Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canarias depende de un solo hombre con 6.000 votos

Los tres escaños del pequeño partido que dirige un exsocialista pueden decantar el Gobierno a izquierda o a derecha

Santa Cruz de Tenerife / Las Palmas de Gran Canaria
El candidato al Parlamento de Canarias por la Agrupación Socialista Gomera, Casimiro Curbelo, ejerce su derecho al voto en las pasadas elecciones.
El candidato al Parlamento de Canarias por la Agrupación Socialista Gomera, Casimiro Curbelo, ejerce su derecho al voto en las pasadas elecciones. EFE

En un contexto frenético de reuniones poselectorales, Casimiro Curbelo, “animal político” de 63 años, aterrizaba el miércoles en Tenerife procedente de Madrid. Regresaba a su isla natal y “amada”, La Gomera (21.000 almas), tras encontrarse con José Luis Ábalos, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones. Hablaron de un pacto que lleve a los socialistas al poder en Canarias, después de 26 años de hegemonía de los nacionalistas de Coalición Canaria (CC). “Fui a ver a la familia y de paso…”, diría después el gomero.

El Parlamento canario está formado ahora por 70 diputados (antes 60) y, por tanto, la mayoría absoluta requiere 36. Los tres escaños de Agrupación Socialista Gomera (ASG), el partido de Curbelo, pueden hacer que el bloque de izquierdas —PSOE (25), Nueva Canarias (5), Podemos (4) y ASG (3)— sume 37; o que el de derechas —Coalición Canaria (20), PP (11), ASG (3) y Cs (2)— llegue a 36. Estos días son cruciales para decantar una balanza que tiene su peso en Madrid, donde los dos diputados obtenidos en las elecciones generales por Coalición Canaria podrían ser también determinantes para la investidura de Pedro Sánchez, si los planes en Navarra no terminan de salir bien para los socialistas.

Canarias, esa “realidad alejada” de la que hablaba Curbelo en su etapa de senador del PSOE, son: dos millones de habitantes, a más de 1.000 kilómetros de la península, con 8.000 millones de presupuesto autonómico y 16 millones de turistas al año... Nunca se vio el dirigente gomero en una igual.

Creador del “curbelismo”, este hombre que se metió en política “por casualidad”, convencido por un funcionario de Correos al que se encontró por la calle cuando acababa de terminar sus estudios de Magisterio, tiene ahora en su mano el Gobierno canario y, quién sabe, si el nacional. Y no parece dispuesto a dejar escapar la ocasión para barrer para su querida isla, en la que 6.000 sufragios valen tres escaños, aunque ya se vote con cinco urnas en el archipiélago para corregir los desmanes de la ley electoral en un territorio con tres administraciones: ayuntamientos, cabildos (una suerte de diputaciones insulares con importantes competencias) y Parlamento. Pese a las muchas candidaturas en liza, la ley electoral aún permite cosas como que Ciudadanos obtuviese 20.000 votos y solo dos escaños.

“Voy a ser frío y pragmático”, advierte Curbelo sin dar más pistas. El gomero “se fue resentido del PSOE en 2011” y con sus escaños “ha apoyado de manera estable a los nacionalistas canarios los últimos cuatro años”, se encarga de recordar José Miguel Barragán, el secretario general de CC convertido ahora en negociador. Su partido busca reeditar el apoyo de Curbelo para mantenerse en el poder, pero antes tiene que superar otro escollo: “La ejecutiva de Ciudadanos aprobó un decálogo de principios y uno de ellos es que personas investigadas por la justicia no pueden ocupar cargos públicos”, remarcaba el miércoles Vidina Espino, representante del partido de Albert Rivera. Respondía así de tajante a una pregunta sobre el posible levantamiento del veto al presidente en funciones, Fernando Clavijo, imputado en el caso Grúas, uno de los muchos procesos judiciales por corrupción que se dirimen en el archipiélago. Previamente, Espino, joven periodista metida a política, había sido puenteada por Barragán y el propio Clavijo, que se reunieron en Madrid con el secretario general de Cs, José Manuel Villegas, casi a vida o muerte. “Han quedado en mirar nuestro asunto con calma”, asegura Barragán, consciente de que una abstención de los de Rivera les dejaría fuera de juego.

“Estamos más cerca que nunca de lograr la regeneración”, decía ayer Ángel Víctor Torres (53 años), líder de los socialistas canarios, tras reunirse de nuevo con los de Curbelo, Nueva Canarias (NC) y Podemos. “Soy relativamente optimista, aunque hay intereses locales e insulares en juego”.

Las elecciones del 26-M han hecho implosionar al Gobierno canario, en el que los nacionalistas fueron apoyados por el PSOE durante el primer año y medio de la última legislatura. “La deslealtad y el hecho de que el presidente criticara públicamente al consejero de Sanidad [el socialista Jesús Morera], hizo que nos levantásemos de un Consejo de Gobierno y, acto seguido, fuésemos cesados”, recuerda Torres. El trasfondo del gran enfado que acabó con ese Gobierno de coalición fueron los conciertos sanitarios. “Se le entregan a clínicas privadas 200 millones de euros al año para que gestionen un servicio público”, resume Torres, que pone el dedo en la llaga de uno de los asuntos más espinosos en las islas: la gestión de la sanidad. A Morera le sustituyó precisamente el vicepresidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española y secretario de la Asociación de Clínicas Privadas de Las Palmas, José Manuel Baltar.

Para los próximos días se prevé un sprint de reuniones para resolver esta endiablada aritmética antes de una semana.

La sauna y otros asuntos “imperdonables”

Fue un día de primeros de julio de hace ocho años. Casimiro Curbelo cenó en una marisquería madrileña tras el Pleno del Senado. Aquella noche acabó de madrugada, a la salida de una sauna, detenido por varios agentes de la policía, con quienes se había enfrentado en algún momento de la noche, mientras estaba en compañía de unos amigos y de su propio hijo. Aquel altercado le costó una invitación para irse del PSOE, el partido en el que había militado desde su juventud hasta ese año, 2011. “No guardo ningún tipo de rencor. Aunque en todos los partidos hay gente cainita. Elena Valenciano quiso quedar bien ante las mujeres del país metiéndome caña a mí, y eso es imperdonable”, dice el gomero. “Pero mi estado anímico no me condiciona: avanzamos en un acuerdo en torno a un documento de propuestas para un futuro Gobierno con lo que hemos llamado ‘pacto canario de solidaridad”, asegura. Según contaban ayer los de Coalición Canaria, a ellos ni se lo ha enviado aún. Con la cautela que requiere el que pudiera ser un cambio histórico, Curbelo remata: “Yo me voy a decantar por el interés general de los gomeros”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información