Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide siete años de cárcel para el director de cine Torbe por distribuir pornografía infantil

El juez sienta en el banquillo al ‘rey del porno’ por distribuir vídeos con una menor

Torbe
Ignacio Allende, alias 'Torbe', en una imagen de archivo. EL PAÍS

La Fiscalía de Madrid pide siete años de cárcel por delitos de distribución y posesión de pornografía infantil para el director y productor de cine porno Ignacio Allende, alias Torbe. También conocido como Torbellino, natural de Portugalete, y de 49 años, Allende está considerado el rey del porno en España. En 2016, estuvo siete meses en prisión preventiva por esta causa, en la que se vieron señalados varios futbolistas famosos, amigos suyos, que durante la instrucción se ha constatado que no cometieron ningún delito.

El Juzgado de Instrucción 29 de Madrid acaba de abrir juicio oral por los citados delitos contra Torbe; un empleado de su productora, José Carlos Panadero; y un amigo de ambos de Sevilla, José Mina, al que enviaron vídeos porno de menores. Una de estas menores, de origen rumano, fue grabada manteniendo relaciones con Torbe pese a que era menor de edad en ese momento. La Fiscalía señala que la menor, antes de las grabaciones, mintió a Torbe diciéndole que era mayor de edad cuando en realidad no había cumplido aún los 18 años. Al saber Torbe que la chica era menor, esperó a que cumpliera los 18 años para difundir en su página web, denominada Putalocura, los vídeos porno de ambos. Estos hechos lo sitúa el fiscal en noviembre de 2012.

El otro delito que la Fiscalía atribuye a Torbe ocurrió a partir del 21 de octubre de 2015. Explica el ministerio público que otra menor, catalogada en las diligencias judiciales como testigo protegido, la Tp2, contactó con Torbe en esa fecha a través de la web putalocura porque quería grabar porno. La menor rellenó un documento señalando que era mayor de edad y le envió fotos desnuda que ella misma se había realizado. Y, siempre según la Fiscalía, concertaron verse para grabar ambos  escenas de sexo.

Señala la Fiscalía que no consta que Torbe "intoxicase a la chica con alguna sustancia para viciar su voluntad" y añade que las escenas las grabó el propio Torbe con un teléfono móvil. Ocho días después,  Allende envió una foto de la Tp2 a un amigo suyo de Sevilla, el también acusado en estas diligencias José Mina, alias Franbiturbo, sin autorización de la Tp2.

Torbe esperó a que una chica fuese mayor de edad para dinfundir en su web porno vídeos sexuales que grabó cuando ella era menor

El 30 de octubre Torbe volvió a mantener contacto sexual con la Tp2 y con otra chica que se sumó a la escena porno. Todo quedó grabado. Acabado el acto sexual, Torbe pidió además a la Tp2 que se pusiera una camiseta del Atleti de Bilbao y se la subiera y bajara, dejando los pechos al aire, y al grito de ¡Aupa Atleti! La menor accedió. Según el escrito de la Fiscalía, ese vídeo con la camiseta del Atlético se hizo viral en las redes después de que Torbe, sin consentimiento de la menor, se lo enviase a futbolistas amigos suyos de ese equipo de fútbol.

Al ver la enorme difusión del vídeo, la Tp2 telefoneó a Torbe alarmada e indicándole que el vídeo se había hecho viral y que debía desaparecer de la red puesto que ella era menor de edad. Torbe intentó retirarlo sin éxito. No obstante, señala el ministerio público, días después dio instrucciones a un empleado de su productora porno, el tercer acusado en estas diligencias, José Carlos Panadero, para que le enviase a su amigo de Sevilla los vídeos en los que mantenía relaciones con la Tp2. Mina  llevaba días pidiéndoselos con insistencia. En ese momento, señala la Fiscalía, Torbe ya sí sabía que la chica era menor de edad y aun así los distribuyó a su amigo.

Material pornográfico

La menor contó a sus padres lo sucedido e interpusieron una denuncia en los juzgados. El juez ordenó un registro en casa de Torbe y halló 64 archivos de pornografía infantil con niñas de corta edad manteniendo relaciones sexuales con adultos, entre otro material pornográfico. También se incautaron de los vídeos que aún conservaba Torbe sobre la Tp2. A su amigo de Sevilla se le encontró también pornografía infantil.

El juicio contra Torbe, que se enfrenta a siete años de cárcel, se celebrará en un juzgado de lo penal de Madrid. Como acusación particular se halla personada en la causa la Asociación Nacional de Afectados de Internet, que preside el abogado Manuel Merino, que pide para Torbe ocho años de prisión y dos para José Mina. Sin embargo, Merino entiende que no cometió delito el empleado de Torbe.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >