Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vox descarta sentarse en el Parlamento europeo con Salvini y Le Pen

Los tres eurodiputados de Abascal sopesan sumarse al grupo de los ultracatólicos polacos

De izquierda a derecha, el senador electo de Vox, Francisco José Alcaraz, y los portavoces del partido en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros y Patricia Rueda, este pasado jueves en el Congreso.
De izquierda a derecha, el senador electo de Vox, Francisco José Alcaraz, y los portavoces del partido en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros y Patricia Rueda, este pasado jueves en el Congreso. Europa Press

Los tres diputados de Vox en el Parlamento europeo no se sentarán con sus correligionarios del Reagrupamiento Nacional de la francesa Marine Le Pen o la Liga del italiano Matteo Salvini. El vicesecretario de Relaciones Internacionales del partido, Iván Espinosa de los Monteros, se ha limitado este viernes a decir que “no es probable” que sus eurodiputados engrosen el grupo que quiere liderar el ministro del Interior italiano, pero en privado fuentes de la dirección son más tajantes: “Hay muchas cosas que nos separan”. Vox ya dio plantón a Salvini al faltar al gran mitin del 18 de mayo en Milán que lo consagró como líder de la ultraderecha europea.

Las preferencias del partido de Abascal se inclinan por el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), en el que se sientan los ultracatólicos de Ley y Justicia, el partido del Gobierno polaco, al que Comisión Europea ha llamado al orden por sus ataques a la independencia judicial. La decisión definitiva sobre la ubicación de sus diputados en la Eurocámara está pendiente de resolver dos incógnitas: el destino del húngaro Víktor Orbán, que sigue en el Grupo Popular europeo (aunque suspendido) pese a estar mucho más cerca de los presupuestos ideológicos del polaco Kaczynski; y el de los nacionalistas flamencos, aliados de Puigdemont, que forman parte del ECR. En Vox no descartan que Orbán acabe quedándose donde está por pura conveniencia y que los ultranacionalistas españoles tengan que compartir bancada con los separatistas belgas.

La Ejecutiva de Vox, reunida el jueves, no tomó una decisión al respecto, pero sí oficializó lo que ya había anunciado el presidente del partido, Santiago Abascal: que no apoyará a ningún gobierno, autonómico o municipal, que no se siente con él a negociar.

Esta es una “línea roja”, una “condición indispensable”, en palabras de Espinosa de los Monteros, de la que no se va a echar atrás, aunque eso suponga que la izquierda gobierne por falta de acuerdo entre las tres derechas. Vox también va a “solicitar” entrar en gobiernos de coalición donde haya tenido un “resultado significativo”, como Madrid o Murcia. Pero esta no es una condición sine qua non, sino un tema a negociar.

Si Ciudadanos mantiene su negativa a sentarse con Vox, Manuela Carmena será reelegida el día 15 como alcaldesa de Madrid; y podría prosperar también la investidura del socialista Ángel Gabilondo como presidente regional. La primera pista la dará la composición de la mesa de la Asamblea de Madrid, el día 11, en la que Vox quiere estar, aunque para ello podría bastar un pacto con el PP, sin necesidad de Cs. Para animar a Rivera a negociar, Espinosa de los Monteros ha revelado que Gabilondo le ha remitido una carta invitándole al diálogo; aunque ha admitido que se trata de un diálogo muy diferente al que Vox busca con PP y Cs para impedir que el propio Gabilondo sea presidente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información