ayer una abstención con condiciones a la investidura de Sánchez siempre que sea junto al PP.

La decisión la había tomado el fin de semana, después de constatar en las últimas horas que no había posibilidades de acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos y el país se encaminaba a elecciones. Aunque ya había comentado esta posibilidad con absoluto secretismo con su círculo más estrecho, no hubo fugas, y él mismo defendió lo contrario hasta el final: en una entrevista publicada el domingo en El Confidencial, volvió a insistir en el no y se quejó de que el “establishment bipartidista sueña con que haya un partido bisagra”, en alusión a Cs.

¿Por qué ahora, después de haberse enfrentado con los críticos de su partido que le pidieron lo mismo antes de la primera investidura fallida? “Es que han fracasado Iglesias y Sánchez”, se justificó Rivera. “Hemos esperado porque ellos tenían la obligación de formar Gobierno. Yo no quiero ser vicepresidente ni ministro, lo que estoy planteando es una solución de Estado”. El contexto es, además, el de que en la probable repetición electoral las encuestas sitúan a su partido como uno de los más perjudicados.

La jugada iba dirigida también al PP, al que dejó algo descolocado. Pablo Casado y Albert Rivera se reunieron por la tarde en el Congreso durante dos horas, pero no se dejaron fotografiar ni comparecieron tras el encuentro. El PP evitó comprometerse con Ciudadanos a dar su abstención a Sánchez. “Cuando se toca una puerta no hay que aporrearla o verter un cubo de basura encima. Sánchez jamás ha querido el apoyo del PP”, había argumentado por la mañana Casado, informa Natalia Junquera.

Cs condiciona la abstención en la investidura de Sánchez —siempre conjunta con el PP— a tres compromisos (en realidad son cuatro) del PSOE. En primer lugar, que los socialistas rompan su acuerdo de Gobierno en Navarra con los nacionalistas y la izquierda y formen un nuevo Ejecutivo de coalición con Navarra Suma (la plataforma de PP, Ciudadanos y UPN). En segundo lugar, que se cree una mesa para “planificar” la “eventualidad” de la aplicación del artículo 155 en Cataluña, y que el PSOE se comprometa a que no haya indultos a los líderes del procés si son condenados. Y, por último, que no se subirán los impuestos “a las familias” y los autónomos.

El movimiento duró pocas horas como expectativa de desbloqueo. El PSOE considera que ya se cumplen las condiciones de Cs y volvió a invitar a la derecha a abstenerse. “No hay ningún obstáculo real para que PP y Cs se abstengan”, contestó Pedro Sánchez desde Almansa (Albacete). Para Sánchez, ya hay un Ejecutivo en Navarra que defiende la Constitución “y no hay pacto con Bildu ni lo habrá”, por tanto, la primera condición se cumple; “el 155 se aplicará si la situación constitucional lo requiere, como ya se hizo”, por lo tanto, la segunda condición también se puede asumir, y “no se subirá la presión fiscal a la clases medias y trabajadoras”, porque lo que ha propuesto el PSOE es subir los impuestos a las grandes empresas. No convenció esa explicación a Cs, que exigió a los socialistas un compromiso por escrito.

Ni el PSOE ni Sánchez dijeron una palabra sobre la idea de garantizar que no habrá indultos a los presos del procés. El presidente siempre ha rechazado esa promesa con el argumento de que sería interferir en la independencia judicial y presuponer el sentido de la sentencia del Supremo. De hecho, no hay precedentes de un Gobierno que se haya pronunciado sobre un posible indulto antes de una decisión judicial.

Sánchez optó por no rechazar de plano la iniciativa; al revés, invitó a Rivera y al PP a abstenerse, como hizo siempre, pero sin entrar al detalle de sus condiciones. En cualquier caso, llegue o no a buen puerto esta iniciativa de última hora, en La Moncloa se recibió como una buena noticia que Ciudadanos ya no se cierre por completo a una abstención, sea ahora o después de noviembre si se repiten las elecciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información