Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Votar ha sido un logro para las personas con discapacidad intelectual”

La reforma de la LOREG de octubre permite a unos 100.000 votantes más ejercer su derecho por primera vez

Una persona en silla de ruedas, en un colegio electoral. / En vídeo,100000 personas con discapacidad intelectual votan hoy por primera vez.

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones generales.

Las elecciones generales de este domingo son históricas, también para unas 100.000 personas con discapacidad intelectual. Gracias a una reforma de la Ley Orgánica del Régimen General Electoral (LOREG) impulsada por el PSOE en octubre y que entró en vigor para los comicios de Andalucía el pasado diciembre, las personas con alguna discapacidad intelectual, como síndrome de Down; enfermedades mentales, como la esquizofrenia; y deterioro cognitivo, como el alzhéimer, han podido acudir este domingo a las urnas por primera vez. "Ha sido un logro", dice al teléfono una psicopedagoga de 33 años que no quiere ser citada. "La gente iba muy emocionada", continúa.

"Los han votado hoy y que antes no podían han manifestado sentirse más reconciliados con la sociedad y con el sistema político, al poder formar parte activa de la democracia. Han dejado de ser espectadores para ser actores, que salen a escena como una más del elenco social", ha dicho Luis Cayo Pérez Bueno, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI). "Llevaban mucho tiempo luchando por votar porque es un derecho como el de cualquier otro ciudadano", cuenta la psicopedagoga. 

Un trabajador del mismo comité explica que han sido las propias asociaciones que trabajan con personas con discapacidad (unas 925) las que han impartido talleres de formación de cara a los comicios de este domingo. "Les instruyen a nivel técnico. Les enseñan las papeletas, cómo se vota, cómo funciona el Senado, cómo se compone el Congreso", explica al teléfono Virginia González, una trabajadora social de 32 años. "Hay mucha gente que no sabe leer o escribir y siempre han ido a votar. Estas personas no tienen algunas capacidades, pero sí otras. ¿Por qué no van a poder ir a las urnas?", se pregunta de manera retórica. La psicopedagoga explica que muchos de los  100.000 discapacitados que han podido votar este domingo por primera vez "tienen bastante cultura" e, incluso, ideología. A muchos familiares les ha costado digerir que después de tanto tiempo pueden votar. "Era algo impensable porque es un grupo tan reducido y con tantas necesidades especiales. Pero por otro lado estaban orgullosos", justifica la psicopedagoga. 

Gloria Fernández-Pacheco, de 65 años, ha acompañado a las cuatro de la tarde a su hermano Jorge, de 55 años y diagnosticado de esquizofrenia, al colegio electoral. "Hemos votado y luego él se ha ido al piso tutelado". El caso de Jorge, pese a que tiene una enfermedad mental, es diferente. Tiene el 65% de discapacidad y siempre ha podido ejercer su derecho al voto porque sus familiares no pidieron la incapacidad total a un juez, que incluye el derecho al sufragio. "Muchas familias, para proteger a los discapacitados mentales, especialmente en temas económicos, solicitan a un juez la incapacidad y en ese paquete iba incluido el derecho al voto, que se les retiraba", explica un trabajador del comité que no quiere ser citado. Ha sido también el caso de Ignacio muruais, de 28 años y con sindrome de down. Ha ido siempre a votar precisamente porque su familia siempre considero que tenía derecho al votar como cualquier otro ciudadano y no ha solicitado su incapacitación.

Con este cambio en la ley, España se convirtió en el octavo país de la Unión Europea que no aplica restricciones por razón de discapacidad a la hora de votar. Austria, Croacia, Holanda, Italia, Letonia, Suecia y Reino Unido suprimieron antes esta barrera que impedía votar a una parte de sus ciudadanos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información