Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y Cs dan casi por hecho un pacto para gobernar Castilla y León

El partido de Rivera argumenta que el "cambio" es cogobernar con el PP con medidas de regeneración

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, este martes. / Vídeo: declaraciones de Egea

Las posibilidades de que Ciudadanos pacte con el PSOE el Gobierno de alguna comunidad autónoma se van reduciendo. Ni siquiera parece probable en Castilla y León, donde el PP lleva 32 años consecutivos gobernando y el candidato de Ciudadanos, Francisco Igea, esgrimió el “cambio” como bandera en la pasada campaña electoral. Tras la primera reunión entre PP y Cs, este miércoles en Valladolid, ambos partidos dieron prácticamente por hecho el acuerdo.

Aún faltan muchos capítulos en la negociación de los pactos territoriales y pueden producirse giros imprevisibles, pero las primeras reuniones entre PP y Ciudadanos en varias autonomías —Madrid, Aragón y, este miércoles, Castilla y León— aproximan los acuerdos a la derecha, salvo por el pulso que Vox mantiene exigiendo una negociación también con los liberales a la que estos se niegan. Ciudadanos ha decidido priorizar los pactos con el PP, y esa premisa se aplica por encima de otros criterios con los que el partido hizo bandera, como la regeneración. En Castilla y León, donde el PP lleva tres décadas seguidas gobernando, el partido de Albert Rivera apuesta también por gobernar con los populares, como reafirmó ayer.

Los equipos negociadores de PP y Ciudadanos se reunieron durante poco más de una hora en las Cortes de Castilla y León, en la primera cita para intentar un acuerdo de gobierno en este bastión histórico del PP, en el que el PSOE ganó las elecciones del pasado 26 de mayo. El partido de Rivera, que creció de cinco a 13 escaños, tiene la llave de la gobernabilidad. El pacto a la derecha tiene la ventaja en esta comunidad de que no se necesita a Vox, pero el inconveniente —para Ciudadanos— de que su discurso del cambio encaja con muchas dificultades.

Lo sabe bien Francisco Igea, el líder de Cs en la comunidad, que pertenece al sector socioliberal del partido que en la ejecutiva de este lunes defendió no cerrar la puerta a los pactos con el PSOE. Pero la dirección —de la que es parte Igea— acabó aprobando por unanimidad la preferencia a pactar con el PP. Igea, que ya se enfrentó al aparato en unas primarias en las que denunció unas irregularidades que le acabaron dando la victoria, asume esa decisión de la cúpula.

El candidato de Cs defendió tras las elecciones de mayo que había llegado un “cambio de era” en Castilla y León, lo que se interpretó como una puerta abierta al PSOE, pero ayer justificó que habrá “cambio” en la comunidad “porque Cs va a gobernar”, en referencia a la posible coalición de gobierno con los populares, que sin embargo liderarán estos. “Lo importante está por llegar en el programa, en las medidas de regeneración. Haremos honor a nuestra palabra, las cosas van a cambiar”, incidió.

El encuentro coincidió con la noticia de que un juzgado de Salamanca abría diligencias para investigar una denuncia de financiación ilegal contra el PP castellanoleonés. “El PP sabe, y toda España sabe, que ningún imputado formalmente puede formar parte de un gobierno de Ciudadanos”, avisó Igea, anticipándose a posibles imputaciones si esa investigación prospera. Apartar a los imputados de cualquier cargo público será una de las medidas que Cs planteará al PP en las próximas reuniones sobre programa. El PP mostró su disposición a avanzar en medidas de regeneración y transparencia; PP y Cs ya han pactado en otras ocasiones medidas como esa.

A los populares les pareció poco casual la coincidencia entre la presentación de esa denuncia —anónima, e interpuesta el martes— y la reunión un día después entre PP y Cs. El secretario regional de los populares sugirió que no era casualidad, aunque mostró su disposición a “colaborar en todo lo que se requiera” para aclarar el asunto. “No le damos ninguna importancia”, dijo Teodoro García Egea.

Las cosas fluyen entre populares y liberales, que podrían gobernar juntos hasta cuatro comunidades autónomas más —ya lo hacen en Andalucía— y el Ayuntamiento de la capital. De la reunión de ayer en Valladolid salieron satisfechos, tanto que dieron casi por hecho el acuerdo. “Todo parece indicar que el PP y Ciudadanos vamos a gobernar juntos en Castilla y León”, afirmó García Egea. “Estamos convencidos de que de estas negociaciones saldrá un acuerdo de gobierno beneficioso para los ciudadanos”, apostilló José María Espejo, coordinador del equipo de pactos de Cs.

La sintonía es tal que el número dos del PP no quiso siquiera descartar la posibilidad de ceder a Cs la presidencia de Castilla y León. García Egea pidió “respetar el proceso”, pero no lo descartó. “Vamos paso a paso. Lo primero es el acuerdo programático”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información