Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El etarra Baldo, condenado a 200 años de cárcel por cinco asesinatos

La Audiencia Nacional condenó ayer a 200 años de cárcel al etarra José Javier Zabaleta Elosegi, Baldo, por el atentado perpetrado en un bar de Zarautz (Guipúzcoa) en 1980, en el que murieron asesinados cuatro guardias civiles y un vecino de esta localidad, que se encontraba casualmente en el bar. La sentencia condena a Baldo, además, a indemnizar con 50 millones de pesetas a cada una de las familias de los cinco fallecidos, y entre un millón y medio y 15 millones a los cinco heridos graves.

Zabaleta Elosegi formaba parte de un comando de liberados de ETA (a sueldo de la banda) que actuaba en las zonas de Beasain y Zarautz. El 3 de noviembre de 1980, cinco miembros de este comando, con los que iba Baldo, entraron en el bar Haizea y comenzaron a ametrallar a los guardias civiles que se encontraban allí. Según la sentencia, algunos cayeron al suelo y uno de los pistoleros se acercó para rematarlos. En el lugar de los hechos se recogieron 57 casquillos de proyectiles.

Baldo, considerado número dos de ETA y responsable del aparato logístico hasta su detención, en 1990 en Biarritz, fue extraditado por Francia en 1998 tras cumplir ocho años de cárcel por asociación de malhechores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001