Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Vox es culpa de los socialistas”

El alcalde de Marinaleda aspira a revalidar su cargo 40 años después de la primera victoria

Sanchez Gordillo
Juan Manuel Sánchez Gordillo, candidato a las elecciones municipales de Marinaleda (Sevilla). EL PAIS

Juan Manuel Sánchez Gordillo (Marinaleda, 1952) es el alcalde más antiguo de España. Tan antiguo que fue elegido en las municipales en 1979 y que defiende, ahora con las siglas de Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), el día 26 el cetro municipal. La trayectoria de cuatro décadas en Marinaleda (Sevilla, 2.600 almas) comprende la batalla contra los terratenientes y la evidencia del pleno empleo, pero también los reproches de una oposición que considera a Gordillo un transplante de Fidel Castro.

 Pregunta. ¿Cómo está su salud? Ha sufrido un ictus.

 Respuesta. Nada, estoy bien, ha sido un arrechucho.

 P. ¿Ha llegado a pensar que este contratiempo podía haber supuesto el momento para retirarse?

 R. De la política no va a retirarme la salud. A la política la he sacrificado toda ella.

 P. Ha dimitido el emperador de Japón, ha abdicado el rey Juan Carlos y hasta ha renunciado un Papa.

R. Pero a esos señores no los elige el pueblo. Y a mí sí. Cada cuatro años me expongo al juicio de los vecinos, del mismo modo que mi candidatura no es tanto una decisión personal como la voluntad de la asamblea que elige a su candidato.

P. ¿Y qué le motiva para estar 40 años en la alcaldía?

 R. Me he preguntado alguna vez si debería marcharme, pero sigo porque me quedan cosas que enseñar. Y cuando digo enseñar me refiero a inculcar en las nuevas generaciones el compromiso de concebir la política como un espacio de entrega, de altruismo, de servicio. Nunca me he enriquecido con la política. Mi voluntad es que haya prosperado mi pueblo. Aquí la gente tiene una casa, porque es un derecho. Y tiene un trabajo, porque es otro derecho. Mi compromiso han sido los débiles frente a los fuertes, los jornaleros frente a los señoritos.

P. ¿Y cómo reacciona cuando le comparan con Castro en la longevidad y en el discurso?

R. Ni es un insulto ni es un halago. Me han comparado con el Che, con Gandhi y hasta con Cristo. Yo me he entregado a los demás. He dado todo lo que tenía por mis ideales.

P. ¿Por qué Andalucía ha sido la plataforma de lanzamiento de Vox?

R. La culpa de Vox la tienen los socialistas. Son ellos los que han engendrado el desencanto y el desengaño de los votantes. Y puede decirse lo mismo del PP, con la corrupción. Vox refleja el rechazo al sistema, el hartazgo. No hay tanta extrema derecha en España. A Vox se ha ido la derecha que ya estaba en el PP.

P. ¿Y cómo se vive en la Andalucía del tripartito después de la hégira socialista?

R. No ha cambiado nada porque el PP y el PSOE son la misma cosa. Representan la defensa de las élites, de la banca. Están sometidos a Bruselas.

P. ¿Debería entrar Podemos en el Gobierno de Sánchez?

R. Sería una manera de vigilarlo, de corregirlo.

P. ¿Y qué le parece a usted el chalé de Iglesias?

R.Un error, una grave equivocación, una incongruencia, un desengaño. Si todos tuviéramos una parcela de 2.500 metros no habría sitio para todos. El suelo no tiene dueño. Y que sea privado es una injusticia. Mire, en Marinaleda el Ayuntamiento pone el suelo, los materiales y los albañiles. Construimos casas de 90 metros. Y todo el mundo puede pagarlas porque cuestan 15 euros al mes. Defender lo público es la verdadera opción de la izquierda. El problema es que la izquierda del PSOE es más de derechas que la derecha.

P. ¿Marinaleda es una utopía, un soviet o una comuna?

R. Es una utopía, pero realizada. Porque hemos convertido en realidad la igualdad, el ecologismo, la enseñanza, el espacio público. Lo que hacemos aquí se puede hacer en cualquier parte.


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información