Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Masivo rechazo del votante del PSOE y Podemos a otras elecciones

Solo el 5% de votantes de Sánchez e Iglesias quiere nuevos comicios, frente al 64% del PP, el 52% de Ciudadanos y el 79,9% de Vox

elecciones pulsa en la foto
Para ampliar y conocer más datos de la encuesta, pinche en el gráfico.

La investidura fallida de Pedro Sánchez ha provocado decepción, tristeza y enfado entre los votantes del PSOE y de Unidas Podemos (UP). El electorado de la derecha también lamenta las consecuencias del bloqueo político, aunque la mayoría de los que apoyan al PP y Vox confiesa sentir alivio, mientras que los de Ciudadanos están más divididos. La franja más conservadora de la población aboga por nuevas elecciones, solución que apenas logra un 5% de respaldo entre los votantes de PSOE y de UP, según una encuesta realizada por 40dB. para EL PAÍS.

El estudio del instituto de opinión tiene como objetivo conocer las impresiones y las expectativas de los ciudadanos tras el fracaso de la investidura del socialista Pedro Sánchez, ganador de las elecciones del 28 de abril y que recibió el encargado del Rey para tratar de formar Gobierno. Más de tres meses después de la celebración de las elecciones generales no hay un Ejecutivo en España y las expectativas no apuntan a una solución sencilla. El PSOE y UP negociaron las bases para un Gobierno de coalición, que hubiera sido el primero desde la II República, pero las conversaciones fracasaron por las discrepancias sobre el reparto de carteras ministeriales.

Ante el dilema de qué hacer ahora, tras el fracaso de la investidura, los votantes de Unidas Podemos apuestan masivamente, un 79,6%, por un Gobierno de coalición entre esa formación política y el PSOE. Su opción es volver a intentarlo, pese a que los socialistas han dado esa vía por cerrada, según el estudio de 40dB. para EL PAÍS, realizado entre el 27 y 29 de julio, nada más concluir la investidura fallida del candidato socialista. El sondeo se confeccionó a partir de 937 entrevistas online y tiene un margen de error de 3,27%.

La preferencia de los votantes de Podemos por un Gobierno de coalición es mucho menor en el electorado del PSOE. Un 32% opta por esa opción, frente a un 32,8% que se decanta por que la formación de Pablo Iglesias facilite el Gobierno de los socialistas a través de compromiso programático pero sin asientos en el Consejo de Ministros. Esta es también la alternativa que defiende el PSOE.

Dentro de la franja del votante socialista, un 29,4% prefiere prescindir de Unidas Podemos y que sean Ciudadanos o el PP quienes hagan posible la investidura del líder socialista, a través de la abstención. Eso mismo fue lo que hizo el PSOE con Mariano Rajoy en 2016 para permitir que el PP formara Gobierno y no hubiera que repetir las elecciones.

La posibilidad de que finalmente no haya acuerdo para desbloquear la situación y se convoquen elecciones, que deberían celebrarse el 10 de noviembre, está ya muy presente entre los partidos políticos. Los ciudadanos se muestran claramente divididos al respecto por segmentos ideológicos. Mientras que esa es una opción deseada por el electorado de la derecha, es absolutamente rechazada por la izquierda, según recoge este estudio demoscópico.

En vídeo, declaraciones de Pedro Sánchez este jueves.

Un 64,1% de los votantes del PP considera que la repetición de los comicios es la mejor opción. Esa misma línea es la que preferirían el 52,2% de los electores de Ciudadanos y en el caso de los seguidores de Vox se disparan hasta el 79,9%, pese a que ambas fuerzas afrontarían serios riesgos en caso de tener que acudir de nuevo a las urnas. Solo el 17% de los votantes del PP apuesta por la abstención en una investidura de Sánchez.

Gráfico: Sondeo tras la investidura fallida de Sánchez pulsa en la foto
GRÁFICO: Sondeo tras la investidura fallida de Sánchez

Las elecciones, sin embargo, son la peor de las hipótesis para los votantes tanto del PSOE como de Unidas Podemos. Solo un 5% de los encuestados que declaran votar a los socialistas y un 6% de los que respaldan al partido de Iglesias se decantan por volver a las urnas en una convocatoria que se celebrarían menos de siete meses después de los anteriores comicios. La alternativa que defiende ahora Pedro Sánchez para superar el bloqueo político es intentar una nueva investidura en septiembre —la fecha límite, antes de la convocatoria automática de elecciones, es el 23 de ese mes— tras cerrar un acuerdo para que Unidas Podemos le preste apoyo desde fuera del Ejecutivo, a la manera de los Gobiernos de Portugal y Dinamarca, cuyos primeros ministros son socialdemócratas y reciben apoyo parlamentario de formaciones situadas a su izquierda. Para reforzar esa apuesta, el secretario general del PSOE anunció el miércoles que convocará en los próximos días a distintas organizaciones sociales con el fin de recoger propuestas para ofrecer a Unidas Podemos la elaboración de un programa conjunto.

Reparto de culpas

¿A quién consideran los ciudadanos responsable de que no se haya podido formar Gobierno? En el estudio de 40dB., un 75,2% del total de los encuestados señala a Unidas Podemos como principal culpable del fracaso de la negociación, aunque un 69,3% considera que el PSOE tiene también mucha o bastante responsabilidad. Tanto el PP como Ciudadanos han desoído todos los llamamientos de Sánchez a no bloquear la formación de un nuevo Gobierno, de ahí que un 45,3% apunte a los populares y un 51,7% al partido de Albert Rivera también como responsables del fracaso de la investidura. Ahora bien, el PSOE aparece como la formación cuyo electorado es más crítico con su propio partido. Un 23,5 % de votantes socialistas atribuye al partido de Sánchez “mucha” responsabilidad en el fracaso de la investidura y otro 24,8% “bastante”. En el caso del electorado de Podemos, el 22,3% le achaca a la formación de Iglesias mucha responsabilidad en el bloqueo y otro 36,8% bastante. En el fuego cruzado de reparto de culpas entre los dos partidos de izquierda, el 70,7% de los seguidores de Podemos achaca “mucha” responsabilidad a Pedro Sánchez. En sentido contrario, se manifiesta un 57,7% de los socialistas respecto al partido de Iglesias

Los electorados del PP y de Vox apuntan mayoritariamente al PSOE como principal responsable: un 65,8% en el caso de los populares y un 78,3% en el del partido de Santiago Abascal. Los seguidores de Ciudadanos reparten más las culpabilidades entre las dos fuerzas de izquierda.

Suspendidos en capacidad de negociación

Ningún líder político aprueba por su capacidad de negociación. En una escala del 1 al 5, en la que el 1 significa “muy mal”, el 5, “muy bien” y el aprobado sería el 3, Pedro Sánchez se queda en un 2,4. Le siguen de cerca Pablo Casado y Albert Rivera con un 2,3 de media cada uno, mientras que Pablo Iglesias obtiene un 2,1.

Esa nota sube entre los votantes de cada partido. Los del PSOE valoran en un 3,5 la capacidad negociadora de Pedro Sánchez; los de Unidas Podemos dan un 3,2 a Pablo Iglesias; los del PP, un 3,7 a Pablo Casado y los de Ciudadanos, un 3,3 a Albert Rivera.

Los votantes de Unidas Podemos estiman en un 2,1 la capacidad negociadora de Pedro Sánchez; prácticamente la misma nota (2,0) que los votantes del PSOE dan a Pablo Iglesias.

El infructuoso desenlace de las negociaciones ha provocado sensaciones diferenciadas según los bloques ideológicos. Entre los votantes socialistas y de Unidas Podemos prevalecen los sentimientos de decepción, tristeza o enfado (54,9% y 68,3% respectivamente), mientras que en el electorado del PP y Vox el 54,9% y el 50,7% afirman haber sentido alivio, satisfacción o felicidad. En el caso de Ciudadanos los consultados se dividen en un 36,6% que siente alivio, satisfacción o felicidad, mientras que un 35,4% declara que su sensación es de desconcierto o preocupación.

En todo caso, los ciudadanos, al margen de sus simpatías ideológicas, muestran preocupación por el bloqueo político. El estudio muestra un claro consenso sobre sus negativas consecuencias. El 69,5% de los encuestados cree que afecta negativamente o muy negativamente a la marcha de la economía; el 68,1%, al bienestar de los ciudadanos; y el 73,3%, a la estabilidad del país. Se trata de una lógica que se reproduce entre los votantes de todos los partidos políticos, sin grandes diferencias entre los bloques. Los votantes socialistas, por ejemplo, comparten ese pesimismo también en casi un 70%, un porcentaje similar al que muestran los seguidores del resto de fuerzas políticas. No hay ninguna franja del electorado, en la división por partidos, que se sitúe por debajo del 70% respecto a la respuesta de sus votantes acerca de los perjuicios del bloqueo político sobre la estabilidad del país. En el caso de Unidas Podemos la cifra alcanza el 80%.

Si no hay acuerdo para la investidura, la inestabilidad se prolongaría aún durante varios meses. Las elecciones se celebrarían en noviembre, pero no cabe pensar en que hubiese un nuevo Gobierno hasta principios de 2020, en el mejor de los casos.

El recuerdo del voto y la realidad del día electoral

El recuerdo del voto es un dato que utilizan los estudios de opinión para constatar el grado de apego o desapego de los ciudadanos respecto al partido que votaron en las últimas elecciones. En el estudio de 40dB. hay diferencias importantes entre partidos respecto al voto que recibieron en las elecciones del pasado 28 de abril.

En el caso del PSOE se corresponde casi con absoluta similitud. Un 28,8% de los consultados declara haber votado a los socialistas y su voto fue del 28,68%, prácticamente idéntico. También el recuerdo y lo que ocurrió se corresponde en el caso de Ciudadanos, que obtuvo un 15,86% de los apoyos y en este estudio se salda el recuerdo con un 16%.

El desfase se produce ostensiblemente en el caso del PP, partido que fue votado por el 16,7% de los ciudadanos y ahora declara haberlo votado solo un 10,8%. En Unidas Podemos también hay discordancia. Un 14,31% votó a ese partido, pero ahora solo un 10% recuerda haberlo hecho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información