Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP reprocha a Rivera sus ataques a Casado: “Le hizo el trabajo sucio a Sánchez”

Ciudadanos ve el debate como un "punto de inflexión" en la campaña

De izquierda a derecha, los candidatos Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos), durante el debate de RTVE, este lunes. En vídeo, Casado le reprocha a Rivera sus críticas durante el debate.

El PP ha criticado este martes los ataques recibidos por el líder de Ciudadanos durante el debate electoral. "Rivera le hizo el trabajo sucio a Sánchez", se ha quejado el secretario general de los populares, Teodoro García Egea. El candidato de Cs salió al choque tanto contra Pedro Sánchez como contra Casado, mientras este evitaba el enfrentamiento con él. Solo una vez –cuando Rivera sugirió que podían pactar con el PNV como ya habían hecho en el pasado- entró Casado en el cuerpo a cuerpo: “Ni sus votantes ni los míos entienden lo que está diciendo, Usted no es mi adversario. Yo no voy a pactar ni con el PNV ni con Sánchez. En materia de pactos soy más creíble que usted”.

Todos los partidos se arrogan este martes la victoria del debate en TVE, a pocas horas del segundo asalto en Atresmedia. Fuentes del PP indican que Casado hizo “el debate que quería hacer”, con un “tono moderado y presidenciable”. El candidato popular quiere trata de recuperar un perfil centrado en la última semana de campaña y dejar atrás las graves acusaciones y descalificativos empleados contra Sánchez, como cuando le acusó de preferir “las manos manchadas de sangre”. Los populares dudan sobre la estrategia. Algunos dirigentes consultados por EL PAÍS creen que con el tono moderado del lunes, Casado puede decantar a algunos indecisos que se debaten entre votar al PP o a Ciudadanos. Otros señalan que el líder estuvo excesivamente plano y dejó que Rivera acaparara protagonismo. Fuentes de la dirección indican, en cualquier caso, que el formato de esta noche, con preguntas y repreguntas, da pie a intervenciones algo más atrevidas.

"Rivera todavía no se ha enterado de que el enemigo se llama Pedro Sánchez", ha subrayado este martes el secretario general del PP. Los populares quieren unir fuerzas (y votos) en torno al enemigo común, ya que su única oportunidad de gobernar es sumando los escaños de lo que el presidente llamó el lunes, insistentemente, “las derechas”, incluyendo a Vox.

Pero Rivera salió a la cita a proyectarse como alternativa a Sánchez y eso implicaba también tratar de noquear a Casado, con el que se disputa el liderazgo del bloque de centroderecha. Los suyos están convencidos de que lo logró, ante un Casado demasiado contenido.

"Todos los españoles vieron ayer un ganador claro, el único capaz de demostrar que es una alternativa a Pedro Sánchez, el único que lleva mucho años luchando por la igualdad de todos los españoles, el único con la fuerza y la valentía necesarias para hacer frente a los grandes retos de España", ha enfatizado hoy sobre Rivera Inés Arrimadas, candidata de Cs por Barcelona. La dirección de Ciudadanos considera que el de ayer fue un "punto de inflexión" en la campaña electoral en el que su candidato salió beneficiado. Rivera, según fuentes de la cúpula, volverá a salir hoy a la ofensiva y a intentar liderar el segundo debate.

En la izquierda, el PSOE ha cargado contra los "exabruptos" de la derecha y ha reivindicado que el candidato socialista fue el único en hacer un debate en positivo. "Creo que el tono de los candidatos de derechas en el debate fue el mismo tono que hemos estado viendo durante toda la campaña: uno donde han primado más los insultos, los exabruptos, con pocas propuestas y poco proyecto de país", ha defendido la candidata del PSOE por Barcelona, Meritxell Batet. Sánchez puso sobre la mesa, a juicio de los socialistas, "un proyecto de país, muchas propuestas e hizo un listado exhaustivo" de la labor del Gobierno socialista en sus diez meses al frente del Ejecutivo.

Por su parte, Unidas Podemos ha destacado que el candidato del PSOE no contestó ayer a las reiteradas preguntas de Pablo Iglesias sobre si pactará o no con Ciudadanos tras el 28 de abril, lo que para la formación morada es revelador de que esa es la intención de los socialistas. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se ha dirigido este martes a los indecisos y a los votantes socialistas para advertirles de que su voto el 28 de abril puede acabar "en un Gobierno de derechas en el que Albert Rivera sea ministro".

Ese es el punto central de la campaña de Podemos, el de alertar sobre un posible pacto del PSOE con Ciudadanos, aunque la ejecutiva del partido de Albert Rivera ha aprobado cerrar la puerta a ese acuerdo, como el candidato naranja recordó también ayer durante el debate electoral. Su apuesta es un pacto con el PP para el que ayer volvió a tender la mano a Casado, sin respuesta. En el segundo asalto, el debate de esta noche, los pactos poselectorales volverán a dar previsiblemente momentos de choque entre los candidatos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información