Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bárcenas reconoce como suyos los 27 documentos que le robó la ‘policía patriótica’

El extesorero del PP señala a su exchófer como la única persona que pudo sustraerle los papeles conocidos tras salir a la luz la Operación Kitchen

El extesorero del PP Luis Bárcenas admitió este viernes ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata —que instruye el sumario de la caja b de su partido— la autenticidad de los 27 documentos que presuntamente le sustrajo en 2013 el que fuera su chófer, Sergio Ríos, dentro de la llamada Operación Kitchen organizada por mandos de la policía patriótica. Rosalía Iglesias, esposa del extesorero, también declaró como imputada. Ella también confirmó la veracidad de los documentos al asegurar que algunas notas manuscritas "sí parece ser" su letra.

Luis Barcenas entrando a declarar a la Audiencia Nacional.
Luis Barcenas entrando a declarar a la Audiencia Nacional. EL PAÍS

En su comparecencia, Bárcenas aseguró que mientras fue espiado entre 2013 y 2015 por un grupo de policías entre los que estaba el comisario José Manuel Villarejo no se percató de la sustracción de los documentos ni sospechó que su conductor fuera un confidente policial. Pese a ello, este viernes se mostró seguro de que solo su chófer —quien cobró durante dos años 2.000 euros mensuales procedentes de los fondos reservados— pudo ser el autor del robo. El extesorero popular aprovechó su declaración para cargar contra la que fuera su gran rival dentro del partido, la exsecretaria general de la formación y exministra de Defensa María Dolores de Cospedal, al recalcar que parte de la documentación que le fue sustraída se refería, precisamente, a la supuesta financiación irregular de su campaña electoral a la Junta de Castilla-La Mancha de 2007 y que él ya había denunciado. La investigación sobre aquel episodio fue finalmente archivada por un juez de Toledo.

Bárcenas —que permanece encarcelado desde la pasada primavera tras ser condenado a 33 años de cárcel por la primera etapa del caso Gürtel— se mostró convencido de que el robo solo se pudo producir en tres momentos muy concretos de 2013. El primero, con ocasión de una visita que su esposa le hizo a la cárcel de Soto del Real cuando él estaba en prisión preventiva. El extesorero asegura que en aquel encuentro él impartió instrucciones a Rosalía Iglesias, que ella anotó, para que se las hiciera llegar a su abogado, Javier Gómez de Liaño. Bárcenas sospecha que el chófer aprovechó el traslado en el coche para hacer una copia de esas notas.

El segundo momento en el que cree que Ríos supuestamente le pudo robar papeles fue al encargarle que trasladara al bufete de Gómez de Liaño documentación del caso. El tercero, cuando el PP le expulsó del partido y Bárcenas tuvo que vaciar la sala de la sede de la calle Génova en la que almacenaba su documentación para llevarla a un local del centro de Madrid que su esposa utilizaba como taller para restaurar obras de arte.

El extesorero, que solo respondió a las preguntas de su abogado, destacó que la documentación ahora conocida no aportaba grandes novedades a la que ya entregó en su día a la causa en la que se investiga la supuesta financiación irregular del PP mediante donaciones ilegales de empresarios. Incluso, dijo que parte de ella ya estaba incorporada a la misma. Pese a ello, remarcó que varias de las anotaciones manuscritas sustraídas "acreditaban" las acusaciones que, cuando declaró ante el juez Pablo Ruz, lanzó contra Cospedal y el empresario Juan Miguel Villar Mir, máximo accionista del Grupo OHL.

Menciones a Cospedal

A la ex secretaria general del PP —a la que citó por su nombre en cuatro ocasiones durante la declaración, según fuentes jurídicas presentes en la misma— la volvió a involucrar en el cobro de una supuesta comisión de 200.000 euros por la adjudicación del contrato de basura en la ciudad de Toledo a la empresa Sacyr. Al empresario, imputado en los casos de corrupción Púnica y Lezo por la presunta financiación irregular del PP madrileño, lo involucró en una supuesta entrega de una donación ilegal de 300.000 euros al ya fallecido tesorero del PP Álvaro Lapuerta.

Al ser inquirido por el juez De la Mata sobre la posible existencia de más documentación sobre la caja b del PP que, como la ahora aparecida por la Operación Kitchen, no hubiese sido incorporada a la causa, Bárcenas insistió en varias ocasiones que él remitió a su abogado toda la que poseía y que este presentó al juzgado aquella que consideró "relevante" para la causa, sin dejar claro si había otra información aún oculta. En este sentido, fuentes jurídicas destacan que cuando la declaración ya había concluido, Bárcenas se dirigió a los abogados de dos de las acusaciones populares personadas tanto en esta causa como en la que se investiga la destrucción de sus ordenadores —en la que el PP se sentará en el banquillo de los acusados— para decirles, en tono jovial: "A ver si recuperáis los discos duros".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información