Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abascal avisa de que no aceptará un trágala y exige a Rivera “negociación política”

Vox planea una querella contra el presidente Zapatero por traición en base a las actas de la banda terrorista ETA

El presidente de Vox, Santiago Abascal, junto a Francisco José Alcaraz y Macarena Olona.

Vox no aceptará “trágalas” por parte de Ciudadanos y exige negociar los programas de los gobiernos autónomos y locales que apoye. Así lo ha asegurado este lunes por la mañana en el Congreso el presidente del partido ultranacionalista, Santiago Abascal, en respuesta al número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas. Este último había declarado que su partido está dispuesto a sentarse con Vox para informarle de los acuerdos a los que llegue con el PP, pero no a negociar con él.

Abascal no ha sido tan explícito como la presidenta madrileña de Vox, Rocío Monasterio, quien en Los desayunos de TVE, a preguntas de EL PAÍS, ha exigido que el pacto para investir al presidente regional y al alcalde de la capital sea firmado por los tres partidos de la derecha, pero sí ha reclamado “diálogo político”. “No queremos solamente una foto; para fotos nos la hacemos con nuestras familias”, ha añadido el líder de Vox. “Exigimos ser tratados con respeto en función de nuestra representación”.

Abascal ha reiterado que tiene la “mano tendida” y se ha mostrado flexible, sugiriendo que no planteará ningún punto que sea inaceptable para los otros dos socios y que incluso está dispuesto a apoyar al candidato de Ciudadanos en algunas instituciones si así lo acuerdan Rivera y Casado en un pacto global. Tampoco tiene inconveniente en que, como ya está sucediendo, las negociaciones empiecen por separado entre PP y Cs, de un lado, y PP y Vox, por otro, y solo al final se sienten juntas las tres fuerzas políticas.

Por otro lado, el grupo ultranacionalista ha presentado en el registro del Congreso una petición de documentación para que el Ministerio del Interior y Presidencia del Gobierno entreguen cuantos  documentos e informes tenga en su poder de la negociación con ETA en la etapa del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Abascal ha considerado “gravísima” la publicación de las actas que la banda terrorista levantó de dicha negociación, ya que, en su opinión, demuestran que el Gobierno hizo “inaceptables concesiones” políticas a cambio de “un sucedáneo de paz”.

Abascal ha justificado dar credibilidad a unos documentos de la banda terrorista alegando que esta “no suele mentir y menos a sí misma” y que “el mayor argumento es lo que ha sucedido después”. En función de la respuesta que dé el Gobierno a su petición de documentación, Vox decidirá si pide la comparecencia en el Congreso de Zapatero y de su sucesor, el popular Mariano Rajoy. Además, su equipo jurídico, según ha revelado Abascal, estudia ya la presentación de una querella contra Zapatero por varios delitos, incluido el de traición.

Por otra parte, Abascal ha justificado que Vox vete a algunos medios de comunicación, incluido EL PAÍS, a sus ruedas de prensa y actos públicos, con la siguiente frase: “A veces convocamos en sitios muy pequeños donde no todo el mundo cabe y tratamos de que entréis periodistas y no activistas de extrema izquierda que a veces tratan de enturbiar las ruedas de prensa”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información