Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ardor socialista en los feudos gallegos que se llevaron las mareas

El PSOE resucita sus aspiraciones en A Coruña y Santiago tras perder una hegemonía que había resistido casi 40 años: "Nos dieron por muertos"

Sánchez, este martes en Santiago junto al candidato a la Alcaldía, Xosé Sánchez Bugallo (con camisa blanca) y otros dirigentes del partido.
Sánchez, este martes en Santiago junto al candidato a la Alcaldía, Xosé Sánchez Bugallo (con camisa blanca) y otros dirigentes del partido. EL PAÍS

La noche electoral de las municipales de hace cuatro años fue tremendamente dolorosa para los socialistas de A Coruña y Santiago, fortines del puño y la rosa durante casi cuatro décadas, incluso en los años mayor gloria de Manuel Fraga. Ya habían sucumbido a la ola del PP de 2011, que alcanzó entonces por primera vez en su historia la mayoría absoluta en estas dos ciudades, y ese 2015, incapaces de sobreponerse, fueron engullidos por las mareas. Ahora el partido ha reconquistado la primera posición en estas dos ciudades tanto en las generales como en los sondeos. Y entre los militantes se respira euforia.

“¡Da gusto ver los actos llenos de nuevo!”, ha arrancado este martes su discurso la candidata socialista a la Alcaldía de A Coruña, Inés Rey, en una comida-mitin con el líder del partido, Pedro Sánchez. Por los salones del hotel elegido para el evento se han vuelto a ver caras sonrientes de históricos de la formación que ya parecían haberse acostumbrado al lamento. No hace ni tres años que el PSdeG-PSOE encajó su peor resultado en unas autonómicas. “Yo personalmente pensé que la travesía por el desierto iba a ser más larga”, confiesa Florencio Cardador, un veterano dirigente y exconcejal del PSOE de A Coruña que no se bajó del carro ni en los momentos más críticos. Pilotó una gestora y ahora preside la agrupación local.

Con un 33% de apoyos en las pasadas generales, 13 puntos por encima del PP, Cardador vislumbra el final de los “muy duros” años que han vivido los socialistas coruñeses, inmersos también en desavenencias internas. Pero pide calma y “unidad” por encima de las “intrigas que hay en todos los partidos”: “Tenemos el viento a favor, las encuestas, lo que vemos de la ciudadanía en la calle y las señales de euforia en la militancia. Todo eso es importante pero con prudencia, porque tienen que hablar las urnas”.

"Nos daban por muertos o pasockizados hace solo unos años", ha recordado este martes en el acto de A Coruña el secretario general de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, quien atribuye al presidente del partido, Pedro Sánchez, esta resurrección. Él, ha defendido sobre el "no es no" a Mariano Rajoy, "abandonó su escaño para no traicionar sus ideas" y "para que muchos ciudadanos volviesen a creer en la política y en el partido socialista". Valentín González Formoso, que encabeza el PSdeG en la provincia coruñesa, ha asegurado que ganarán las municipales en A Coruña, Santiago y Ferrol por "justicia histórica": "Nos toca otra vez. El tic-tac socialista acabará con tres compañeros de alcaldes en las tres principales ciudades de la provincia".

Cuando la Marea Atlántica les arrebató la hegemonía de la izquierda en 2015, los del puño y la rosa propiciaron la investidura como alcalde de su cabeza de cartel, Xulio Ferreiro, pero inmediatamente después le dieron la espalda y la candidatura de unidad popular ha vadeado el mandato en minoría. El presidente de la agrupación local, Florencio Cardador, que reparte culpas entre la Marea y su partido por la falta de acuerdos, admite el fin de las mayorías absolutas y asegura que ahora el PSOE de A Coruña no tiene miedo a cogobernar. "Ya gobernamos con el BNG [entre 2007 y 2011] y gobernamos bien. Lo importante es que la derecha no sume".

Frente a la renovación total que supone el cartel de Inés Rey en A Coruña, una abogada de 36 años que nunca había estado en primera línea política, el PSOE se propone reconquistar Santiago con el mismo candidato que perdió el gobierno local en 2011 en favor del PP después de 36 años de hegemonía socialista. Xosé Sánchez Bugallo, que entró como concejal en la corporación compostelana en 1987 y fue regidor de la capital gallega entre 1999 y 2011, vuelve con el objetivo de arrebatarle el bastón de mando a Martiño Noriega, de Compostela Aberta. En las generales los de Sánchez volvieron a ser primera fuerza, después de quedar terceros en 2016, la misma posición a la que cayeron en las municipales de hace cuatro años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >