Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se amplía de nuevo el plazo del voto por correo: “¡He tardado más de dos horas en votar!”

Por la gran demanda de solicitudes, la Junta Electoral extiende hasta el 26 de abril la entrega de la documentación en las oficinas de Correos

Cola en la oficina de Correos de Guzmán el Bueno, en Madrid.

La Junta Electoral Central (JEC) ha acordado este miércoles ampliar nuevamente, ahora hasta el viernes 26 de abril, el plazo de entrega del voto para las elecciones generales y a las Cortes Valencianas en las oficinas de Correos. La decisión se ha adoptado tras recibir una solicitud del PSOE, que instaba al organismo a prorrogar el periodo de entrega de la documentación para las elecciones del próximo 28 de abril a las dos de la tarde. Hasta ahora, los votantes tenían hasta el jueves 25 para llevar a una oficina de Correos su voto.

 La más cercana al Congreso de los Diputados está a un minuto caminando. De espaldas a los leones, en la calle Los Madrazos. Tras pasar los controles de seguridad, se produce la siguiente conversación entre una funcionaria de Correos y una ciudadana que ha venido a votar con su sobre:

— No hace falta el DNI, llevo 30 años diciéndolo. Para entregar el voto no hace falta.

— Joder, no sabía. Mi marido se ha ido a otra oficina, si lo llego a saber…

— Para pedirlo sí. Lo peor del voto por correo es que hay gente que lo echa en los buzones amarillos. Y eso no vale.

La ciudadana es Carla Dímar, de 42 años, que ha votado por primera vez por correo esta mañana. “No voy a estar este fin de semana. Pensaba que iba a ver más colas, pero no hay nadie. He tenido suerte”. En otros puntos de Madrid, sin embargo, las colas daban la vuelta a la manzana. “¡He tardado más de dos horas en votar!”, se queja Maite Morate, de 29 años. “Está todo muy mal organizado. La cola va muy lenta”, cuenta la futura arquitecta valenciana Lucía González en una oficina de Guzmán el Bueno, donde aguardan bajo la lluvia decenas de universitarios para ejercer su derecho al voto.

Este año lo han solicitado 1.346.476 españoles, 106.512 menos que en las elecciones de junio de 2016. “Aunque haya bajado, son unas cifras altas porque en 2016 se batió el récord”, observa Alicia García, responsable de Comunicación de Correos. “Lo que sí ha habido es un poco de desinformación porque el plazo para solicitar los trámites se abrió el 5 de marzo—día de la convocatoria electoral—pero las papeletas no se han empezado a mandar hasta el 8 de abril, que es cuando Correos ha recibido todos los documentos del censo tras el cierre de candidaturas”. No es ninguna novedad pero, según Correos, esta es la principal razón por la que a muchos ciudadanos que han pedido el voto a primeros de marzo, no les ha llegado hasta hace unos días.

El principal problema ha sido la Semana Santa. El último día para solicitarlo fue el Jueves Santo, pero los carteros no trabajaron ni el viernes, ni el sábado ni el domingo. Sí, el resto de empleados. A esto hay que sumar que el lunes 22 y el martes 23 fueron días festivos en algunas comunidades autónomas.

Y los trámites burocráticos: todos los carteros tienen la obligación de entregar el sobre electoral a los solicitantes en mano. Si el que trabaja por la mañana llama al telefonillo y no hay nadie, el ciudadano tendrá una segunda oportunidad por la tarde. Y, si finalmente no responde, se le dejará una notificación en el buzón para que acuda a recoger sus sobres a la oficina más cercana. De ahí las interminables colas de estos días, donde se mezclan los que entregan la notificación con los van con el voto.

Las provincias con más peticiones de voto por correo han sido Madrid (203.712), Valencia (127.595), Barcelona (83.926) y Alicante (47.457). “Las elecciones han pillado una fecha un poco complicada en Valencia porque mucha gente se va fuera”, cuentan Vicente y Ana en una oficina electoral de la capital de la Comunidad Valenciana, donde el lunes 29 es festivo en numerosas poblaciones, informa Ferrán Bono. “Yo en mis 37 años de carrera nunca había visto algo así. Es por el puente claro”, cuenta una trabajadora. En esta oficina de la avenida del Cid el crecimiento ha sido del 400%, según su director, Rafael Carrasco.

La prioridad es que nadie se quede sin votar. Por eso la Junta Electoral Central ha vuelto a ampliar el plazo hasta el viernes a las 14.00. De las 2.400 oficinas que hay por toda España, se han ampliado el horario en 500 de ellas hasta las 00.00 del miércoles y el jueves. Además, se han hecho más de 4.500 contratos temporales. Como el de una cartera de 29 años que este miércoles caminaba con su carrito amarillo por la calle Pez en el madrileño barrio de Malasaña. “He tenido mucho curro estos días. Se han hecho muchas horas extras. Todo tenía que salir. A mí me han dado 40 votos por correo al día y zona”.

— ¿Votará por correo?

— No, (ríe). Soy de Madrid. Y tengo muy claro mi voto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información