Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Iglesias revalida su liderazgo en unas primarias sin competencia

Podemos cierra hoy las urnas para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno y los representantes al Congreso y Senado

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias.
El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias. EFE

Podemos cierra la noche de este jueves las urnas virtuales de su proceso de primarias para elegir la lista al Congreso y Senado. Tres candidaturas se disputan los asientos de las dos cámaras y un solo candidato, Pablo Iglesias, la presidencia del Gobierno. El líder de la formación concurre sin competencia. Una situación que los críticos, las familias anticapitalistas y errejonistas (los fieles a Íñigo Errejón), consideran que se debe a la rapidez con la que Iglesias anunció el proceso.

El pasado 23 de noviembre, Podemos, principal socio del Gobierno, dio por acabada la legislatura al considerar que el acuerdo de Presupuestos pactado con Pedro Sánchez no se aprobaría. Las cuentas no le salían a Iglesias ante la posición de los partidos independentistas catalanes y la de los nacionalistas vascos. Con este argumento convocó el proceso interno para antes de las Navidades. “Son primarias con calzador”, calificó Miguel Urbán, eurodiputado de Podemos y cabeza visible de anticapitalistas. “Me hubiera encantado haber podido participar, pero no se había avisado de que se iba a debatir esto”, explicó tras el Consejo Ciudadano Estatal, el órgano de dirección de Podemos, en el que el responsable de la formación anunció la convocatoria.

En la primera fase del proceso se preinscribieron 80 rivales a Iglesias, todos ellos candidatos independientes. Ninguno consiguió los avales necesarios para pasar a la segunda fase de la votación final. El nuevo reglamento aprobado por los inscritos estableció un mínimo de 1.000 avales (correspondiente al mismo número de inscritos) para los candidatos a la presidencia. Una cifra que debía conseguirse entre el 5 y el 10 de diciembre.

El sistema DesBorda

Kiko Llaneras

El método de votación DesBorda, el que utiliza Podemos desde hace dos años, también puede introducir un sesgo a favor de las listas mayoritarias. Este método es una variante del recuento Borda.

¿Por qué este sistema que ideó Echenique puede perjudicar a las listas minoritarias? Se explica así: desBorda establece que el primero de los candidatos votados obtenga 150 puntos y el último 34, mientras que con un método Borda normal el máximo sería 116 y el mínimo 1. Esto potencia a los candidatos que reciban votos “en plancha” (es decir, de gente que marque una lista completa, aunque ni conozca a los candidatos del final).

Con DesBorda el primero de la lista solo recibe 4,5 veces más puntos que el último (116 contra 34), mientras que con Borda recibiría 116 veces más (116 contra 1). Los votos plancha son así mucho más valiosos: estar en una lista popular puede suponerle 34 votos a un candidato desconocido. Con un Borda normal ese candidato solo recibiría un punto y sería más vulnerable contra candidatos populares de otras listas, que podrían recibir hasta 116 puntos de una sola papeleta rival.

Iglesias cumplió con la exigencia y presentó su lista Sí Se Puede en la que aparecen sus principales colaboradores, una mayoría de afines, como la actual portavoz en el Congreso Irene Montero; la adjunta, Ione Belarra; los dirigentes del partido Rafael Mayoral, Gloria Elizo, Txema Guijarro o Juanma del Olmo, secretario de comunicación.

En la lista de Iglesias hay otros nombres, como el de Ángela Rodríguez Pam, diputada de En Marea (el grupo gallego que forma parte de la confluencia) que se alineó con Errejón; o el de las diputadas autonómicas Isabel Serra y Beatriz Gimeno, simpatizantes de anticapitalistas que ya no tienen relación orgánica con esta familia. Representan los pocos guiños de Iglesias al resto de corrientes del partido.

Pablo Echenique intentará entrar por primera vez en el Congreso después de ejercer de secretario de Organización de Podemos. El mismo intento hará su nuevo adjunto, Fran Casamayor. Mientras que Pablo Bustinduy, que en un inicio se situó más cerca de Errejón, ya ha ganado sus primarias para concurrir como primero de lista a las elecciones europeas del próximo mayo.

Circunscripción estatal

La otra novedad del reglamento que ha provocado críticas es la circunscripción estatal. Desde el momento que una persona se inscribe en las primarias debe manifestar por qué provincia se presenta. El país que Podemos es la propuesta de la organización valenciana descontenta con este sistema. “No da opción a que participen en la elección los territorios. Debería ser provincial y autonómica”, dice Àngela Ballester, diputada por Valencia que participa en esta iniciativa. La dirigente reconoce que los inscritos, incluidos los valencianos, votaron el nuevo reglamento. Aún así considera que “debería haberse articulado un diálogo entre las direcciones estatal y autonómicas para decidir los candidatos teniendo en cuenta el trabajo de estos tres años y las distintas sensibilidades”.

Los afiliados de Madrid o Barcelona van a poder elegir los candidatos de Castellón, Soria o Málaga. Esto centraliza la decisión: los apoyos de Iglesias en Madrid, por ejemplo, podrán ser decisivos en cualquier provincia, aunque haya allí un candidato muy popular localmente.

Ballester no debate el liderazgo de Iglesias. Su lista no ha presentado competencia para la presidencia del Gobierno. Como tampoco lo ha hecho la tercera candidatura en disputa, la Lista Blanca compuesta por candidatos independientes. “Podemos era un partido horizontal”, dice Juan González Mesa, militante de Podemos que concurre en esta propuesta. “La gente se fijaba en la gente, no en una familia”. Su objetivo es recuperar el espíritu del 15M, el movimiento asambleario del que surgió la formación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información