La agencia de modelos que reúne bellezas ‘diferentes’

Vonito incorpora perfiles que se salen de los cánones de belleza establecidos por el mundo de la moda y la publicidad

Leiros Superficial posa como modelo en una calle de Tenerife.
Leiros Superficial posa como modelo en una calle de Tenerife.Kenay Lorenzo

“Me han acosado en el instituto por ser Asperger y por eso quiero mostrar al mundo lo que soy de verdad”. Una joven con síndrome de Asperger, un transexual que quiere normalizar su imagen, personas de tallas grandes o etnias desfavorecidas. No hay barreras para Vonito, una agencia de modelos valenciana que busca normalizar la situación de muchas personas que quieren abrirse paso en el mundo de la moda. Su objetivo es claro: decir basta al modelo tradicional de publicidad, que deja de lado a las personas que se salen de los cánones de belleza de la industria.

“Nosotros vendemos personalidades y no cuerpos”, afirma José Vidal, fundador de Vonito. Este emprendedor valenciano se encontraba trabajando como modelo en Londres cuando llegó a sus manos el libro de Dorothy Shefer, What is Beauty. “A raíz de ahí empecé a entender que el mundo de la moda y la publicidad estaba podrido y que había muchas carencias”, explica. Vidal abrió su agencia en Valencia hace unos meses y desde entonces llegan más de 80 llamadas al día de personas que quieren incorporarse a la agencia como modelos. “Llevo tiempo cuestionándome qué es la belleza en realidad y, si le preguntas a cualquier persona, todas apelan a lo mismo: a los sentimientos y a las sensaciones”, reflexiona Vidal.

El error gramatical presente en el nombre de la agencia es una forma de recordar al mundo que “hay que romper con todo lo que antes había sido considerado como un error y hay que darle la oportunidad a otras realidades”. Para Vidal, las campañas de publicidad se han convertido en un tiránico instrumento de los estereotipos. “Si no tienes una altura de 1,90 y un peso acorde no puedes ser modelo. Nosotros queremos que llegue un día en que los carteles que veamos en la calle sean diferentes, y normalizar otros cuerpos y personalidades”, sostiene.

Más información

“Me he sentido muy desplazada por ser Asperger y he sufrido distintos tipos de acoso”, explica Leiros Superficial. Así se hace llamar desde que hace un par de años creó un alter ego que la acompaña a todos sitios. Leiros tiene la cabeza y las cejas afeitadas y su piel luce un maquillaje de color azul que llama la atención de quien se cruza con ella. Con solo 16 años, hace gala de una madurez y una inteligencia notable debido al síndrome de Asperger que padece. “Desde que entré en Vonito estoy teniendo oportunidades que antes no tenía”, comenta Leiros. En su blog y su Instagram podemos ver varios fotorreportajes en los que aparece. “A veces me agobio por la luz de los focos o cuando hay mucho ruido y ajetreo, y tengo que irme a relajarme unos minutos, pero no me impide trabajar con normalidad”, explica. Esta joven canaria ha recibido amenazas por ir con su indumentaria habitual y acoso en su instituto. “Mucha gente dice que ir maquillada así es una forma de esconderme, pero es todo lo contrario, es la forma de decirle al mundo quién soy”.

Para la Confederación Asperger España, que existan iniciativas que saquen a relucir y proyecten a personas con discapacidades es un gran paso. “Creo que estas personas tienen mucho que aportar a la sociedad y, sobre todo, que pueden labrarse un futuro como lo que quieran ser”, declara José Antonio Peral Parrado, de la Confederación Asperger España. Para Peral Parrado, el hecho de tener síndrome de Asperger no supone ninguna desventaja a la hora de dedicarse al mundo de la moda. “Es habitual encontrar alteraciones sensitivas a la luz o al ruido, y sobre todo, hay que saber transmitirles con claridad lo que se necesita para que organicen su mente, pero por otro lado, pueden tener una inteligencia y un talento admirables”, explica.

Otro modelo que intenta abrirse paso con Vonito es Dani Curbelo. Esta joven de 23 años se considera una persona “trans". Cuando llegó a la agencia no tenía ninguna experiencia, pero siempre se había interesado por el mundo de la imagen y por la posibilidad de transgredir los formatos tradicionales. “Las personas “trans” nos hemos visto relegadas a un segundo puesto en gran parte del mundo laboral, por eso hay que luchar para hacerles saber que no somos tan minoría como creen”, declara Curbelo. Con pecho plano y vello en las axilas y piernas, esta modelo posa en su blog sin miedo a ser criticada. Curbelo piensa que las campañas de publicidad perpetúan una discriminación constante hacia las minorías y opina que “ya es hora de normalizar otras realidades que se salen de los arquetipos impuestos a la fuerza”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción