Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos avisa de que romperá el pacto con el PP en Andalucía si lo modifica con propuestas de Vox

El partido saldría del acuerdo también si la extrema derecha logra asiento en el Gobierno

Madrid / Sevilla

Ciudadanos sigue reticente a abrazar un acuerdo con Vox en Andalucía. Al menos antes de que salga adelante la investidura de Juan Manuel Moreno Bonilla con su apoyo y el de la extrema derecha. Aunque el partido ya ha aceptado los votos de Vox para conseguir la presidencia del Parlamento, el número dos de Albert Rivera trazó este viernes dos líneas rojas claras para mantener su acuerdo con el PP: que Vox no cambie el programa pactado y que no entre en el futuro Gobierno. Si sucediera, romperían con el PP, al que podrían apoyar desde fuera

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, en rueda de prensa en la sede del partido.

Que Juan Manuel Moreno Bonilla se convierta, a mediados de enero, en presidente de la Junta de Andalucía requiere un pacto a tres, pero Ciudadanos pretende que solo se visualice a dos. El partido se mantiene en el difícil juego de equilibrio de pactar con el PP , y que este a su vez pacte con Vox —cuyos votos son necesarios para que la investidura prospere— sin que le salpique. El propósito es complejo y parece imposible de mantener una vez arranque la legislatura, porque de esta fuerza dependerá el futuro Gobierno de coalición PP-Ciudadanos cuya composición ya se está negociando. Pero la cúpula de Rivera no abandona su empeño.

El día después de que la diputada de Ciudadanos Marta Bosquet fuera elegida presidenta del Parlamento andaluz con los votos de PP y Vox, el secretario general de Ciudadanos y negociador de Rivera en Andalucía, José Manuel Villegas, avisó al PP de que su pacto —de momento solo un programa de Gobierno, mientras se negocia la composición del Ejecutivo— no son las tablas de la ley. Puede romperse si los populares transigen con la pretensión del partido de Santiago Abascal de modificar el documento de 90 medidas que PP y Ciudadanos cerraron el día de Navidad, y que Vox ha pedido negociar.

“No va a haber ningún otro tipo de negociación o pacto en el aspecto programático”, subrayó ayer Villegas en comparecencia de prensa en la sede del partido en Madrid. Ni pactos ni “cesiones” a Vox, apuntan en la dirección. “El único escenario que contemplamos es un acuerdo de Ciudadanos con el PP. En otros escenarios, Ciudadanos no estaría en el acuerdo”, advirtió el número dos de Rivera, que trazó la misma línea roja para la hipotética participación de Vox en el Gobierno. “No vamos a llevar a Andalucía a ningún tipo de tripartito ni ningún otro partido va a estar en ese Gobierno. Y si no, no existirá ese Gobierno, y Ciudadanos no estará en un Gobierno”.

La opción que maneja la cúpula de Ciudadanos, si eso fuera así, es la de apoyar la investidura de Moreno Bonilla sin entrar en su Gabinete. Así lograrían desalojar a Susana Díaz de la Junta, pero sin participar de un pacto total con Vox, cuyos postulados, basados en una ideología nacionalista, populista y de tintes xenófobos, chocan con el ideario de Ciudadanos. E inquietan e incomodan a parte de la dirección del partido y a sus aliados, como Manuel Valls y los socios liberales europeos.

La dirección de Rivera no quiere por eso ninguna foto con Vox. Evitará todo lo que pueda sentarse a negociar con esta formación, aunque podrían mantener conversaciones telefónicas. Ese tira y afloja con el partido de Abascal marcará esta nueva fase hasta la investidura, que se espera para el 16 de enero. La misma foto que Rivera rehúye es la que busca Abascal. En la cúpula de Ciudadanos ignoran hasta dónde estirará Vox esas intenciones, pero se guardan la carta de quedarse fuera del Gobierno si la cosa se complica. “Somos tres, pero hay dos que no quieren verse y nosotros hacemos de bisagra”, admiten resignados en el PP.

El PP respeta la incomodidad de Ciudadanos y le deja hacer, pero tampoco permite que nadie se lleve a engaño. Moreno Bonilla recordó a sus socios que los 12 diputados de Vox van a condicionar la legislatura, y no podrán aprobar reformas sin su concurso, porque los 47 votos que suman juntos PP y Ciudadanos no son suficientes para llegar a la mayoría absoluta, 55 escaños. “Vox es necesario para hacer reformas en Andalucía, y con sus 12 diputados van a tener una enorme oportunidad de modificar aquellos aspectos que consideren que no son oportunos”, avisó Moreno en Onda Cero. De momento el no de Ciudadanos a Vox llega hasta la investidura.

Villegas: "Coincido básicamente con Valls"

Las advertencias de Manuel Valls, candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona, a cualquier acuerdo con Vox, son compartidas por la dirección de Albert Rivera. El número dos de Ciudadanos se ha esforzado hoy en no desautorizar a Valls y en negar cualquier discrepancia con él.

"Yo coincido básicamente con sus opiniones [de Valls]. Por eso estamos trabajando con un acuerdo centrado, con el PP. No hay pactos ni cesiones con otros partidos. No vamos a ir a tripartitos en Andalucía", ha argumentado el secretario general de Ciudadanos.

"Todo acuerdo programático o de Gobierno con Vox sería un error político y una incongruencia moral", alertó ayer Valls, después de que Ciudadanos lograra la presidencia del Parlamento andaluz con los votos de este partido de extrema derecha. "Las opiniones de Valls y de Ciudadanos en absoluto son incompatibles, al revés", sostiene José Manuel Villegas. El partido, que niega un pacto para que Vox les votara en la constitución de la Mesa del Parlamento andaluz, asegura que no llegará a ningún acuerdo de programa o de Gobierno con Vox, por lo que no habría discrepancias con el planteamiento del candidato.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información