Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FINAL DE ETA

El juez ordena identificar a los convocantes de los recibimientos a etarras en Hernani y Oñati

Los homenajes a 'Baldo' y Ugarte se investigan por supuesto enaltecimiento del terrorismo

El preso de ETA Xabier Ugarte, a su llegada a Oñate.
El preso de ETA Xabier Ugarte, a su llegada a Oñate. EFE

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha ordenado este jueves a la Guardia Civil que elabore un informe en el que identifique a los convocantes de los homenajes a los etarras excarcelados José Javier Zabaleta Elosegi, alias Baldo y Xabier Ugarte, que se celebraron en las localidades guipuzcoanas de Hernani y Oñati los días 27 y 28 del pasado julio. El magistrado investiga si estos recibimientos, en los que centenares de personas acogieron con honores a ambos miembros de ETA, constituyen un delito de enaltecimiento del terrorismo.

El juez Calama, titular del Juzgado Central de Instrucción número 4, atiende así la petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. El ministerio público se mostró favorable a investigar esos recibimientos después de que fueran denunciados por la Delegación del Gobierno en el País Vasco, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) y días más tarde por Vox. Todas las denuncias se han acumulado en un único procedimiento judicial. Tanto Covite como Vox piden al juez que indague sobre la cesión de locales municipales para los recibimientos. En ambas localidades gobierna EH Bildu.

Zabaleta Elosegi salió el 28 de julio de la prisión zaragozana de Zuera tras 29 años entre rejas en España y Francia. Antiguo jefe del aparato logístico de la banda, Baldo fue condenado por el asesinato de cuatro guardias civiles y un vecino de Zarautz (Gipuzkoa), ametrallados en el bar Haizea de esa localidad.

Al día siguiente, en el pueblo de Oñati, un sector de los vecinos dispensó un recibimiento multitudinario el etarra Xabier Ugarte, que salió de la cárcel salmantina de Topas tras cumplir 22 años de pena por el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, que pasó 532 días en un zulo de Mondragón (Gipuzkoa) entre enero de 1996 y julio de 1997.

La decisión de abrir una investigación sobre estos actos de supuesto enaltecimiento fue adoptada por el juez Calama el pasado 31 de julio. Sin embargo, la orden a la Guardia Civil de realizar el informe sobre los convocantes la ha firmado su compañero magistrado José de la Mata, que se encuentra esta semana de guardia.

Fuentes de la Fiscalía consideran que, pese a la apertura de las diligencias judiciales, una posible condena a los organizadores de los homenajes es complicada. Además de la dificultad de identificar e individualizar la conducta de los responsables de los recibimientos, tras el cese de la actividad terrorista y la disolución de ETA, la jurisprudencia sobre el delito de enaltecimiento del terrorismo ha cambiado. Ahora se exige que los actos de apología supongan en sí mismos un riesgo o una incitación a que se cometan actos violentos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >