Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gaspar Llamazares: “Izquierda Unida ya no existe como tal”

El dirigente encabeza la lista de su nueva plataforma Actúa para las elecciones europeas

Gaspar Llamazares (Logroño, 1957) ha roto “el cordón umbilical con IU” tras dejar el partido entre acusaciones de traidor de la actual dirección de Alberto Garzón. El que fuera coordinador de la formación se prepara para las elecciones europeas con su nueva plataforma, Actúa.

Pregunta. ¿Es candidato a las elecciones europeas por Actúa y militante de IU?

Respuesta. Soy candidato de Actúa, una nueva izquierda útil que ha roto su cordón umbilical con Unidos Podemos, no tanto con IU, pero es que IU ya no existe como tal.

P. ¿Cuándo desapareció IU?

R. La ruptura con IU fue muy dolorosa, no tengo demasiado interés en darles lecciones. Pero creo que se produjo un doble movimiento. Por un lado hacia una posición radical. Y la disolución en Podemos. La política española necesitaba un soplo de aire fresco, lo dio el 15-M y la presencia de Podemos, pero luego hay que hacer política y se han demostrado incapaces de hacerla si se entiende desde el diálogo, negociación y cesión de posiciones propias.

P. ¿Creó Actúa a espaldas de IU?

R. Hace tiempo que conocen la existencia de Izquierda Abierta [el partido de Llamazares] en IU y que una de nuestras estrategias era ampliar IU.

P. Entonces, ¿Actúa iba a formar parte de IU?

R. Actúa tenía personas dentro y fuera de IU. Eran compañeros de viaje de la izquierda desde siempre. ¿Desde cuándo Baltasar Garzón no ha sido una persona relevante en la izquierda social? Pero IU expulsó a ese sector por la obsesión de IU con ese giro hacia posiciones radicales y la fusión con Podemos.

P. ¿Se lo comunicaron en todo momento a la dirección de IU?

R. Hasta el final. Esa actitud puritana e inquisitorial en la izquierda es injusta. Hay mucha gente que no acepta ese relato de que somos los traidores de la Transición, los traidores de IU.

P. Traidores de la Transición, ¿es un mensaje a Pablo Iglesias?

R. No lo vinculo a temas personales. Cuando llegó Podemos lo hizo con el marchamo de una renovación de la izquierda, pero ha quedado en un espectro. La política ahora tiene más de gestos y liderazgos personales que de colectivo y participación.

P. IU dice que les ha traicionado.

R. Sobran las palabras gruesas y últimamente en política sobran los términos belicistas: traición, guerra, enemigo. Hay que acabar con esta crispación política.

P. Una frase se repite en la izquierda: “Cuando conseguimos juntarnos tres, se escinde uno”.

R. Eso es el pasado. Ahora lo que hay un cambio en la representación. Ya no es ni bipartidista ni pluripartidista, es multipartidista. La presencia de varios partidos no reduce las expectativas políticas, las aumenta.

P. ¿Actúa se va a presentar a las cuatro citas electorales?

R. Nuestro objetivo es presentarnos a las generales con candidato propio, a las europeas y a las autonómicas y municipales. Estamos abiertos al diálogo con otras plataformas. No pretendemos sumarnos a Unidos Podemos.

P. ¿Baltasar Garzón va a ser su candidato a las generales?

R. El domingo tenemos una reunión para decidir el procedimiento de la elección. Estaremos en las candidaturas Baltasar, yo mismo y otros compañeros.

P. ¿Cómo se van a financiar?

R. No tenemos representación, así que es difícil que los bancos nos financien. Aunque no tenemos prejuicios respecto a la financiación bancaria. La mayor parte de la población española está hipotecada y los bancos no deciden sobre sus vidas. Nos financiaremos con microcréditos y préstamos personales, donaciones.

P. ¿Los acuerdos en la izquierda llegarán antes o después de las urnas?

R. Después, porque no hay voluntad de negociación previa. Movilicemos a nuestros electorados y luego sumemos cargos públicos. No como plantea el PSOE en una nostalgia del bipartidismo, sino gobiernos compartidos.

P. O sea, ¿está dispuesto a sentarse con Garzón e Iglesias?

R. Les hemos propuesto por carta una reunión previa a las elecciones y han dicho que no. No es solo un problema personal, aunque también es cierto que hay personalidades, liderazgos y discrepancias con una raíz personal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información