Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento expulsará a Gordillo si no entrega el acta de diputado

El regidor de Marinaleda anula el pleno en el que iba a dejar de ser alcalde

Juan Manuel Sánchez Gordillo. Ampliar foto
Juan Manuel Sánchez Gordillo.

Lo previsto era que Juan Manuel Sánchez Gordillo dejara el sábado por la noche la alcaldía de Marinaleda, el pueblo sevillano del que es regidor desde 1979. Pero el dirigente de la CUT y diputado andaluz por IU desconvocó el pleno en el que iba a renunciar. Ahora el Parlamento se plantea expulsar a Sánchez Gordillo si se niega a entregar el acta por haber incurrido en una incompatibilidad.

El 11 de noviembre, un día antes de que expirase el plazo que tenían siete alcaldes para elegir entre ser diputados o permanecer al frente de sus Ayuntamientos, Sánchez Gordillo comunicó a la Cámara andaluza que se quedaba con el acta. Dejaría de ser, por tanto, alcalde y seguiría como un concejal más en su pueblo. “Eso es lo previsto, pero en Marinaleda nunca se sabe”, advertían ya hace 13 días fuentes de la CUT. Sánchez Gordillo cambió de opinión el sábado y suspendió el pleno municipal en el que se iba a hacer efectiva su renuncia.

Si el dirigente de la CUT mantiene esta última postura solo cabrían dos salidas, según fuentes del Parlamento andaluz: o renuncia al acta de diputado o se inician los trámites para su expulsión por manifiesta incompatibilidad. La ley electoral andaluza, tras ser reformada en 2011, establece que un alcalde no puede ser parlamentario a la vez. Esta cláusula, que fue recurrida por el PP, fue respaldada en septiembre por el Tribunal Constitucional, lo que ha provocado que los otros seis diputados afectados, todos del grupo popular, hayan dejado uno de los cargos.

El dirigente de la CUT se desdice y no formaliza su renuncia

Solo faltaba por cerrarse el caso de Sánchez Gordillo, que el sábado parece que cambió de opinión —algunas fuentes de la CUT apuntan que lo hizo empujado por los concejales de su grupo en Marinaleda, que no aceptaban su renuncia—. Tras este nuevo episodio, el presidente del Parlamento, Manuel Gracia, tiene previsto dirigirse este lunes a la Comisión del Estatuto de los Diputados de la Cámara para que aborde el asunto. Si no se recibe un escrito de Sánchez Gordillo anunciando la renuncia al acta, se iniciará el proceso para su expulsión.

La Comisión del Estatuto de los Diputados, que se reúne el miércoles, deberá emitir un dictamen sobre la incompatibilidad en un plazo máximo de ocho días. Y ese informe tendrá que ser luego aprobado en el pleno del Parlamento que se celebrará en diciembre, momento en el que se formalizaría la expulsión del regidor.

Pero en esta historia, y tratándose de Sánchez Gordillo, todavía cabe otro giro más. Fuentes de la CUT han indicado que la decisión de seguir como alcalde “aún no es definitiva”.

La dirección de IU, partido por el que Sánchez Gordillo se presentó a las últimas elecciones autonómicas, ha sostenido que desconocía el paso dado por el dirigente de la CUT. Antonio Maíllo, coordinador andaluz de IU, ha abogado por no “darle más trascendencia” a este asunto. Maíllo pidió que “cuanto antes se aclare todo y así poder seguir trabajando lo que queda de legislatura”.