Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 65% de los usuarios de los patinetes eléctricos circula sin protección

Un informe subraya que el 90% de los peatones y conductores apuesta por regular este tipo de vehículos

Un usuario de patinete eléctrico circula en Barcelona. En vídeo, cuatro de cada diez usuarios del patinete eléctrico circulan por cualquier lugar.

La irrupción de los patinetes eléctricos en las ciudades se ha convertido en el gran desafío para el sector de la seguridad vial española, que afronta este 2019 como un año clave para su regulación. La DGT ya anunció a principios de enero que trabaja en ese sentido —para impedir que circulen a más de 25 kilómetros por hora, por vías interurbanas y por las aceras—. Y, además, un estudio difundido este jueves subraya que nueve de cada diez peatones y automovilistas también apuestan por desarrollar una normativa específica que limite su utilización. Un informe, publicado por la Fundación Mapfre, que revela que solo el 35% de los usuarios de estos aparatos conduce con algún tipo de protección.

Los patinetes eléctricos se vieron involucrados en 2018 en casi 300 accidentes, según los datos de la Fiscalía. Además, el pasado agosto, se produjo la primera muerte de un peatón por el atropello de este tipo de vehículos. "En esta movilidad emergente estamos viendo ya importantes cifras de siniestralidad. En total, el pasado año, hubo cinco fallecidos en accidentes con patinetes involucrados", añade Jesús Monclús, director del Área de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre. "Aún no hemos sido capaces de dar con la solución que permita a las bicicletas circular en ciudad con seguridad y se abren nuevos frentes", continúa Francisco Canes, de la asociación de víctimas DIA.

Según cifras de la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (AUVMP), más de 20.000 aparatos de este tipo —mayoritariamente patinetes eléctricos, pero también segways y hoverboards— circulan por España. Una cuarta parte de ellos, en Madrid. El informe de la Fundación Mapfre traza el perfil de la persona que se pone a los mandos: el 61% son hombres; la edad media es de 37 años; y el 65% conduce sin ningún tipo de protección (solo el 30% se pone el casco).

Este documento subraya, además, que el 49% de los usuarios de los VMP desconoce si existe una normativa. "Este tipo de vehículos no debe circular por las aceras, porque son para los peatones. No deben circular por las carreteras, por donde hay vehículos pesados a 80 kilómetros por hora. Los carriles urbanos normales, con autobuses y furgonetas a 50 kilómetros por hora, también son peligrosos. Nos quedan las calles calmadas, con delimitaciones a 30 kilómetros por hora y los carriles bici", analiza Monclús.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >