Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos disputa al PP el liderazgo de la derecha

Rivera queda a un punto de Casado y suma con el PSOE para gobernar

Albert Rivera, celebra los resultados electorales junto a los miembros de Ciudadanos, en Madrid. En vídeo, declaraciones de Rivera.

Ciudadanos acarició el sorpasso al PP y mantiene abierta la disputa por el liderazgo del centro derecha. El giro a la derecha del partido de centro liberal español ha granjeado a Albert Rivera un importante crecimiento en las urnas —suma 25 escaños a los 32 que obtuvo en 2016, hasta los 57— y le deja a solo un punto del PP y una diferencia de nueve escaños y poco más de 200.000 votos. El resultado, que permite a Rivera validar su estrategia, no logra su objetivo principal, el de echar al PSOE. Cs suma mayoría con el PSOE, pero el éxito reafirma a la cúpula en que debe liderar la alternativa a Pedro Sánchez.

Rivera rozó con los dedos el sorpassoa Casado gracias a la debacle en el PP, y se ve líder de la oposición. El “hundimiento” de los populares, como se apresuró a describirlo el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, cuando aún no se conocía la magnitud del fracaso del partido conservador, sitúa a Albert Rivera ante la expectativa de un liderazgo simbólico del bloque de la derecha o, al menos, en disputa. La euforia se desató en la sede el partido al filo de la media noche, cuando el diputado 58 —que luego se acabó perdiendo— se celebró con gritos de “¡A por ellos!”. Rivera compareció exultante —“Más pronto que tarde vamos a gobernar España”— proclamó, para situarse enseguida en la oposición, cerrando la puerta a un acuerdo con el PSOE.

“La mala noticia es que Sánchez e Iglesias van a formar gobierno con los nacionalistas. Pero la buena noticia es que hay un proyecto ganador, que ha sacado un 80% más de escaños que hace tres años”, dijo Rivera a sus militantes en el exterior de la sede del partido en Madrid, flanqueado por Inés Arrimadas y los principales dirigentes. “Haremos una oposición leal a la Constitución. Vamos a controlar a este Gobierno”, avisó el candidato de Cs.

Rivera logró la medalla de plata en el bloque de la derecha, pero ve la carrera abierta porque da por muerto a Pablo Casado como líder del PP tras su peor resultado histórico. “A Casado le quedan dos telediarios”, señalaron ayer fuentes de la dirección de Rivera. Pero también, porque tras el “empate técnico” con el PP su grupo parlamentario tendrá una potencia similar al de los populares. “Si hasta ahora nos cuadruplicaban en diputados y muchas veces parecía que liderábamos nosotros la oposición, ahora con casi los mismos escaños el PP no tiene nada que hacer”, anticipaban anoche fuentes de la cúpula.

Ciudadanos logra casi cuatro millones de votos, unos 850.000 más que en las últimas elecciones generales, y 57 diputados, frente a los 66 del PP. Rivera sobrepasa a Casado en cinco comunidades autónomas, entre ellas las más pobladas de España: Madrid —con 8 escaños de Cs por 7 del PP—, Cataluña —por 5 a 1— y Andalucía —con un empate a 11 entre ambos, pero Cs gana en votos—. También hay sorpasso en votos en Aragón y Baleares. El resultado de Rivera se apuntala en estas regiones y en las Castillas —donde obtiene hasta diez escaños—, y la Comunidad Valenciana (6). En Cataluña, no obstante, no logra mejorar sus cifras de las últimas generales, y el partido no pasa de la quinta plaza. El tirón de Arrimadas en su salto a la política nacional como número uno por Barcelona funcionó en el resto de España, pero no en la tierra en la que nació el partido y donde ganó las últimas elecciones autonómicas.

 El País Vasco sigue siendo la asignatura pendiente de Cs, y no logra ni un diputado. La fotografía en el bloque de la derecha es buena para Rivera además porque Vox, que también acosaba su electorado, no irrumpe con tanta fuerza como se esperaba y Ciudadanos le dobla en escaños. En la cúpula del partido se felicitaban ayer de haber logrado acabar con algunos de los “mantras” a los que se había enfrentado, como que iban a ser superados por Vox.

Rivera, no obstante, no consigue estrictamente superar al PP ni su objetivo principal, el de echar a Sánchez de La Moncloa, lo que había definido como una “emergencia nacional”. El candidato apostó todo en estas elecciones a lograr un Gobierno con los populares que pusiera fin a la presidencia de Sánchez. El líder de Ciudadanos dio el do de pecho en la campaña con un veto a pactar con el PSOE, que tensionó internamente al partido, y con el desembarco en el Congreso de su principal activo, Inés Arrimadas, líder de la oposición en Cataluña.

Ciudadanos no suma con el PP pero sí lo hace con el PSOE. Un escenario que le permitiría gobernar pero al que Rivera y su ejecutiva cerraron la puerta en una decisión unánime de la ejecutiva el pasado febrero. Ciudadanos y los socialistas suman 179 diputados, tres más que la mayoría absoluta. El sector progresista del partido y sectores económicos preferirían esa alianza para que el Gobierno no dependa de los independentistas.

Pero el círculo de Rivera se reafirmó ayer en que la estrategia era la adecuada y el veto al PSOE debía mantenerse sin ninguna duda. “Somos la alternativa a Pedro Sánchez”, subrayaron ayer fuentes de la cúpula. El resultado tan próximo al del PP da a Rivera menos incentivos para revisar su veto al PSOE, interpretaron fuentes del sector progresista de la ejecutiva, porque ahora acaricia su proyecto de liderar la alternativa a Sánchez. Con el empate técnico con los populares, Rivera aspira además a poder hacerse con plazas autonómicas tras las elecciones de mayo. “Esta es la casa común del proyecto constitucionalista”, les dijo un Rivera pletórico a los suyos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información