Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Devueltos ‘en caliente’ siete de los 153 migrantes que saltaron la valla de Ceuta

El último cruce multitudinario de la frontera ocurrió hace un año, cuando más de 600 personas lograron entrar en España

Salto a la valla de Ceuta, a primera hora de este viernes.

Después de un año sin incidentes graves en la valla que delimita los ocho kilómetros de frontera entre Ceuta y Marruecos, este viernes se ha producido un nuevo salto masivo a primera hora de la mañana. Con la niebla que empaña la ciudad autónoma al amanecer, un grupo de "unos 200 inmigrantes" ha intentado alcanzar suelo español, según fuentes de la Guardia Civil, pero solo 153 lo habrían logrado. Siete de ellos quedaron encaramados a la alambrada y fueron devueltos a Marruecos mediante las polémicas "devoluciones en caliente". 

Los siete inmigrantes, que han permanecido agarrados a la valla durante casi dos horas, suplicaban a los agentes que les dejaran entrar en España: "¡España!, ¡España!", gritaban; "¡Amigo, amigo!", decían, según testigos presenciales. Todos ellos, tras ser reducidos y detenidos, han sido devueltos a Marruecos "en aplicación del protocolo", según fuentes del instituto armado, es decir, habrían sido devueltos sin haber sido siquiera identificados, sin asistencia letrada y sin derecho a solicitar asilo.

Grupo de inmigrantes a la carrera en Ceuta. ver fotogalería
Grupo de inmigrantes a la carrera en Ceuta.

Tanto el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) como el Subcomité para la Prevención de la Tortura de Naciones Unidas han declarado que las llamadas "devoluciones en caliente o sumarias" —en España también "rechazos en frontera"— atentan contra los derechos humanos, pero en julio de 2015, con la entrada en vigor de la Ley de Seguridad Ciudadana, se dio carácter legal a esa práctica.

"El rechazo en frontera a día de hoy, mientras no se pronuncie el TEDH, está recogido en la ley. Cuando este tribunal se pronuncie, España acatará la decisión y ajustará la legislación a la decisión del TEDH si fuera el caso", señalan fuentes del Ministerio del Interior.

El Tribunal de Estrasburgo celebró en septiembre del año pasado la última vista del caso de dos subsaharianos expulsados en caliente en 2014 tras saltar la valla de Melilla, una devolución sin garantías por la que el TEDH condenó a España en 2017. La resolución de esta causa determinará previsiblemente la aplicación de esta medida tanto por parte de España como por sus socios europeos.

"No puedo confirmar la cuestión, porque los desconozco y además me atrevo a pensar que no ha sido así", respondía la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá en el Consejo de Ministros de este viernes a la pregunta de si habían existido esa clase de devoluciones.

Un año sin saltos

Se trata del primer gran salto desde los dos últimos del año pasado. Más de 600 inmigrantes saltaron la valla de Ceuta el 26 de julio de 2018 y otros 116 lo hicieron el 22 de agosto, abalanzándose de golpe sobre la valla para tratar de superar los controles de los guardias marroquíes, primero, y españoles, después.

Esos últimos que lograron alcanzar suelo español, los 116, fueron en cambio expulsados al día siguiente, aplicando un Tratado de 1992, España los devolvió a Marruecos. Ese acuerdo —solo utilizado una vez en sus 13 años en vigor— contempla la expulsión en menos de 10 días de los ciudadanos de terceros países que entraran ilegalmente en España desde Marruecos, máxime si lo hacen de manera violenta. Desde el Ministerio del Interior no aclararon si se aplicaría también en esta ocasión y se hizo referencia a que, antes, “hay que ver si hay menores, que los hay”.

Fuentes del instituto armado han asegurado que al menos hay 11 agentes heridos, aparte de "al menos 15 inmigrantes" que han sufrido lesiones de distinta consideración al tratar de superar las concertinas. El Gobierno anunció que retiraría esos "elementos cruentos" al inicio de su mandato. Sin embargo, ha sido recientemente cuando el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado que finalmente comenzarán a ser retirados antes de final de año.

"En el momento del salto solo había dos guardias en el control y uno en otra garita, que avisó a una patrulla que recorría el perímetro fronterizo", detallan fuentes de la Guardia Civil. Y "posteriormente se unieron otros seis guardias. En total, "solo había una docena de agentes" para repeler un salto "de los más violentos" que recuerdan algunos de los más veteranos destinados en ese punto fronterizo.“Uno saltaron y otros atravesaron y se metieron en las dependencias del control a patadas", comenta un agente mostrando las fotos del estado destartalado en el que quedó el habitáculo tras el paso de los desesperados inmigrantes. "Ha sido un enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Ha habido violencia”, denunciaba la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en un comunicado.

Desde la asociación, la más numerosa dentro del cuerpo de la Guardia Civil, se ha instado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a establecer "un protocolo de actuación claro e inequívoco en las fronteras con Ceuta y Melilla", y a que "se pronuncie sobre las devoluciones en caliente: es urgente, en este sentido, que los agentes cuenten con una mayor protección jurídica en la labor diaria que realizan en los pasos fronterizos", recogían en su nota.

Cuatro kilómetros a toda velocidad

Los guardias están convencidos de que los inmigrantes se habían coordinado para encontrar el momento exacto para perpetrar el salto: “La niebla y el relevo del turno”.  Han cruzado a España a través del espigón de Benzú, al norte de Ceuta. Luego, tras recorrer a toda velocidad cuatro kilómetros, han llegado al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). El CETI del Jaral es habitualmente el primer destino de los inmigrantes que saltan la linde entre España y Marruecos.

"En el asalto han empleado garfios, palos y lanzado ácido", denunciaban las asociaciones de guardias civiles. "Este nuevo asalto organizado vuelve a poner en evidencia la necesidad de refuerzos técnicos y humanos en las ciudades fronterizas, tal y como viene reclamando AUGC desde hace años". Según sus informes, "son necesarios 150 agentes más en Ceuta, con una plantilla cercana a los 600 efectivos, para poder hacer frente de manera apropiada a esta clase de situaciones", señalaban fuentes de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC).

El parte médico emitido por la clínica certifica que los agentes atendidos tenían "heridas de carácter leve, por contusiones en brazos, piernas y manos", aunque también se ha resaltado que uno de ellos fue atendido por una abrasión en los ojos, presuntamente por recibir en la cara algún tipo de líquido abrasivo. Todos los agentes fueron dados de alta ya que ninguna de las heridas atendidas era de gravedad.

De los inmigrantes atendidos, solo uno ha sido trasladado hasta el Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Ceuta, donde se le ha tratado de un esguince en un tobillo, recibiendo seguidamente el alta.

El presidente del Gobierno de Ceuta, Juan Vivas (PP), ha asegurado este viernes que "apoyará" al Ejecutivo de Pedro Sánchez en "cualquier medida e iniciativa que se lleve a cabo para rechazar a quien ha accedido a la ciudad utilizando la violencia. Los líderes del PP, Pablo Casado; Ciudadanos, Albert Rivera, y Vox, Santiago Abascal, han enviado, a través de las redes sociales, mensajes de apoyo a los heridos y sus deseos de que se recuperen cuanto antes.

Vox ha denunciado, este viernes en el Congreso, la precariedad con la que, a su juicio, trabajan los guardias civiles destinados en las vallas de Ceuta y Melilla y ha exigido al Gobierno medidas que garanticen su integridad.

CETI saturado

Desde la Delegación del Gobierno también se ha indicado que con la entrada de estos nuevos inmigrantes la ocupación máxima del CETI vuelve a verse superada, ya que hasta la fecha se encontraba algo por debajo de las 512 plazas oficiales que tiene, y ahora se situará por encima de las 620 plazas, aunque también han destacado que, de momento, no se necesitará la instalación de tiendas de campaña del ejército como en otras ocasiones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información