Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los peritos policiales del ‘caso discos duros’ consideran poco habitual borrar 35 veces los ordenadores

Los investigadores arrojan algunas dudas sobre el supuesto protocolo seguido por el PP

Luis Bárcenas entra en la sede de San Fernando de Henares de la Audiencia Nacional.
Luis Bárcenas entra en la sede de San Fernando de Henares de la Audiencia Nacional. EL PAÍS

Dos peritos policiales han arrojado ciertas dudas sobre algunos argumentos utilizados por el PP en el juicio del caso de los discos duros de Bárcenas, que este jueves ha celebrado su cuarta sesión. Interpelados por las acusaciones, los dos investigadores han cuestionado la utilidad de sobrescribir hasta 35 veces las unidades de almacenamiento, como hizo la formación conservadora —según la defensa, siguiendo sus protocolos internos antes de reasignar los ordenadores a otros usuarios—. Los dos expertos han considerado poco "habitual" esa práctica: "Lo de las 35 veces es el estándar que se usa en EE UU para ciertos niveles de seguridad".

"Con una única pasada de sobrescritura ya hubieran imposibilitado que obtuviéramos cualquier información", han añadido los investigadores. "También, es más fácil comprar un equipo nuevo que reasignar uno con 20 años. Pero eso depende de la empresa y sus capacidades", ha continuado uno de los peritos policiales, preguntado por el sentido de borrar el disco duro de una de las computadoras de Bárcenas, con dos décadas de antigüedad, para supuestamente dársela a otro trabajador.

Estas declaraciones se han producido en la vista oral antes de que hayan comparecido otros dos peritos, propuestos por el PP y que han avalado que el sistema de sobrescribir 35 veces los discos duros responde a la implantación de un "procedimiento seguro de medidas técnicas y organizativas que se establecen en el reglamento de protección de datos" y en línea con los protocolos internacionales.

El juicio del caso de los discos duros se ha adentrado este jueves en su cuarta sesión. Las anteriores ya sirvieron para contraponer el testimonio de Luis Bárcenas y del PP. Aunque el extesorero no se ha personado como acusación en este proceso, sí declaró como testigo y sus aseveraciones iban dirigidas directamente contra la defensa de los populares. De hecho, el ex alto cargo popular llegó a relacionar el barrado de sus ordenadores con la bautizada como Operación Kitchen, la supuesta trama urdida por la policía patriótica para espiarle y recuperar información después de que estallara el escándalo de los papeles de Bárcenas.

"Si este caso se hubiera conocido antes, sería un episodio más de la Operación Kitchen. Si se llegó a organizar que un falso cura secuestrara a mi familia, que mi chófer clonara mis teléfonos... En el mismo periodo se produjeron un montón de acciones que confluyen en el mismo sentido", afirmó el extesorero durante una declaración que ha sido, hasta ahora, la más dura contra los intereses del PP y de los otros tres acusados: Carmen Navarro, actual gerente del partido; Alberto Durán, asesor jurídico; y José Manuel Moreno, responsable informático.

El paso de otros antiguos trabajadores del PP por la sala de vistas le salió bastante bien a la fuerza política encabezada por Pablo Casado. Los exempleados ratificaron la principal tesis que esgrime la defensa: que existía un protocolo interno para borrar el contenido de los ordenadores del partido cuando cambiaban de usuario. A esto se suman otros argumentos, como que los discos duros estaban vacíos cuando se recuperaron de Bárcenas. Algo que, por supuesto, ha negado el extesorero, que ha reiterado que estos contenían datos "relevantes" sobre la contabilidad b de la formación. Este viernes está previsto que acabe el juicio y quede visto para sentencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información