Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Hermanos Dalton de Málaga vuelven a delinquir

La policía desarticula una banda que había atracado dos bancos en Marbella y Barcelona en una operación que se salda con 13 personas detenidas

Desarticulada la banda de atracadores de bancos de ‘Los hermanos Dalton’. En vídeo, la intervención de las fuerzas de seguridad.

Son tres hermanos. Se parecen mucho físicamente. Su principal actividad es el robo de bancos. Y guardaban su botín en pequeñas cajas de metal que escondían bajo tierra. La descripción encaja casi perfectamente con los principales antagonistas de las historias Lucky Luke, aquellos cuatro forajidos con apariencia idéntica excepto en su altura. Por eso la Policía Nacional ha bautizado como Los Hermanos Dalton a tres hermanos de Málaga que se dedican a asaltar entidades bancarias. Como los personajes de ficción, habían pasado por prisión y habían salido en libertad recientemente, pero cometieron dos nuevos asaltos que los agentes ya investigaban. Y ante la inminencia de un tercero, se aceleró una operación que ha culminado con su detención en la capital de la Costa del Sol en un trabajo conjunto con los Mossos d’Esquadra. Hay un total de 13 personas arrestadas, ya que los tres cabecillas de esta organización contaban con la ayuda de familiares y personas de su entorno para cometer sus delitos.

Los delincuentes perseguidos por Luke a lomos de Jolly Jumper realizaban sus fechorías en el lejano oeste, pero estos hermanos malagueños habían realizado dos robos con violencia e intimidación con armas de fuego en Barcelona y Marbella. Fueron las declaraciones de las víctimas quienes dieron las primeras pistas a la Policía. Les describían como personas “con similares características físicas y acento andaluz”, detalles que resultaron “determinantes para encarrilar la investigación” sobre este grupo de atracadores, viejos conocidos de los agentes, que ya los habían detenido en 2015 por robos muy parecidos en Madrid. Tras pasar un tiempo en la cárcel, han vuelto a las andadas. El modus operandi en ambos casos fue igual al que habían utilizado años antes, lo que llegó a los cuerpos policiales a sospechar de que se trataba de la misma banda.

El análisis de las imágenes de seguridad permitió identificar a dos de los líderes de la organización, así como conocer la existencia de un grupo de personas cercanas que les ayudaban. Y se averiguó con exactitud la forma en la que cometían los delitos. Madrugaban para tener todo preparado antes de la apertura de las sucursales bancarias. En Barcelona esperaron a la llegada de los empleados para obligarlos a entrar al interior, atarles y amordazarles y perpetrar el robo. En Marbella, realizaron un butrón desde el local anexo para acceder al interior de la oficina. Allí, pacientemente esperaron a los trabajadores y, una vez inmovilizados, desplumaron la sucursal con la ayuda de especialistas en la apertura de cajas de seguridad con herramientas electromecánicas y también con radiales de obra.

Durante la investigación se pudo conocer que los ahora detenidos también habían organizado un entramado de blanqueo de capitales para introducir en el tráfico legal los beneficios obtenidos en los asaltos. También que la organización estaba preparando un nuevo atraco. Esta vez dando un paso más allá: la idea era raptar a un empleado de banca en su domicilio, trasladarlo a la sucursal y, de esta manera, realizar el delito con mayor seguridad y rapidez. Ante la inminencia de este “grave hecho”, y para asegurar el acceso a determinadas pruebas “que los arrestados se disponían a ocultar definitivamente”, la policía realizó nueve registros simultáneos para determinar la participación de los investigados, con el resultado de 13 personas arrestadas en una operación bautizada con triple nombre: Conaly, Dalton y Kinter.

El juzgado de instrucción 5 de Marbella, que es el que lleva el caso, ha imputado a cuatro de los 13 detenidos, que ya se encuentran en prisión, con varios delitos de robo con violencia en establecimiento público, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal. Otros cuatro quedaron en libertad aunque se les investiga también por blanqueo de capitales y receptación. Durante los nueve registros a domicilios simultáneos se ha podido recuperar el dinero en efectivo fruto del asalto investigado en Marbella, casi 56.000 euros. Además, se han hallado numerosas joyas, tres relojes de alta gama valorados en 118.000 euros, 18 gramos de cocaína, tres pistolas, dos revólveres detonadores, 32 teléfonos móviles, cuatro vehículos y tres motocicletas. Los detenidos han sido puestos a disposición judicial en Marbella. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información