Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE

Reformas necesarias frente a un consenso imposible

Los grupos representados en las Cortes apenas debaten en ese foro sobre la reforma de la Ley Fundamental. EL PAÍS ha reunido a cinco parlamentarios (tres hombres y dos mujeres) del PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y PDeCAT para analizar el futuro de la Constitución

De izquierda a derecha: Gregorio Cámara (PSOE), Pilar Garrido (Podemos), Javier Casqueiro (moderador EL PAÍS), Melisa Rodríguez (Ciudadanos), Francisco Martínez (Partido Popular), Carles Campuzano (PDeCAT).

Parlamentarios de los principales grupos políticos han aceptado la tarea de revisar la Constitución y debatir sobre sus principales virtudes y carencias. Lo que sigue es un diálogo a cinco bandas (PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos y PDeCAT) sobre el futuro de la Norma Fundamental que ahora cumple 40 años.

Melisa Rodríguez (Ciudadanos): "Es indispensable reformar la Constitución, y más con las noticias de estos días, para que realmente se garantice la independencia del Poder Judicial, para que se introduzcan nuevos derechos para la ciudadanía. Con las mayorías que tenemos ahora creo que más allá de modificar la norma sobre la línea sucesoria de la Corona, más allá de eso, poco consenso hay para hacer las reformas de calado que necesita nuestro país.

Pilar Garrido, senadora de Podemos. ampliar foto
Pilar Garrido, senadora de Podemos.

Pilar Garrido (Podemos): "Ha habido un paulatino vaciamiento de la parte más social de la Constitución por diferentes actuaciones, que vienen de la Unión Europea. La reforma del artículo 135 constitucionalizó la austeridad y antepuso los intereses del pago de la deuda a los de la ciudadanía. Todo eso ha provocado que las comunidades y ayuntamientos no puedan desarrollar sus competencias. Hay tres o cuatro ejes fundamentales sobre los que hay que actuar. El social: hay que recuperar los derechos sociales y fortalecerlos. El eje territorial es una cuestión no resuelta, hay que reconocer que estamos en un estado plurinacional y trasladar esa idea al texto constitucional. Desde el punto de vista institucional, hay que caminar hacia instituciones más democráticas y transparentes. Y es hora de hablar ya de la Monarquía".

Francisco Martínez (Partido Popular). "No comparto las valoraciones de Podemos, nos sentimos reconocidos y orgullosos de la Constitución de 1978, en la que vemos un éxito para una España plural y diversa que no solo ha crecido económicamente sino también en libertades y en derechos. Estamos dispuestos a sentarnos en todos los foros para discutir sobre ideas de una reforma constitucional. En nuestro caso, estaríamos en la línea de hablar de reformas constitucionales que fortalezcan al Estado, que no quiere decir que lo hagan más centralista. Pero creo que ahora no se dan las condiciones para eso.

Podemos: “En el artículo 2, hablaría de plurinacionalidad y de reconocimiento de los pueblos”

Gregorio Cámara (PSOE). "Nuestra Constitución es una buena Constitución que atendió a las demandas de la segunda mitad del siglo XX, pero ya en el siglo XXI han aparecido en escena numerosos cambios sociales, políticos y económicos. Las normas constitucionales se tienen que adecuar a los tiempos, tiene que haber un equilibrio entre estabilidad y dinamismo. Nuestra Constitución tiene mucha estabilidad pero le falta mucho dinamismo. En el ámbito social, hay que incluir nuevos derechos y reforzar las garantías de otros. Hace falta revisar a fondo la organización territorial en sentido federal, teniendo en cuenta que el Estado autonómico ha evolucionado con una dinámica federalizante; hay que incluir el tema de Europa que tiene que estar en el texto constitucional, y es importante reforzar la autonomía local y reformar los procedimientos de reforma de la Constitución. En esta situación política, hay dificultades para el consenso, pero quiero recordar que el consenso no es algo que nos venga del cielo sino que lo fabricamos nosotros, y para eso hay que hablar. Podemos abrir un tiempo de reformas puntuales, empezar por ahí y ver cómo se pueden generar consensos realmente importantes".

Carles Campuzano, diputado de PdCat. ampliar foto
Carles Campuzano, diputado de PdCat.

Carles Campuzano (PDeCAT). La solución al conflicto de Cataluña con el Estado, hoy por hoy, no está en el debate de la reforma de la Constitución. El origen de la crisis constitucional que se ha vivido en Cataluña durante estos años está en la ruptura del pacto constitucional con la sentencia contra el Estatuto de Cataluña de 2010. Si existe alguna prioridad política no es la reforma de la Constitución, quizás sí, sino encontrar las vías democráticas y legales que permitan resolver ese conflicto, en un contexto de una tremenda anormalidad, con personas injustamente encarceladas, de presos políticos, que vicia además la posibilidad de tener un debate serio sobre el principal problema político que tiene hoy España.

1. ¿Monarquía o República?

Podemos. "Creo que la España real de hoy, moderna, avanzada, no entiende muy bien, y se ha visto en las encuestas, la supervivencia de una institución como es la Monarquía. Es verdad que se puede entender la presencia del Rey en el periodo de la Transición, con sus luces y sus sombras, por el hecho de que se decidió la reforma frente a la ruptura y por tanto el principio monárquico jugó un papel importante. Pero ya estamos en el siglo XXI y por tanto nuestro jefe de Estado debe ser electo. A día de hoy todavía no se le ha preguntado al titular del poder constituyente que es el pueblo si monarquía sí o monarquía no".

Partido Popular. "La monarquía parlamentaria es perfectamente compatible con un país moderno. Hay muchos países de los que no se puede decir que no sean modernos, como el Reino Unido o Japón, donde siguen siendo monarquías parlamentarias, en algunos casos con sistemas democráticos muy equilibrados que han sufrido muchas menos convulsiones constitucionales que otros. Nosotros, por ahí, no vemos ninguna necesidad de reforma. Es un asunto que está perfectamente encajado en un texto constitucional moderno de una España moderna, sabiendo, eso sí, lo que significa una monarquía parlamentaria".

PDeCAT: “Reto a los partidos a una consulta en Cataluña para decidir entre reforma federal o independencia”

PSOE. "Este debate es muy del pasado. Estamos hablando de una forma política que no se plantea en términos de democracia o autoritarismo sino de un modelo de Jefatura de Estado. Podría ser una monarquía parlamentaria o una república parlamentaria. En el panorama comparado tenemos monarquías en los países escandinavos o Reino Unido que funcionan perfectamente desde el punto de vista democrático. En este sentido, hay que recordar que el jefe del Estado no tiene ningún poder político efectivo, sino en todo caso moderador. No reside la soberanía en él, no legisla ni gobierna. Es una figura simbólica que representa la unidad del Estado. Entendemos que ahora mismo esa reforma no es necesaria".

Ciudadanos. "La Monarquía es una institución que está aceptada y mejor valorada que los partidos. El jefe del Estado ha justificado su presencia con su hacer. Además, en momentos tan convulsos para nuestra democracia actual, como el intento de golpe a la democracia ocurrido en Cataluña, ha actuado como un dique de contención ante la dejadez de un Gobierno. Creo que no es prioritario".

Gregorio Cámara, diputado del PSOE. ampliar foto
Gregorio Cámara, diputado del PSOE.

PDeCAT. "Desde el 3 de octubre, Cataluña es más republicana porque en el discurso que el Rey hizo ese día perdió la oportunidad de convertirse en el poder moderador de un conflicto, y esa auctoritas, si en algún momento la tuvo, en Cataluña la dejó de tener. Porque en ese discurso no se dirigió de ninguna manera a los más de dos millones de ciudadanos catalanes, en principio súbditos de ese Monarca, que participaron en el referéndum del 1 de octubre y no tuvo ninguna palabra de comprensión a las miles de personas que vivieron de una manera muy dura esas cargas de la policía".

2. La unidad de España

Ciudadanos. "No hay que reformar el artículo 2 sino creérselo. Alguien nos ha puesto una mochila de complejos encima, por reminiscencias del pasado, y la Constitución no es una herramienta para contentar a los golpistas y a los que quieren romper nuestro país. Porque nunca van a estar satisfechos. Es una equivocación creer que una reforma del artículo 2 va a contentar a aquellos que quieren romper nuestro país. Hay que incluir en la Constitución un marco competencial establecido, para que no pase lo que pasa hoy en el Congreso, que cuando hablamos de temas sociales como es el bono social, salen distintos partidos nacionalistas diciendo: 'no me toques la competencia".

PSOE. "La unidad, el reconocimiento de la autonomía y la solidaridad, están en el artículo 2 y eso no hay que removerlo. Pero sí puede ser reformado en el sentido que apuntó el Consejo de Estado en 2006 para incluir ahí el nombre de todas las comunidades autónomas, porque ya el sistema está cerrado. El artículo 2 hay que verlo en relación con el título octavo, y ahí habrá que hacer todas las reformas necesarias para dotar de contenido a la organización territorial del Estado que tiene que estar definida claramente en la Constitución. Ése es uno de los problemas del constitucionalismo español".

PDeCAT. "En la elaboración de la Constitución hubo más inteligencia, audacia y coraje para abordar el debate que se planteaba desde Cataluña y el País Vasco. No es menor que ese artículo 2, en el caso de Cataluña y el País Vasco, hablase de reconocer sus instituciones de autogobierno y pasase por recuperar las instituciones reconocidas en la Segunda República. Y no es menor que en las disposiciones transitorias de esa Constitución, a quienes habían tenido autogobierno durante la Segunda República, se les reconociese una vía más rápida y directa de acceso a su autogobierno. Y no es menor que en ese artículo 2 se reconociesen nacionalidades y regiones. Es muy evidente que cuando se hablaba de nacionalidades se reconocía el sentimiento nacional que se tiene en estos territorios del Estado. Hoy, el clima de la política española está muy lejos de la audacia y el coraje que hubo en 1978. Porque ese reconocimiento del autogobierno previo a la Constitución y ese carácter nacional de alguno de los territorios no forma parte del consenso mayoritario de las fuerzas políticas. Es más, el principal riesgo que tiene el planteamiento de la reforma constitucional, visto el actual posicionamiento de las fuerzas políticas, es que no sirva para resolver las demandas de Cataluña que generan más consenso incluso que la propia aspiración a la independencia, que es el carácter nacional de Cataluña y un contenido pleno de autogobierno. Una reforma constitucional tiene el riesgo de ir más atrás de los acuerdos del 78".

Los padres de la Constitución. De izquierda a derecha: Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez-Llorca, Gregorio Peces-Barba, Miguel Herrero de Miñón y Miquel Roca. Sentados y de espaldas, Jordi Solé Tura y Manuel Fraga. ampliar foto
Los padres de la Constitución. De izquierda a derecha: Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez-Llorca, Gregorio Peces-Barba, Miguel Herrero de Miñón y Miquel Roca. Sentados y de espaldas, Jordi Solé Tura y Manuel Fraga. EFE

PP. "En el final del discurso de Carles Campuzano (PDeCAT) parece que ya no os veis reconocidos en el principio de ese artículo 2, que es un ejercicio de equilibrio que hacen los constituyentes, buscando cómo decir cosas que a priori no es fácil decir en un mismo precepto. En todo caso, a mí me gustaría que además de hablar de la solidaridad entre las comunidades, se hablase de la lealtad, que también me parece un principio importante. Y en cualquier caso, el artículo 2 está relacionado con el artículo 1.2, que dice que la soberanía nacional reside en el pueblo español y no, con todo el respeto, en los territorios, ni en los pueblos, sino en el pueblo español".

Podemos. La cuestión territorial no está resuelta. Hay un punto de inflexión muy importante que es la sentencia de 2010 sobre el estatuto de Cataluña que es una bomba en la misma línea de flotación del Estado autonómico. ¿Qué haría yo con ese artículo 2? Le daría una vuelta. Es imprescindible reconocer que España es un estado plurinacional y hay que introducir en la Constitución mecanismos de resolución de los conflictos que llevamos padeciendo 40 años. Por ejemplo, se podría constitucionalizar algo que todos conocemos, que es la doctrina de la Corte Suprema de Canadá, y las resoluciones del Consejo de Europa que nos dicen muy bien cómo desatar esos nudos, como resolverlos de una forma democrática. Por tanto, en el artículo 2 hablaría de plurinacionalidad, de reconocimiento de los pueblos y de solidaridad".

PSOE: “La soberanía reside en todo el pueblo español. Se puede mejorar Cataluña a través del federalismo”

3. La reforma del Senado

PSOE. "El modelo de Senado que tenemos no sirve para hacer lo que dice la Constitución, que es representar a los territorios. Hay que ir a un modelo distinto donde el Senado sea un órgano que tenga una voz preeminente en los temas con incidencia territorial, el sistema de financiación autonómica, el fondo de compensación..."

PP. "La realidad es que el Senado, en la práctica bien sea por su composición o por sus funciones o por la propia cultura política en el momento de elegir a los senadores, todos esos elementos hacen que hoy no se reconozca como Cámara territorial. Hay reformas que se pueden hacer sin necesidad de tocar la Constitución, como fortalecer un órgano como la conferencia de presidentes".

4. El Estado de las autonomías

PDeCAT. "La regla prevista en el artículo 150 de la Constitución permite que las comunidades puedan gestionar competencias propias del Estado mediante una ley de delegación. En el propio redactado de la Constitución se decía que las nacionalidades históricas tuviesen la última palabra sobre su autogobierno. De facto, la Constitución cede la soberanía de la decisión sobre el nivel de autogobierno de Cataluña, País Vasco o Galicia no a las Cortes generales sino a los ciudadanos de Cataluña. Porque si los ciudadanos de Cataluña dicen NO a un estatuto, por mucho que lo aprueben las Cortes, ese estatuto no es válido. Esa inteligencia permitía encauzar por las vías legales y democráticas las demandas de soberanía desde Cataluña. Hoy el clima político, a pesar de lo que hemos vivido estos años, no se mueve en esa dirección. Y en Cataluña el planteamiento que se hace es el del reconocimiento nacional a través de un referéndum. Ojalá los partidos españoles estuvieran a favor de una ley de claridad al estilo de la establecida por la doctrina de la Corte Suprema de Canadá. Pero tengo la sensación de que, hoy por hoy, eso no se ve por ahí".

Melisa Rodríguez, diputada de Ciudadanos. ampliar foto
Melisa Rodríguez, diputada de Ciudadanos.

PSOE. "Le recuerdo que la soberanía nacional reside en el pueblo español en su conjunto…"

Ciudadanos. "En todo el pueblo español".

PSOE. "De lo que habla el representante del PDeCAT no es de soberanía sino de autonomía. Quieren llevar al terreno de la soberanía lo que no es soberanía. El planteamiento que se hace de conseguir lo mejor para Cataluña, se puede conseguir perfectamente por las técnicas y principios del federalismo. Pero vosotros habéis dado un paso más allá hacia el independentismo sin tener todavía la mayoría necesaria para poder hablar siquiera de esa cuestión. Los procesos electorales os han dado mayoría absoluta de escaños, sí, pero no tenéis mayoría de votos. No es de recibo que hagáis ese tipo de planteamiento".

Ciudadanos. "Tenemos un Estado autonómico con una delegación de competencias cuantiosa, tenemos comunidades en nuestro país que tienen más competencias que ninguna otra comunidad semejante en la Unión Europea, y lo que necesitamos es definir el marco competencial y que el Estado no haga dejación de funciones. Pero contemplar la reforma de la Constitución como una herramienta para contentar a aquellos que ni creen en la Constitución ni creen en nuestro país es una estafa hacia el resto de ciudadanos de nuestro país".

Partido Popular: “Si hubiese una reforma, me gustaría que hablase de lealtad además de solidaridad entre comunidades”

PDeCAT. "Reto a los partidos aquí presentes a que planteen una consulta en Cataluña en la que la gente pueda decidir entre la independencia o esa reforma federal. Hoy, los resultados del 21 de diciembre nos dirían que el 47% está por la independencia, el 25% por la reforma federal y otro 25% por mantener el Estado actual. La propuesta que más apoyos tiene es la independencia".

Podemos. "Tenemos un conflicto político, la judicialización hemos visto que no llega a ningún sitio. Tenemos que dialogar y apostar por soluciones democráticas, y en eso entraría un referéndum que respete toda la doctrina que está dada en torno a la Corte Suprema canadiense o lo que está diciendo el Consejo de Europa".

Ciudadanos: “Es una estafa plantear la reforma como una manera de contentar a quienes no creen en la Constitución”

Francisco Martínez, diputado del PP. ampliar foto
Francisco Martínez, diputado del PP.

PSOE. "Siempre se utiliza Canadá y su decisión del Supremo de 1998. Que se lea. Porque no dice lo que se dice que dice. Lo que realmente dice es que no hay en el derecho internacional un derecho de autodeterminación de aquellos pueblos que estén integrados en un Estado de derecho democrático que reconozca sus derechos de participación, etcétera, y que no haya sometimiento. Y en el caso de que hubiera alguna vez una mayoría clara…"

PDeCAT. "Que la hay en Cataluña..."

PSOE. "Que no la hay como acabo de decir antes".

PDeCAT. "Hay que ir a un referéndum".

PSOE. "Un 47% no es la mayoría clara y actuante que exige el Tribunal Supremo de Canadá".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información