Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Estoy hasta el moño de que se me juzgue por cómo me visto o me peino”

La número seis del PP al Congreso y dos al Ayuntamiento de Madrid se considera una todoterreno política y ni confirma ni desmiente su leyenda de “pepera ‘indie”

Entrevista a Andrea Levy, número 6 del PP por Madrid.

Viene de un encuentro con apicultores en Guadalajara, ha comido un pincho en una barra, no ha tenido tiempo de cambiarse y luce un buen lamparón en el vaquero que trata de disimular en las fotos. A cambio, ha cosechado un cargamento de polen puro de abeja alcarreña que le está viniendo de perlas para soportar el ritmo de las campañas. Sí, campañas: empalmará dos como candidata a las generales y a las municipales. Entre ambas, el 3 de mayo, cumple 35 años.

Va de número seis al Congreso por Madrid y de dos al Ayuntamiento. ¿Es imprescindible o quiere asegurarse al menos un puesto?

En política nadie es imprescindible, hoy estás y mañana no. Quizá es que soy una todoterreno. Pero intento recordarme aquello del memento mori, lo que le decían a los césares cuando volvían de las batallas: "Eres mortal, y morirás".

Bueno, tampoco corre prisa.

Pero es bueno que en política nos acordemos de tocar el suelo,

Si logra los dos sillones, ¿renunciará a alguno o hará doblete?

Ya veremos. Lo importante es recuperar el Ayuntamiento para el PP y darle a Madrid esa capitalidad tan necesaria. Se puede hacer Madrid desde los dos sitios.

Le llaman la 'pepera indie' por su acreditada afición al ídem. ¿Le molesta?

Me molestan mucho las etiquetas, porque me gusta el indie, pero también el reguetón y música de todo tipo. Prefiero sentirme libre de etiquetas e intento no aplicarlas a los demás. Una puede ser polivalente, polifónico y politodo.

Como tuitera, interactúa con gente de todo signo y pelaje. ¿No se le caen los anillos del partido?

No estoy en la trinchera. Los políticos tendemos a vivir en burbujas, y me gusta que me la pinchen. Interactuar desde el respeto con todo tipo de gente ayuda. Además, lucho contra la tiranía de los odiadores o los fans a muerte. Necesitamos puntos intermedios, grises, admitir que no lo sabes todo. Eso es tejer sociedad.

También ha defendido a rivales políticas víctimas, como usted, de exabruptos sexistas. ¿Sororidad, o solidaridad a secas?

El altavoz que tengo como política me hace responsable de alzar la voz por las mujeres. No es una cuestión partidista. Si insultan a una rival, hay que apoyarla y estar de su lado. No hay que sentirse avergonzada, sino avergonzar al que lo ha dicho. La vergüenza tiene que cambiar de lado.

¿Hay sexismo en el PP?

No. No lo he sentido jamás ni me he sentido discriminada.

¿Y techos de cristal?

No. Lo que es cierto es que a las mujeres en política nos juzgan por otras cosas, además de nuestro trabajo. Y, sí, a veces estoy hasta el moño de que se me juzgue por mi aspecto, por cómo voy vestida o si he ganado o perdido peso.

¿Estará en la manifestación feminista del 8-M de 2020?

Esperaré a conocer el manifiesto, pero a mí una manifestación ni me quita ni me pone el ser feminista. Lo he sido siempre.

¿Le da vergüencita ajena cuando un colega mete la pata hasta la ingle?

No, me pongo en su lugar. Yo también he metido la pata. Somos humanos y a veces no estamos acertados. Lo importante es la humildad, reconocer que te equivocas y seguir para adelante. Al toro.

Entre toreros y figuras varias, el Congreso va a ser una fiesta.

Bueno, también es una panorámica de la sociedad que estén representadas distintas profesiones, edades y sensibilidades. Lo importante es hacer un buen trabajo y que se prestigie el trabajo que se hace en el Congreso, tantas veces denostado. Que los españoles se sientan orgullosos.

¿Es más de Rajoy o de Casado?

Han sido mis dos presidentes. Es cierto que tengo más amistad con Casado. Compartimos despacho con despacho cuatro años. Pero cada uno tiene su tiempo, y el futuro es Casado.

¿De Madrid o Barcelona?

No puedo elegir. En Barcelona he nacido, he vivido mi infancia y adolescencia y es donde está mi familia. Y Madrid es una ciudad abierta y tolerante en la que a nadie se le pregunta de dónde es y que acoge muy bien. Me encanta vivir y disfrutar de Madrid.

No hace falta que lo jure. Me la encuentro en todos los saraos.

Si no fuera mujer, joven y del PP, igual no me haría esta pregunta. Me gusta ir donde se me invita.

¿Cómo hubiera reaccionado en lugar de Cayetana Álvarez de Toledo el otro día en la Universidad de Barcelona?

He vivido situaciones parecidas. Se pasa mal, pero tienes la obligación de seguir adelante con arrojo, valentía y una sonrisa.

¿El famoso “dientes, dientes” de Isabel Pantoja?

No, la dignidad. Que no te dobleguen la dignidad ni la sonrisa.

¿Se haría un selfi con Abascal?

Es un representante político. Tengo mucho respeto por lo que votan los españoles. Lo que me gustaría es convencer a sus simpatizantes de que, con sentido común, votasen al PP. A partir de ahí, desde el respeto institucional entre partidos, si coincidimos en algún sitio, no tendría problema.

¿Cómo anda de complejos? Su jefe de filas dice no tenerlos.

Dentro del PP estoy en el centro derecha. Pero gobernaremos para todos, desde el centro del sentido común. Complejo, ninguno.

De autoestima, bien, ¿no?

Fenomenal, gracias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información